sábado, 13 agosto 2022 20:00

Begoña Villacís se debate entre un año de alcaldesa o una vida de soldado rasa en el PP

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha visto cómo todos sus planes se han “entorpecido” por la salida de Pablo Casado. La conocida candidata naranja había mantenido conversaciones con el exsecretario general del Partido Popular Teodoro García Egea para sumarse a las filas del PP. Sin embargo, la salida de Casado ha dejado en el tintero estas negociaciones. Ahora, hasta que no llegue el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, no tome las riendas, no se sabrá hasta qué punto el equipo del gallego querrá a Villacís en sus filas. Entretanto, la vicealcaldesa se debate entre la espera para ver si el PP la quiere o en si presentar o no una moción de censura contra el alcalde, José Luis Martínez Almeida. La victoria de la moción está asegurada, pues todos los grupos la apoyarían sin condiciones, pero Villacís quiere saber cuáles son sus cartas.

Fuentes del PP aseguraron a MONCLOA.com que Villacís tenía apalabrado un puesto predominante en las listas del PP a nivel nacional. Sería diputada del Partido Popular y la vicealcaldesa conseguiría así permanecer en la política. Esto fue con la administración Casado. Con la crisis del PP, todo se fue al traste y ahora la vicealcaldesa está a ciegas y sin saber a ciencia cierta cuál es el paso que debe dar. Fuentes del PP de Galicia insisten en que en el entorno de Feijoo no tienen ningún interés en que la vicealcaldesa se sume a sus filas, aún así, entienden que si la dirigente presenta una moción de censura que ganaría con total seguridad, podría dar dolores de cabeza al partido sacando a Almeida del mapa. No hay que olvidar, detallan las fuentes, que un año como alcaldesa podría dar a Villacís más posibilidades electorales que las que ahora tiene.

soldado

La situación de Villacís es complicada. Las fuentes del Ayuntamiento de Madrid insisten en que ella quiere permanecer en la política. Las opciones de la dirigente naranja son limitadas, pero alguna de ellas es muy atractiva. La primera es esperar que Feijoo o alguien de su entorno se preocupe por hacerle un hueco en las listas del PP. El problema de esta apuesta es que el presidente gallego tiene una lista de espera bastante larga dado que hay muchos históricos populares (con recorrido político) que quieren volver a la primera línea. Si Feijoo la incluyera, habría problemas en el PP, insisten las fuentes de Génova, porque supondría dejar fuera a “los suyos”. La segunda opción es la que coge forma a falta de una justificación.

El plan B de Villacís es la moción de censura. La ganaría seguro, pero la vicealcaldesa naranja teme que esta decisión le cierre “de por vida” la puerta en el PP. Esta opción genera cierta tensión en el Partido Popular. Es normal dado que Almeida es uno de sus principales activos y sacarle del mapa político sería un golpe bajo. Además, desde Génova detallan que un año de  Begoña como alcaldesa podría traer quebraderos de cabeza al PP y más opciones de las esperadas para Ciudadanos. “Presentarse a las elecciones con un año de gestión como alcaldesa es otra cosa”, detallan desde el PP.

LA JUSTIFICACIÓN

El gran problema es la “justificación” para presentar esa moción. Desde la oposición entienden que existe habida cuenta del espionaje a Isabel Díaz Ayuso a través de dependencias municipales. Al mismo tiempo, la comisión de investigación se prevé insuficiente dado que muchos de los citados no irán a declarar. Desde el Consistorio están convencidos en todos los recovecos que el resultado de la comisión no será satisfactorio para nadie. Ante esto, desde la oposición entienden que la única vía es la de la moción de censura. Pero todos están de acuerdo menos Villacís, que tiene otras prioridades. Por el momento, Ciudadanos ha asegurado a este medio que no tiene ninguna intención de presentar esta moción. No hay posibilidades, de momento, de que Villacís se tire a la piscina. O eso deslizan.

La moción de censura la tiene ganada, pero de momento el espionaje no acaba de convencer a la dirigente de Ciudadanos. Necesitan más. Mucho más. Aún así, la vía PP sigue abierta. Quizás sea la propia amenaza de la moción de censura la que empuje a la administración Feijoo a abrir la puerta a la vicealcaldesa. Todo será esperar y ver cómo evoluciona. Aún así, hasta ahora, el entorno del presidente gallego asegura no tener ningún interés en sumar a la dirigente a sus filas.