sábado, 21 mayo 2022 05:10

Los Testigos de Jehová siembran el miedo a través de la invasión de Ucrania para ganar adeptos

Los Testigos de Jehová anuncian que el Armagedón está cada vez más cerca. El grupo religioso ha elaborado un comunicado, difundido a través de su página web, en el que relacionan la invasión rusa de Ucrania con la llegada del fin del mundo. Este colectivo siembra el miedo utilizando la actual guerra entre el país ucraniano y Rusia. Bajo el título «Rusia invade Ucrania. ¿Se están cumpliendo las profecías de la Biblia?». Para ellos la respuesta es clara: sí, se están cumpliendo y ponen varios pasajes que demuestran su teoría de que el Armagedón se avecina. Una cuestión que no ha pasado desapercibida entre los expertos, como el secretario de la Asociación de Victimas de Testigos de Jehová, Enrique Carmona, que los considera «unos muy buenos gestores del miedo».

El colectivo religioso enumera una serie pasajes bíblicos relacionándolos con la invasión de Ucrania y que, según detallan, «las guerras de hoy en día cumplen la profecía de Jesús que está en la Biblia». Además, comparan las guerras con los jinetes del Apocalipsis y alertan de que este conflicto es la antesala de una guerra futura, es la antesala del Armagedon. Y aseguran que nos espera un futuro mejor y afirman que «la Biblia promete que Dios acabará con las guerras por toda la tierra». Respecto al Armagedon, Carmona detalla que para los Testigos de Jehová es una situación que supondrá la destrucción de la humanidad, de lo malo y solo quedará lo bueno que son ellos. Es decir, «o te vas con ellos o te quedas aquí muriéndote. Ellos son la salvación».

«Son unos muy buenos gestores del miedo»

La guerra de Ucrania y Rusia, les ha servido como excusa perfecta para seguir sembrando el miedo, dado que «aprovechan cualquier circunstancia que mueva a la esfera mundial». Ahora, están utilizando la guerra para lo que ellos llaman cumplimiento de profecías, ya que tienen un sistema para saber cuando llegará el Armagedon. Ese listado está ordenado de tal manera que cuando surge algo que puede crear miedo lo sacan. «El caso es tener a su población continuamente con miedo». Además, el secretario de la asociación considera que existen dos motivos que mueven al grupo religioso a emitir mensajes sobre la invasión de Ucrania.

El primero de ellos es que porque su organización es originaria de Estados Unidos, un país que ha apoyado a Ucrania en la guerra y se ha sumado los territorios que han sancionado o cortado todo tipo de lazos con Rusia. En segundo lugar, porque el presidente ruso, Vladimir Putin, hace 4 años, aproximadamente, les «cerró el chiringuito, estaban tolerados pero, al descubrir una serie de cosas, el presidente de Rusia pasó a considerar que no tenían cabida en su país». Esta cuestión provocó que perdieran más de 300 locales que estaban situados por todo el país. Sobre el conflicto de Rusia y Ucrania, José Miguel Cuevas, doctor en psicología y responsable del programa de víctimas de grupos en el Ayuntamiento de Marbella, explica que este grupo aprovecha cualquier crisis o conflicto para vaticinar que «el fin del mundo se acerca». Y añade que «se aprovechan diciendo que es inminente».

A esto se suma también su «modus operandi». El colectivo emplea el miedo como arma para ganar adeptos o mantener los que ya tienen. Respecto a esta cuestión, tanto Carmona como Cuevas opinan lo mismo, «son unos muy buenos gestores del miedo». Cuevas argumenta que controlan a las personas «bajo el miedo y la culpa». El miedo es una técnica muy útil el manipulador, es muy poderoso para conseguir el control de alguien para que tenga fe. Para él este es un «comportamiento análogo al sectarismo», ya que se aprovechan de una crisis, «ven una oportunidad en un conflicto». Este psicólogo resume que son «oportunistas», que emplean técnicas de manipulación, crean aislamiento, controlan la información que reciben los miembros del colectivo para que solo lean lo que «a ellos les interesa». Además, «crean un ambiente de dependencia de sus adeptos al grupo».

EL CORONAVIRUS ES OTRA SEÑAL DEL FIN DEL MUNDO

La invasión de Ucrania no es la única crisis que los Testigos de Jehová han utilizado para vaticinar que el fin del mundo se acerca. En su página web, este colectivo religioso publicó un artículo en que relacionaron directamente el coronavirus con el fin del mundo. «¿Cuál es la señal de los últimos días o de los tiempos finales?» se preguntan los Testigos. Y la respuesta para ellos fue clara: guerras, hambrunas, terremotos, pestes o epidemias y que los niños se vuelvan desobedientes. Esta reacción no pasó desapercibida para la Iglesia católica, especialmente para el experto en sectas Luis Santamaría, quien ha señalado que «las sectas» se estaban «frotando las manos» con el contenido apocalíptico en el contexto que atraviesa el mundo.

Los Testigos de Jehová aprovecharon la coyuntura para advertir a sus fieles que el coronavirus es un síntoma más de «los últimos días». Primero vienen las guerras a gran escala, luego las hambrunas, luego los grandes terremotos, las pestes y «enfermedades terribles», después un aumento del crimen para continuar con que la humanidad dañaría a la Tierra y seguir porque la gente se volvería «desagradecida».