La defensa de Juana Rivas critica el «retraso» en resolver la suspensión de su pena

La defensa de Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) condenada por la sustracción de sus dos hijos menores de edad, ha lamentado este lunes «el retraso» en resolver sobre la petición de suspensión de la pena que le queda por cumplir, después de que el Gobierno le concediera el indulto parcial y rebajara su condena a 15 meses de prisión.

Juana Rivas está cumpliendo pena en su domicilio con un brazalete de control telemático desde finales del pasado diciembre y aún le queda aproximadamente medio año de condena, según ha informado su abogado, Carlos Aránguez, quien calcula que terminará de cumplirla el 6 de septiembre de este año.

La defensa de Rivas solicitó la suspensión de la pena el 18 de noviembre de 2021 y el Juzgado de lo Penal 1 de Granada lo denegó el pasado 9 de diciembre, tras lo que recurrieron. Ahora está pendiente la resolución de la Sección Segunda de la Audiencia de Granada, la cual acaba de emitir una providencia en la que requiere al juzgado que aporte copie testimoniada de la causa para poder resolver. Una cuestión «formal» que sin embargo supone «un nuevo retraso» que «perjudica los intereses» de Juana Rivas, según sostiene su defensa.

Por su parte, el italiano Francesco Arcuri, el padre de los hijos de Juana Rivas, solicitó hace unos días al Tribunal Supremo que anule el indulto concedido a su expareja al entender que fue arbitrario porque se adoptó «a pesar de las irregularidades manifiestas del expediente» y toda vez que se concedió de forma «express», «muy por debajo de la media de resolución, que se halla en ocho meses».

En caso de que el tribunal no atienda su petición, Arcuri interesa que se revoque o se anule lo expuesto en el indulto respecto de la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad de sus hijos, y recuerda que tiene la guarda y custodia exclusiva de sus hijos, mediante la sentencia del 20 de marzo de 2019 dictada por el Tribunal Civil de Cagliari, Italia.