lunes, 4 julio 2022 16:36

Unas 9.000 personas se manifiestan en Madrid contra el aborto y la eutanasia

Unas 9.000 personas, según la Delegación del Gobierno, han participado este domingo en Madrid en la marcha ‘Sí a la vida’ contra el aborto y la eutanasia, en la que se ha reclamado que la vida sea “cuidada en todas sus etapas, desde el nacimiento hasta la muerte justa y natural”.

Impulsada por la Plataforma ‘Sí a la vida’, apoyada por 500 asociaciones y entidades, la marcha ha partido a las 12.00 horas de la calle Serrado y ha llegado a la Plaza Cibeles, donde se han congregado miles de personas, muchos jóvenes, que han llenado el lugar de globos verdes con el lema de la movilización.

Los influencers Grace Villareal y Diego de Julián han conducido en un escenario colocado en el lugar el acto con el que ha concluido la marcha, que ha estado amenizado por el grupo Hermanos Martínez al ritmo de su ‘Himno qué viva la vida’, entre otras canciones.

Con cárteles en los que se ha podido leer “yo soy la generación provida”, “¡Viva la madre que te parió!”, “no es tu cuerpo, está en tu cuerpo”, “el aborto es un derecho no un delito” e ilustraciones de embriones y bebés, los manifestantes han aplaudido el manifiesto en el que se ha condenado las “leyes que atentan contra vida humana así como su financiación e imposición ideológica”.

“Exigimos que se cuenten todos los horrores e intereses, todas las estrategias que utiliza la abominable cultura de la muerte. Exigimos que no se torture a las mujeres, a los padres y madres de niños. Que no se cambie nuestra sociedad y que protejan a nuestras familias”, ha continuado el manifiesto leído por varias personas.

Entre ellos, había representaciones de Médicos por la Vida, que ha incidido en que los “médicos existen para salvar la vida, no para quitarlas”. “Animo a los sanitarios a que luchen por las vidas de los pacientes”, ha seguido.

En el acto, también se ha criticado la Ley de Eutanasia, sobre la que el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Manuel Martínez-Sellés, ha señalado, desde el escenario, que los médicos tienen derecho a la objeción de conciencia.

“Exigimos cuidados prenatales y cuidados a los pacientes con enfermedad avanzada. Que de verdad cuidemos a los enfermos, no que los matemos”, ha aseverado, para incidir en que a los médicos no se les puede “obligar a practicar ni el aborto ni la eutanasia”. “Los médicos no nos dedicamos a matar”, ha sentenciado.

Por otro lado, se ha dedicado un minuto de silencio a los “niños no nacidos” y a las personas eutanasiadas, “a todas las víctimas de la cultura de la muerte”, todo ello mientras se le hacía una ecografía a una mujer embarazada en directo para escuchar el “latido de la vida”. Posteriormente, al ritmo del Himno de la Alegría de Beethoven, se han soltado globos verdes ante el aplauso y los saltos de los participantes en la marcha.

Los diputada de Vox, Georgina Trías, quien ha acudido a la movilización junto a otros tantos diputados del partido, ha reivindicado a su formación como la “única” que “defiende la vida desde la concepción hasta la muerte natural” frente a la “cultura de la muerte que quieren imponer las élites globalistas”.