lunes, 6 febrero 2023 03:33

Cruz Roja trabaja en una estrategia para reducir la vulnerabilidad en la España vaciada

Cruz Roja está trabajando en una estrategia para reducir la vulnerabilidad de las personas en las zonas rurales de la España despoblada, que espera tener terminada para finales de este mes de febrero o principios de marzo.

«A raíz de un estudio sobre la España vaciada, estamos trabajando en tratar de reducir la vulnerabilidad de las personas en zonas rurales, con un grupo de compañeros de nueve territorios, y calculamos tener a finales de febrero o principios de marzo, la estrategia de Cruz Roja frente a la España despoblada», ha explicado la adjunta de Coordinación de Cruz Roja Española, María de los Ángeles Cacereño.

Este plan, según ha explicado, constará de respuestas trasversales e integrales en materia de educación, empleo, inclusión social, salud, medio ambiente y socorro, cuando sea necesario.

También están trabajando, según ha puntualizado para minimizar el impacto de la «brecha digital» en las personas adultas y más alejadas del mercado laboral, a través de talleres y acciones formativas que les capaciten en el manejo de las herramientas online.

Estas se suman a sus acciones de capacitación y autonomía personal en el empleo, con modelos formativos personalizados; y en el ámbito de la salud, siguen apoyando en la vacunación contra la Covid y en la sensibilización de la población para mantener los hábitos saludables.

Desde el inicio de la pandemia, Cruz Roja ha atendido a 5,5 millones de personas con su Plan Responde (2,8 millones en 2020 y 2,6 millones en 2021). Solo en los primeros 100 días de la pandemia fueron 1,8 millones de personas atendidas gracias a 44.000 voluntarios.

En cuanto al perfil de las personas atendidas durante la pandemia, el 64% eran mujeres, un 30% de ellas tenían entre 25 y 54 años con hijos a cargo, un 30% mayores de 60 años, un 75% residían en núcleos urbanos, y la mayoría (68,8%) solo tienen estudios primarios.

«La pandemia ha afectado con mayor incidencia a personas que ya tenían una situación de mayor vulnerabilidad, la ha acrecentado, nos preocupa el riesgo de pobreza y exclusión», ha explicado Cacereño.

En cuanto a la situación actual, advierte de que sigue siendo «compleja» pues «aunque empiecen a verse algunos brotes verdes, aún queda mucho por hacer». En concreto, precisa que siguen cubriendo necesidades básicas y que lo que más entregan son productos alimentarios (casi 100.000 entregas en el último año), productos sanitarios (225.000) y productos de higiene (150.000).

En materia de empleo, Cruz Roja atendió en 2021 a 170.789 personas, 40.105 de ellas a través de Cruz Roja Responde, y la mayoría de sus esfuerzos (65%) están dirigidos a ayudar a jóvenes y mayores de 45 en su búsqueda e inserción laboral.

MÁS DE 5.000 VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO ATENDIDAS

Dentro del ámbito del empleo, del total de personas atendidas, un 5% eran mujeres víctimas de violencia de género, es decir, 5.212 mujeres en esta situación.

Además, Cacereño avisa de que la pandemia ha «ahondado» en la lacra de la «soledad no deseada». Ante esta situación, la ONG lanzó a comienzos de la pandemia el proyecto ‘Cruz Roja Te Escucha’, un servicio de apoyo y acompañamiento emocional (gratuito y especializado), al que se accede llamando al 900 107 917, en horario de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas. En 2021 se han llegado a atender 8.500 llamadas.

Otro de los principales problemas que sufren las personas atendidas por la ONG es la pobreza energética. Según indica, durante 2021, distribuyeron 2 millones de euros para apoyar a las familias con las facturas de suministros de luz (más de 1,5 millones de euros), agua, gas o teléfono.

También han ayudado a las personas vulnerables a cumplimentar las solicitudes del Ingreso Mínimo Vital y, desde el 17 de diciembre el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones les confirmó que eran «los primeros mediadores sociales autorizados en elregistro», según puntualiza Cacereño.

Asimismo, destaca el trabajo que hace Cruz Roja con sus Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) en la frontera con Marruecos, que intervienen a demanda de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, brindando asistencia urgente e inmediata a los migrantes, haciendo triajes sanitarios y ofreciendo una primera ayuda de mantas, comida, agua y vestuario.

Durante 2021, en Ceuta, Cruz Roja atendió a 7.637 personas, el 88,6% hombres, en 760 intervenciones realizadas. De ellos, 3.595 eran menores, la mayoría (3.230) no acompañados. Mientras, en Melilla fueron 146 personas en 18 intervenciones, tres de ellos menores no acompañados.

«Como ONG no entramos en discusiones. Estas personas están aquí, tienen una situación de vulnerabilidad y no podemos dejar de intervenir, nuestro compromiso humanitario está por encima de cualquier debate», ha zanjado Cacereño.

1 AÑO y 4 MESES SIN LUZ EN CAÑADA REAL

Sobre la situación en la Cañada Real Galiana, donde unas 4.000 personas, 1.800 de ellas menores, viven sin luz desde hace un año y cuatro meses, Cacereño explica que Cruz Roja dispone de un espacio con un generador eléctrico donde realizan atenciones a la población, pero también hacen visitas a las viviendas de las familias que lo necesitan.

Según señala, Cruz Roja tiene presencia en la Cañada Real desde hace más de 10 años y su intervención está dirigida a la activación de mecanismos que minimicen las dificultades de la población, así como realizar acompañamientos socioeducativo personalizados con los niños.

Durante el año 2021, Cruz Roja atendió de manera directa a más de 600 personas en su punto de atención de Cañada Real, con un equipo de más de 50 voluntarios.

Desde el área de empleo, Cacereño explica que intentan fortalecer las competencias de estas personas con el fin de conseguir una formación y cualificación que les permita una inserción laboral. En concreto, destaca que en 2021 «el 45% consiguieron un empleo, demostrado que las personas vulnerables residentes en Cañada, cuando están acompañadas en sus procesos, encuentran un empleo».

26.000 ÁRBOLES PARA COMPENSAR LA HUELLA DE CARBONO

Otro ámbito de actuación de la organización es el cuidado del medio ambiente. El reto de Cruz Roja es que aquella huella de carbono que es inevitable generar por la actividad de la institución, será compensada a través de dos proyectos: acciones de mitigación del cambio climático y la pobreza energética, con familias en situación de vulnerabilidad; y proyectos de reforestación.

Precisamente, han comenzado las reforestaciones en zonas como Castilla y León, con la plantación de más de 26.000 árboles para compensar, a nivel nacional, las 15.086 toneladas de C02 emitidas por la organización. Desde que comenzara esta estrategia, en 2020, Cruz Roja destaca que ha logrado reducir en 7.691 toneladas métricas la huella, lo que supone una disminución del 40%.

Por otro lado, sobre la respuesta de Cruz Roja en La Palma, ante la erupción del volcán Cumbre Vieja, la ONG tiene 33 proyectos que cuentan con medidas para la cobertura de necesidades básicas, apoyo psicosocial, limpieza de cenizas, rehabilitación de viviendas o medidas para el empleo y la educación de los niños, entre otras. Para ello, cuentan con 5,5 millones de euros provenientes de los fondos recaudados gracias a la solidaridad de la población.

Entre las últimos proyectos implantados se encuentra uno para la recualificación profesional de jóvenes para el socorrismo acuático, ya que hay «escasez» de socorristas en la isla y, según Cruz Roja, podrá ser una vía profesional nueva para personas que hasta la fecha se dedicaban a trabajar en otros oficios y han perdido sus negocios.