viernes, 27 mayo 2022 18:03

Ceuta se muestra «totalmente dispuesta» a colaborar en la acogida por familias de menores ucranianos

El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) está «totalmente dispuesto» a «colaborar en la acogida de niños ucranios» en el marco del plan logístico que impulsa el Ministerio de Inclusión con la colaboración de las comunidades autónomas para atender la crisis humanitaria generada por la invasión rusa.

Fuentes del Ejecutivo regional han explicado que, a pesar de la fuerte presión asistencial que todavía soporta la administración autonómica tras la crisis fronteriza de mayo del año pasado, la Ciudad Autónoma pretende «contribuir en la medida de nuestras posibilidades a la respuesta coordinada frente a este drama humanitario».

«Colaboraremos en todo lo que sea posible para la acogida de niños, especialmente para ayudar a familias de Ceuta que quieran involucrarse», han indicado desde el Gobierno local, que actualmente todavía tutela en distintos recursos gestionados directa o indirectamente a más de 300 menores marroquíes no acompañados llegados a la ciudad durante la crisis de mayo y posteriormente.

Entre 2005 y 2018 familias de la ciudad autónoma participaron en un programa de recepción de niños residentes en orfanatos del país invadido ahora por Rusia que coordinaba la Asociación de Niños Ucranios de Andalucía y que en Ceuta lideró la ONG Digmun con el respaldo económico de un convenio suscrito con el Gobierno local.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, avanzó esta semana que el Ejecutivo central está trabajando en la elaboración de un «plan logístico de acogida» de ucranianos en España que contará con la «contribución» de las comunidades autónomas para disponer de plazas en entidades públicas, organizaciones no gubernamentales o con la colaboración de particulares.

El Gobierno de Ceuta ya se sumó también hace quince años pese a su reducido tamaño al programa de traslado de menores de origen subsahariano a otras autonomías que se organizó para aliviar la sobreocupación que sufría Canarias. El verano pasado la ciudad autónoma fue, a su vez, beneficiaria de la solidaridad del resto de regiones, a las que pudo trasladar a 200 adolescentes bajo su guarda para facilitar la acogida de los más de mil menores migrantes solos filiados entre el 17 y el 19 de mayo.