jueves, 19 mayo 2022 10:30

Carros de combate Leopardo españoles en las cercanías del Ártico

Desde las frías tierras de Noruega nos llegan las imágenes de los carros de combate Leopardo 2E del Ejército de Tierra español participando en las macro maniobras  de la OTAN Brilliant Jump/Cold Response 2022, que se desarrollan en una zona del país nórdico próxima al círculo polar Ártico.

España está participando,  con una decena de sus carros de combate Leopardo 2E y seis Vehículos de Combate de Infantería (VCI) Pizarro,  en las mayores maniobras que organiza la OTAN este año y que, según resalta la Alianza, llevaban planeándose desde hace varios meses, mucho antes de la invasión de Ucrania.  Dicho material blindado español, junto a gran parte del personal humano que se eleva a unos 250 efectivos, forman parte de la Brigada Acorazada “Guadarrama” XII (BRIAC XII), que tiene su mayor base en el acuartelamiento de El Goloso (Madrid).

Este macro despliegue, que fue visitado el pasado día 25 de marzo por el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg,  implica la participación de hasta 30.000 profesionales de 27 naciones diferentes, tanto de la Alianza como de las neutrales Finlandia y Suecia, que cada vez se acercan más al paraguas que dan los aliados ante la amenaza de Rusia. Igualmente en el dispositivo participan  220 aeronaves y unos 50 navíos de combate, incluidos los integrantes de dos grupos de portaaviones de Italia y Reino Unido, encabezados por los buques “Giuseppe Garibaldi”  y “Prince of Wales”, respectivamente.

Este año, esta macro maniobra consta de dos ejercicios militares diferenciados, los citados Brilliant Jump 2022 y Cold Response 2022, que finalizarán el próximo 1 de abril.

Pero más allá de las espectaculares cifras, un despliegue de este tipo requiere una enorme planificación y esfuerzo logístico, un trabajo de segunda fila y muy discreto, que marca la diferencia entre el éxito y la derrota. Buen ejemplo de este factor lo podemos ver en la actual invasión de Ucrania por parte de Rusia, donde la fuerza invasora fracasó en su intento de guerra relámpago inicial, en buena parte por el fallo de su logística, como atestiguan las imágenes de sus carros de combate abandonados por falta de combustible y  a sus tropas saqueando supermercados para alimentarse.    Y es que un carro de combate, como son los referidos Leopardo 2E del Regimiento «Alcázar de Toledo» nº 61 de la BRIAC XII desplegados en Noruega se “beben” aproximadamente entre 300 a 500 litros de gasóleo, de sus depósitos con 1.200 litros de capacidad, para recorrer 100 kilómetros, dependiendo de si circulan por carretera o  en todoterreno, respectivamente.

Uno de los mayores retos de participar en un ejercicio como el desarrollado en Noruega, aparte lógicamente de la profesionalidad y pericia de las tripulaciones de los referidos medios blindados, se encuentra en la capacidad de despliegue/repliegue y sostenimiento logístico del personal y medios durante el ejercicio.

Así, el primer reto del personal de la Brigada Logística (BRILOG) del ET fue el traslado del material, compuesto por decenas de vehículos y remolques, además de los  referidos carros de combate y VCI, que fueron trasladados al puerto de Santander (Cantabria),  desde donde a bordo de un buque de carga de material de tipo rolero o Ro-Ro, que es el acrónimo del término inglés roll on-roll off, con el cual se denomina a todo tipo de barco  que transporta cargamento rodado,  fueron trasladados hasta las instalaciones portuarias noruegas de Frederikstad. Paralelamente el grueso de los militares participantes volaban en un aparato de la compañía Air Europa hasta el aeropuerto nórdico de Gardermoen, el más cercano al macro campo de maniobras del Real Ejército de Noruega sito en las proximidades de Rena, ciudad sita a unos 170 kilómetros al norte de Oslo. Para posibilitar estos movimientos y llevar el apoyo logístico in situ en el difícil clima invernal, cuasi ártico, de Rena, el contingente español también cuenta con 45 profesionales de la citada BRILOG. Se da el caso de que aunque en este caso el Ministerio de Defensa de España ha debido de volver a usar los servicios de sus proveedores de transporte de material y pasajeros, que son DSV y la referida aerolínea, pronto lo podrá realizar de manera autónoma dado que se acaba de dotar de sendos medios propios, el buque “Ysabel” y un primer Airbus A330 respectivamente, tal y como ha publicado Moncloa.com recientemente.

El rápido despliegue de este componente español hace buena la denominación de la fuerza de la OTAN de la que forma parte actualmente, la denominada Very High Readiness Joint Task Force (VJTF), que este año 2022 está compuesta también por tropas y medios de otros países de la Alianza. En total para este ejercicio la VJTF ha activado unos 2.500 de sus efectivos, que proceden, además de España, de Francia (que además encabeza la Fuerza), Italia, Polonia y los anfitriones noruegos.

El actuar en un clima tan extremo como el de Noruega en invierno no es para nada nuevo para las fuerzas pesadas del ET, ya que desde 2017 sus cuatro Brigadas equipadas con dicho material blindado  rotan cada seis meses para mantener activa la operación de Presencia Avanzada Reforzada o enhanced Forward Presence (eFP) de la OTAN en Letonia.

.