martes, 5 julio 2022 01:05

Mar Sánchez se convierte en la mujer más ‘deseada’ del PP

Hay una nueva estrella en el Partido Popular. No es Alberto Núñez Feijoo, presidente de Galicia y futuro presidente del PP, tal y como indican todas las quinielas. Se trata de su mano derecha, Mar Sánchez. El hermetismo del presidente gallego ha complicado a los dirigentes populares “acercarse” al futuro presidente popular. Es tal la dificultad, que desde Génova aseguran que el teléfono móvil de Mar Sánchez, la fontanera de Feijoo y su mano derecha desde hace muchos años, se ha convertido en el bien más codiciado del Partido Popular. Si alguien quiere acercarse a Feijoo y hacer méritos para que cuente con él o ella en el futuro, la clave es que Mar “hable” bien de ti. El problema, cuentan las fuentes, es que el hermetismo de Feijoo ha salpicado tímidamente a su mano derecha.

Feijoo no se va a llevar a nadie del PP de Galicia a su causa. De hecho, muchos de los dirigentes populares gallegos que actualmente forman el sanedrín del líder de la Xunta no quieren viajar a Madrid. Sin embargo, hay una persona que sí que acompañará a Feijoo a la capital y, en caso de convertirse en presidente del Gobierno, también tiene todas las papeletas para ser la Iván Redondo de Feijoo. Mar Sánchez ha sido la sombra del presidente de Galicia durante muchos años y el futuro líder del Partido Popular tiene una confianza ciega en ella, tal y como detallan las fuentes. Todo esto ha hecho que el teléfono de Mar se convierta en el bien más preciado por quienes quieren acercarse al futuro presidente popular. El problema es que el hermetismo del líder autonómico hace difícil que Mar conteste a los mensajes.

El acceso al presidente de la Xunta es complejo dado que ni sus personas de máxima confianza saben lo que va a hacer ni qué decisiones tomará. Solo se sabe que Feijoo se quiere apoyar en el eurodiputado del PP Esteban González Pons para que le ayude a “pacificar” el partido. Por lo demás, Feijoo se ha convertido en un Pedro Sánchez antes de tiempo. Mar, sin embargo, se ha vuelto la dirigente del partido más deseada y codiciada del PP porque saben que lo que la mano derecha de Feijoo le susurre al oído a su VIP será clave para el futuro político de quienes sean los agraciados.

Mar ya ha acompañado a Feijoo más veces. Es de las pocas que acompañará a su presidente pase lo que pase. En el PP de Galicia hay muchos que saben que permanecerán en sus provincias. Todos excepto la Iván Redondo de Feijoo. El presidente de la Xunta no quiere que se filtre ni un nombre. De hecho, en Génova detallan que se ha instaurado la vieja política por la cual cuando un nombre obtiene un cargo antes de tiempo a través de la prensa queda fuera de las quinielas. Ahora mismo, los hipotéticos primeras espadas de Feijoo se han escondido debajo de las piedras para no salir en los medios a la par que se pasan el teléfono de Mar Sánchez uno a otro para ver la forma de agradar a quien más influye en el presidente.

Mar Sánchez ha visto crecer al presidente de la Xunta. Lleva con él dos décadas y esto la convierte en una pieza clave dado el perfil tan desconfiado de Alberto Núñez Feijoo. De momento, ni González Pons tiene vía libre para montar un equipo, pese a que ya hay nombres encima de la mesa. Donde sí hay consenso es en la idea de que es necesario recuperar ese perfil de edad que se saltaron con la llegada de Pablo Casado. Aún así, de momento no hay nombres claros encima de la mesa ni filtraciones. De hecho, las fuentes consultadas del PP insisten en que “ni los más cercanos a Feijoo” tienen idea de quién formará el nuevo equipo del Partido Popular.

SIN GALLEGOS

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, ha dejado el partido en su tierra algo desarbolado. Desde que anunció su candidatura a la presidencia del Partido Popular, en Galicia intentan organizarse como pueden para mantener la formación «intacta». El problema es que Feijoo no está preocupado por lo que pase en una autonomía que ya forma parte de su pasado. El presidente gallego está repescando altos cargos del PP que debieron, a su juicio, tener protagonismo tras la salida de Rajoy y que fueron enterrados por el tsunami sorpresa de Pablo Casado. Esteban González Pons, eurodiputado popular, es el encargado de formar un equipo nuevo para Feijoo del que no formará parte ningún viejo cargo de la Xunta. Mientras en Galicia el PP se ha visto sumido completamente en el caos por la falta de liderazgo, Feijoo ya mira hacia el futuro.

Aún nadie tiene claro quién será el sustituto de Feijoo. Ni Alfonso Rueda, ni Diego Calvo ni ningún otro han recibido directamente la orden de estructurar el partido. Feijoo ya mira hacia el futuro y solo ha llamado a un peso pesado del PP, González Pons, para que le ayude a montar el nuevo Partido Popular que se batirá con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las elecciones. De la vieja guardia del PP solo sobrevivirán unos pocos, como es el caso de Antonio González TerolAna Pastor o Dolors Montserrat, pero el resto no tendrán opción de llegar a cargos potentes en la formación. Llama la atención, sin embargo, que Feijoo no tenga intención de llevarse a nadie del PP de Galicia. La idea del presidente de la Xunta es contentar una formación nacional fichando a personalidades de todos los puntos del país.