jueves, 30 junio 2022 21:22

Borrell vaticina que el futuro de Ucrania se decidirá en los próximos 15 días

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha vaticinado este jueves que el futuro de Ucrania se decidirá en los próximos quince días y ha apuntado a la necesidad que continuar con el envío de armas desde terceros países porque “lo que decidirá la historia” será, a su juicio, la capacidad de los ucranianos de resistir en los próximos días.

Así lo ha trasladado Borrell en una entrevista en TVE, desde Bruselas donde hoy se celebra una cumbre extraordinaria de la Alianza Atlántica que se completará con una de líderes del G7 y del Consejo Europeo y que, además, contará con la presencia del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Borrell ha asegurado que el presidente ruso, Vladimir Putin, no se sentará a negociar “en serio” hasta que consiga una posición “de fuerza”, mientras que el líder ucraniano, Volodimir Zelenski, está dispuesto a negociar en cualquier momento y no encuentra interlocutor. “Rusia no quiere sentarse a negociar nada porque lo que quiere es ocupar terreno. Quiere ir a la negociación en una posición de fuerza, quiere rodear la costa y llegar a la frontera moldava por el oeste para aislar a Ucrania del mar”, ha añadido.

En este sentido ha aseverado que la resistencia de Ucrania es “extraordianria” y que las tropas rusas no logran “apartarse más de 200 kilómetros de sus bases logísticas”. Así, ha detallado que estiman que tengan unas 40.000 bajas en sus filas entre muertos y prisioneros y que también han perdido muchas unidades blindadas, según puede comprobar por geoposición.

Si bien no ha querido entrar en detalle sobre la agenda de la OTAN, ha asegurado que la Alianza quiere “reforzar su flanco oriental enviando más tropas a los países miembros”, pero “no está en la agenda ninguna intervención en Ucrania”. Además, ha explicado que cerrar el espacio aéreo “quiere decir que tienes capacidad de hacerlo” y que para eso tienes que “empezar a derribar aviones rusos e implicaría entrar en guerra”.

Por último, ha apuntado que los ucranianos han inventado una tercera forma de hacer la guerra con infantería ligera armada con misiles modernos que les permite detener las columnas blindadas.