lunes, 6 febrero 2023 10:35

Cuevillas ve «una batalla por el liderazgo» en Junts y defiende que el de Borràs es indiscutible

El diputado de Junts en el Parlament Jaume Alonso-Cuevillas ha advertido de que hay «una batalla por el liderazgo» dentro del partido, y ha defendido que el de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, es indiscutible y el más apoyado por militancia y simpatizantes.

En una entrevista en el diario ‘El Món’ este domingo, ha destacado la popularidad de Borràs en las bases del partido: «No hay nadie en Junts que se le acerque».

Ha explicado que la actual ejecutiva de Junts cumplirá en julio los dos años de mandato y dentro de este curso «se confrontarán formas de entender cuál debe ser la acción política, y será el momento de clarificar qué estrategia propone cada candidato».

Para Cuevillas, el problema es que en Junts no hay una posición clara y que precisamente esto es lo que reprocha el electorado, que acusa al partido de hacer «seguidismo de ERC».

Ha tachado el caso del exdiputado de la CUP Pau Juvillà de fracaso colectivo y ha argumentado que el indepednentismo tiene «un adversario que es el Estado español que tiene mucha fuerza y que no tiene ningún escrúpulo en utilizar esta fuerza de forma legal o ilegal».

Para Cuevillas, el caso de Juvillà ha evidenciado que no hay ninguna hoja de ruta compartida del movimiento, y advierte de que si se quiere la independencia en un momento u otro se debe «confrontar el Estado».

ESTÁ OPTIMISTA PESE AL «PANORAMA DESOLADOR»

Ha considerado que la independencia sólo se alcanzará por la vía de la confrontación y que «en estos momentos el panorama es desolador».

Se ha referido a los seis actores que según él lideran el movimiento: el Consell per la República, con el que dice que confía; Òmnium y ANC, que no cuentan con la fuerza, dice, que tuvieron en el pasado; la CUP, con «una doble alma, independentista y antisistema, y es difícil generar consensos con ellos», y ERC y Junts, que según él compiten por el poder y priorizan sus intereses partidistas.

Si bien ha dicho que ahora hay desmovilización y frustración en el independentismo, se ha mostrado optimista porque «nadie ha dejado de ser independentista y el día que haya un camino claro, la gente estará ahí», y ha añadido que la independencia es inevitable y se alcanzará esta década.