sábado, 2 julio 2022 01:40

El Arzobispo de Valencia convoca una colecta extraordinaria en las parroquias el 19 y 20 de marzo

Las parroquias de la archidiócesis de Valencia destinarán las colectas de las misas del próximo fin de semana a ayudar a Ucrania tras la convocatoria del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que recuerda que la diócesis de Valencia ha puesto al servicio de las familias desplazadas espacios y hogares para su acogida.

Así, la diócesis valenciana ha dispuesto que el tercer domingo de Cuaresma se haga una colecta extraordinaria de los fieles para enviar lo recaudado, en metálico, para Ucrania a través de Cáritas.

En cuanto a los espacios habilitados de momento para dar acogida a los refugiados se incluyen colegios, en la ciudad de Alcoi, una residencia de un colegio cedido por religiosas Hijas de la Caridad; un monasterio cedido recientemente a la diócesis por las Madres Dominicas en Torrent; entre otros, además de que son varias las parroquias que están abriendo sus puertas ante esta crisis humanitaria.

Las plazas ofrecidas se encargarán también de proporcionar alimento, ropa, abrigo y, en la medida de lo posible, trabajo, y gestión de papeles. El trabajo se realiza conjuntamente con Cáritas Diocesana, tras la creación de una Comisión Diocesana entre el Arzobispado de Valencia y la entidad caritativa que canalizará las ayudas.

El cardenal Cañizares ha señalado que “trabajar por la paz es inseparable de la caridad y la Iglesia no puede ni quiere ni debe quedarse atrás”. “Hemos de ayudar a Ucrania, hemos de acoger a las víctimas de esta guerra gravemente injusta, en extremo para Ucrania”, ha reclamado.

Por ello, ha recalcado: “todos debemos contribuir, en lo que nos sea posible, a la paz, a paliar las heridas, sufrimientos, destrucciones y dolores angustiosos, en particular en niños, ancianos, mujeres y familias”.

“Todos nos sentimos llamados a colaborar y ayudar con ese millón largo de personas que han tenido que dejar su ciudad o su pueblo, su patria, sus casas, todo, y huir a otros países que los acojan y les den cobijo y calor de hogar”, añade el Arzobispo.