martes, 31 enero 2023 07:46

Ferraz deja creer a Lobato que será candidato mientras prepara el terreno a Pilar Llop

En el PSOE tienen claro que las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid serán un fracaso. Aún así, hay quien ya tiene claro quién será la cabeza de lista para los comicios. Fuentes de Ferraz aseguran que Adriana Lastra y Santos Cerdán están preparando el terreno para la ministra de Justicia, Pilar Llop. Incluso la propia jueza se mantiene expectante porque sabe que su futuro en el Consejo de Ministros tiene poco recorrido, a diferencia de las listas de la Comunidad de Madrid. El problema es que desde el PSOE aseguran a MONCLOA.com que la postura de Lastra y Cerdán frente al secretario general del partido en Madrid, el parlamentario de la Asamblea y portavoz Juan Lobato es bien distinta. Lastra prepara el terreno a Llop mientras deja que Lobato crea que será el candidato.

Lobato trabaja para ser el candidato y quiere ser el cabeza de lista del PSOE pese a que es consciente de lo «difícil» que está el panorama electoral para el partido. Sea como sea, lo cierto es que hay diputados en el PSOE que ven estupefactos cómo Lastra y Cerdán juegan a dos bandas en la Comunidad de Madrid. No entra en la cabeza de la mayoría de los socialistas que ellos sean los únicos que vayan a las elecciones autonómicas con un hombre como candidato. Casi todos apostaban hace meses que sería una mujer la que representaría al PSOE en la Comunidad. Sin embargo, la llegada de Lobato y los mensajes que lanzaba el secretario general a los suyos hizo creer a algunos (especialmente los más cercanos al secretario general del PSOE-M) que las tornas habían cambiado. Pero no.

Fuentes de Ferraz han confirmado que Lobato prepara el terreno a la ministra. Algo que confirman también desde el Ministerio de Justicia, donde ven que Llop no quiere mojarse más de la cuenta para mantener su perfil íntegro para las elecciones de la Comunidad de Madrid. Ella misma ha confirmado que está «pendiente» de que la llamen para ser la candidata, una afirmación que tensa al entorno de Lobato porque saben que Llop es mucho más cercana al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que el secretario. Esto se ha convertido en una situación algo incómoda por la posición que mantiene Lastra, que ha asegurado en más de una ocasión que Lobato será el candidato.

Lo que no quiere Moncloa es que el PSOE de Madrid, muy tocado desde hace años, se revuelva contra Ferraz antes de lo esperado. Cuando Lobato plantea de forma decidida que quiere ser el candidato, ni Lastra ni Santos le desmienten. En algunos casos, hasta Isaura Leal se ha dignado a asegurar a Lobato que será el candidato; algo que tiene credibilidad dada la buena relación que Leal mantiene con el presidente del Gobierno y líder incontestable del PSOE. El problema es que los mensajes que le llegan a Llop son bien distintos y chocan con los recibidos por el PSOE-M. Aún así, las encuestas podrían ser determinantes para la decidir si dejan que Lobato cumpla su sueño o si le dan los galones a la ministra de Justicia. Lo que dicen las fuentes es que si vienen muy mal dadas, podrán «quemar» a Lobato en las elecciones. Pero si hay opciones, Llop tiene todas las papeletas para recibir el encargo de representar al PSOE.

El doble juego de Lastra y Cerdán no es nuevo

El doble juego de Lastra y Cerdán no es nuevo. Son ellos los que tienen el encargo de cortar de cuajo las aspiraciones de los diferentes posibles candidatos socialistas. En cuanto alguien asoma la cabeza más de la cuenta, Lastra llama por teléfono para avisar. Con Lobato, sin embargo, están funcionando de forma distinta. El perfil del exalcalde de Soto del Real es algo diferente a los otros aspirantes porque tiene la secretaría general del PSOE-M y porque tiene la capacidad de influir a nivel interno. No conviene antes de las elecciones un problema con él y tampoco conviene negarle sus pretensiones antes de que se haya tomado la decisión irrefutable de quién irá de cabeza de lista en la Comunidad de Madrid.

La parte positiva de todo esto es que Lobato no se opondrá, o al menos es lo que consideran fuentes de Ferraz, a decisiones como la de poner al frente del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid a la delegada del Gobierno Mercedes González mientras sea él el candidato en la Comunidad de Madrid (al menos aparentemente). Desde la formación socialista saben que la delegada del Gobierno no tiene los apoyos necesarios en el partido y saben que el perfil de González no está bien visto por la mayoría militantes, pero poco les importa dado que es amiga de Pedro Sánchez y la elegida por el presidente. Tener a Lobato del lado de Mercedes es una buena noticia a nivel interno, sobretodo a más de un año de las elecciones autonómicas y municipales. El problema es que las intenciones reales de Ferraz no son las que Lobato cree, o al menos es lo que aseguran fuentes muy solventes del PSOE.