viernes, 27 mayo 2022 17:18

Carros de combate circulan por la frontera de Melilla aunque la Comandancia lo desvincula del asalto a la valla

Varias unidades motorizadas del Ejército, entre ellos numerosos carros de combate, se encuentran circulando desde primeras horas de las mañana cerca de la valla fronteriza que separa Melilla de Marruecos, coincidiendo con los saltos mas números de la historia de la alambrada de la ciudad española del norte de África.

Un portavoz de la Comandancia General de Melilla han asegurado que los efectivos militares están en dicha zona «dentro de sus actividades habituales y cotidianas» que desarrollan a o largo del año y por tanto ha remarcado que esta acción «no tienen nada que ver con el control de la inmigración irregular».

La presencia de los carros de combate, sin embargo, ha llamado la atención porque el convoy de vehículos militares circulando por las proximidades de la valla se ha producido en un momento en el que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están en alerta por la presión migratoria que sufre Melilla, y en el momento en el que estas estaban en tareas de control en el perímetro fronterizo.

En dos días han entrado en las ciudad española más de 850 migrantes irregulares, cerca de 500 el miércoles –es la mayor entrada de la historia de la valla junto con dos producidas en el año 2014– y 350 este jueves.

Además, el del miércoles batió el récord de personas que intentan penetrar irregularmente en Melilla al mismo tiempo, más de 2.500, de los cuales unos 2.000 fueron rechazados por los dispositivos de seguridad a uno y otro lado de la valla, en Marruecos con sus Fuerzas Auxiliares, Policía y Gendarmería y en el lado español por la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local.

La última vez que ha estado el Ejército colaborando en la vigilancia de la valla de Melilla fue a mediados de mayo tras los sucesos de Ceuta, que provocaron la entrada de más de 10.000 marroquíes y los posteriores intentos de acceso de cientos de marroquíes por Melilla.

Anteriormente también ha activado sus efectivos en momentos puntuales de mayor tensión, sobre todo en la crisis de la valla de 2005, cuando de manera muy frecuente, miles de migrantes intentaban acceder a la ciudad española, lo que conllevó también que la altura de la alambrada pasara de los tres a los seis metros.

UN CENTENAR DE GUARDIAS CIVILES Y POLICÍAS LLEGARÁN EN PRÓXIMAS HORAS.

La presencia este jueves de los carros de combate en las inmediaciones de la valla, para oficialmente realizar «actividades rutinarias», coincide con el anuncio realizado por la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, desvelando que un centenar de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional llegarán en las próximas horas a Melilla para seguir reforzando el perímetro fronterizo después de los saltos que se han producido durante las jornadas del miércoles y jueves.

«Va a llegar un refuerzo en horas de 2 MIR de la Guardia Civil y una UIP de la Policía Nacional, o lo que es lo mismo, casi cien efectivos que van a venir a prestar servicio y apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el territorio», ha anunciado.