jueves, 26 mayo 2022 01:02

La empresa española Navantia entrega la primera corbeta destinada a Arabia Saudita

El pasado 31 de marzo la empresa pública española Navantia entregó la primera de  las cinco corbetas construidas para Arabia Saudita, lo que supone un importante hito en este importante programa, tan polémico políticamente en España desde su misma firma materializada en julio de 2018.

El acto de entrega a la denominada fuerza naval de Arabia Saudita o Royal Saudi Naval Force (RSNF) de la corbeta “Al-Jubail”, que da nombre a la clase que se están construyendo en los astilleros de Navantia de San Fernando (Cádiz), se celebró en las anexas instalaciones de La Armada en La Carraca.                                                                                Dado que el presidente Sanchez no asistió, Navantia pudo confirmar que la botadura se realizaría en la prevista fecha del 31 de marzo, y no como la de inicio de la construcción de las fragatas F-110 españolas, todavía pendiente de la agenda del político.  La entrega oficial de la corbeta “Al-Jubail” reunió en la centenaria instalación naval de  “La Isla” al comandante de la RSNF, vicealmirante Fahad Bin Abdullah Al-Ghofaily, al Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Antonio Martorell Lacave, al presidente de Navantia, Ricardo Domínguez y al CEO de la empresa Saudi Arabia Military Industries (SAMI), Walid Abukhaled.

Esta primera corbeta, basada en el diseño de Navantia de su buque Avante 2200,  será entregada a la RSNF tres años después del corte de su primera chapa (realizado en enero de 2019) y tras haber superado con éxito las pruebas de puerto y de mar iniciadas en septiembre de 2021 y que han tenido como escenario las aguas de la Bahía de Cádiz.  En ellas se ha comprobado el buen funcionamiento tanto de la plataforma como de los distintos sistemas, incluido el de su potente y polivalente armamento para un navío de apenas 2.500 toneladas de desplazamiento, con el objetivo de demostrar el cumplimiento de los requisitos especificados en el contrato del buque.

Aunque tras la entrega, la corbeta  no viajará hasta el mar Rojo, a cuyas orillas está la base naval Rey Faisal (Yeda) donde tendrá base junto a sus “hermanas” de clase, sino que permanecerá en Cádiz, donde continuará el entrenamiento de la dotación de este navío de escolta de última generación. La formación en conjunto de los marinos sauditas  que manejarán los cinco navíos de la clase “Al-Jubail”, según prevé el aludido contrato de adquisición,  se desarrollará, además de a bordo de los propios buques, en diferentes instalaciones de la Armada española y en el novedoso Navantia Training Centre (NTC), constituido y construido en San Fernando al efecto.

La  misma firma del encargo llegaba tras tres años previos de duras negociaciones, y tras la mediación de la Casa Real española, siendo materializado formalmente, tras la llegada en julio de 2018 a Madrid del príncipe heredero y “hombre fuerte” del reino Mohamed Bin Salman y su reunión con el entonces presidente de Gobierno español Rajoy. En un momento de gran crisis del sector naval español, sin apenas encargos de la Armada española, la firma del acuerdo para la construcción de las cinco corbetas por parte de Navantia por valor de más de 1.800 millones de euros, fue todo un balón de oxígeno para el sector naval español.

Navantia actualmente estima que el encargo del Gobierno de Riad supone una carga de trabajo global de alrededor de siete millones de horas, 6.000 empleos durante cinco años. De éstos, más de 1.100 son empleados directos y más de 1.800 son empleados de industrias colaboradoras (participan más de un centenar de empresas auxiliares), y a ellos se suman más de 3.000 empleados indirectos generados por otros suministradores.

El contrato fue duramente criticado en abril de 2019 por la ministra de Defensa de España Margarita Robles, aludiendo a la violación de los derechos humanos que realiza Arabia Saudita en el conflicto del Yemen, lo que casi provocó la cancelación de la entente por parte de Riad. Si bien, el presidente de Gobierno Pedro Sanchez no avaló la tesis inicial  de su ministra, ni de sus socios del Ejecutivo de ultraizquierda Podemos que se han pronunciado siempre en contra del encargo; a excepción del alcalde de Cádiz, José María González Santos,  conocido popularmente como Kichi, que ha sido muy consciente del coste político que le supondría la cancelación del pedido.  

A este diseño de corbetas de última generación, la empresa española ha incorporado buena parte de sus sistemas, como es el de combate CATIZ, que es la variante para la exportación del Sistema de COMbate de los Buques de la Armada (SCOMBA), diseñado para la Armada española. También llevarán la dirección de tiro optrónico-radárica DORNA, el Sistema Integrado de Control de Plataforma y el de puente integrado MINERVA.

Si bien,  el complejo sistema de armamento es aportado por otros proveedores foráneos, como son el sistema de artillería naval italiano Leonardo SR (Super Rapid) de 76,62 mm, las 16 células de lanzamiento vertical para lanzar misiles antiaéreos norteamericanos Raytheon Evolved SeaSparrow Missile (ESSM), los lanzadores de antibuque made in USA también Boeing Harpoon Block II, además en el castillo de propa se aprecia ya el moderno  sistema de defensa alemán antiaéreo/antimisil o Close-in Weapon System (CIWS) Rheinmetall Oerlikon Millenium de 35 mm. Aunque todavía en las fotos no se aprecia que estén instalados, llevarán lanzadores triples (uno por banda) de torpedos antisubmarinos norteamericanos Mark 32 de 324 mm y estaciones de armamento automático remoto o Remote Weapon Station (RWS) de un modelo desconocido de momento.