sábado, 21 mayo 2022 10:15

María Gámez reclama a los guardias civiles que renuncien a los descansos acumulados

La Dirección General de la Guardia Civil quiere que los agentes renuncien a sus días de descanso. A través de un correo electrónico, se está difundiendo una comunicación entre las unidades de guardias civiles en la que les piden que renuncien voluntariamente a los días libres que les corresponden por superación de la jornada laboral. Así, dan la opción de que el personal que lo «desee» pueda renunciar de forma total o parcial a los descansos generados por la superación de la jornada laboral. Un mensaje que ha sido denunciado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y que lleva circulando desde mediados del mes de marzo. A esta comunicación además de pedirle a la tropa que renuncie a sus correspondientes descansos, les adjuntan el documento de renuncia. La asociación considera que esta no es forma de hacer frente a la falta de personal, que desde el Ministerio de Interior están tratando de tapar eliminando los descansos.

La AUGC compartió en su pagina web un comunicado en el aseguraba que la Dirección General debía un total de 234.465 días de descanso a los agentes que prestan servicios operativos, algo que la propia Dirección ha reconocido. Esta organización destacaba que los guardias civiles son los únicos trabajadores pertenecientes al cuerpo policial o del servicio del emergencias que no disponen de «turnos con cadencias fijas». Esto, según explican en la AUGC, perjudica «gravemente» la conciliación familiar y laboral y también el derecho a descanso efectivo. Esto último es un tema que les está afectando especialmente, dada la ultima comunicación que se está extendiendo a nivel interno entre las tropas de agentes. Por ello, están trabajado para conseguir unos derechos que les permitan a los agentes disfrutar de una jornada digna y salvaguardar los descansos que les corresponden por derecho.

La dirección general de guardias civiles debe 234.465 días de descanso a los agentes

Por este motivo, la AUGC está batallando para conseguir una jornada laboral digna y ponen el foco en dos puntos principalmente. En primer lugar, que se homologuen las horas de servicio con el resto de cuerpos policiales. Por otra parte, quieren implantar el mismo turno de trabajo que en la Policía Nacional. Sin embargo, ahora con el comunicado que han mandado desde la Dirección General para que las tropas renuncien a sus días de descanso, tiran por la borda todo el trabajo que ha llevado a cabo la asociación en esta materia. Y es que, que pretendan que los agentes renuncien a sus días libres es una actuación que en la asociación han tildado de «poco ética» y «tomadura de pelo».

«La Dirección General debería procurarnos el descanso y no enviar peticiones para que dejemos de lado uno de nuestros derechos como trabajadores», destacan. Además, recuerdan que están percibiendo un salario que está por debajo al que les correspondería según las funciones que realizan. «No tenemos turnicidad ni turnos con cadencias fijas», afirman, y sufren un exceso de trabajo debido a que las plantillas son insuficientes. A esto se suma que ahora les han pedido que firmen «voluntariamente» la instancia de renuncia a los descansos que les corresponden. La propia María Gámez, directora general de la Guardia Civil, se comprometió a que ningún agente del cuerpo policial perdería ninguno de los días de descanso que le correspondieran.

comunicado augc

Sin embargo, sí que han puesto en marcha una estrategia para que los agentes no disfruten de estos días. Desde la Dirección General quieren que sean ellos, la tropa, los que renuncien de forma «voluntaria» a dichos descansos. La Subdirección General de Personal «no debió haber iniciado» esta comunicación para que los guardias civiles renuncien a los descansos acumulados que les corresponden. «Es un menoscabo hacia un derecho». De hecho, han matizado que no tienen que firmar ninguna instancia, ya que disponen de la legitimidad para disfrutar de los días que les corresponden.

Y es que, según han asegurado desde la asociación, no existe ninguna justificación ni argumentación para que los guardias civiles sigan siendo tratados como «policías de segunda», sin derechos y con las «peores condiciones sociolaborales». Para la AUGC estas cuestiones suponen toda una estrategia con la que seguir introduciendo recortes en una jornada laboral «ya de por sí paupérrima». Por ello, insisten en que lo importante es establecer un horario de trabajo que tenga las mismas horas de servicio que cualquier otro cuerpo policial y garantizar el derecho al descanso efectivo. 

La Dirección General de la Guardia Civil sabe que tienen un problema de plantilla, ya que no hay suficiente personal para cubrir las funciones que deben desempeñar. Pero, en vez de reforzar esta cuestión ampliando el número de trabajadores, ellos pretenden paliar el problema con una estrategia muy distinta. Quieren que sea la tropa la que asuma esta cuestión, que cubran las carencias de guardias eliminando sus descansos. Una cuestión que las asociaciones profesionales de guardias civiles y, en particular, AUGC no están dispuestos a permitir y ya están batallando para impedir que les quiten aquello que les corresponde y conseguir una jornada laboral digna, equiparable al resto de cuerpos policiales.