jueves, 26 mayo 2022 22:01

La comunidad educativa celebra el fin de la mascarilla en el interior de los colegios, pero pide prudencia y vigilancia

Sindicatos docentes, estudiantes, centros y familias celebran el fin de la obligatoriedad del uso de las mascarillas en el interior de los centros educativos, pero piden prudencia y vigilancia.

Desde CSIF esperan que esta eliminación de la obligatoriedad de las mascarillas se produzca «con reglas claras y concisas», sin que eso suponga «trabas burocráticas» a los centros educativos, ya que consideran que la medida «es un paso más hacia la normalidad» que la comunidad educativa desea y la sociedad en su conjunto también.

UGT considera que la medida facilitará «la normalización de la socialización, sobre todo de los más pequeños y desde luego, es una medida fundamental para el alumnado con determinadas necesidades educativas». Sin embargo, este sindicato entiende que «debe mantenerse una vigilancia sanitaria en los centros educativos, ya que conviven muchas personas en espacios cerrados y algunas de ellas, pertenecientes a colectivos vulnerables».

Desde ANPE son «conscientes» de la necesidad de ir recuperando la normalidad. No obstante, creen «necesario» mantener la «prudencia» y «actuar con cautela», porque los docentes conviven en espacios cerrados y en muchas ocasiones con un elevado número de alumnos con los que interactúan y es difícil mantener la distancia interpersonal.

En concreto, este sindicato advierte de que «lugares y momentos donde existe excesiva aglomeración de alumnado, especialmente en las entradas, las salidas y en muchos recreos, donde mantener la distancia de seguridad será una tarea complicada y motivo lógico de preocupación para el profesorado y alumnado».

También la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE) considera una «gran noticia» esta medida, siempre que sea «sanitariamente factible» y así lo deciden expertos, pues recuerda que los colegios e institutos son «centros de sociabilización, de contacto con personas» y el uso de mascarillas está dificultando la comunicación entre los niños. «Mientras luego haya protocolos para volver a ella una vez haya más contagios, es buena noticia», añade.

FAMILIAS Y CENTROS

Por su parte, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA) celebra la medida, pues dice que apoya las decisiones que se tomen basándose en los criterios de las autoridades sanitarias. «No tendría mucho sentido que se eliminaran las mascarillas en interiores para la población en general y no para los niños y niñas mientras están en sus centros educativos», añade.

La Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA) también considera como «buena» esta medida, pues desde la Confederación siempre se ha apelado a «volver a la normalidad» cuanto antes, no sin antes instar al «sentido común» de las familias: «Pero como ha sido siempre, cuando un niño tiene fiebre, que no vaya al colegio, es ya por un tema de bienestar del niño». Además, desde COFAPA se sugiere que se recupere el uso de mascarillas cuando un niño tenga un catarro.

«Aunque pensamos que es una medida deseada por todos ya, tenemos nuestras reservas porque el virus todavía está y relajar las medidas pueden ser contraproducentes y volver a una situación complicada. De todas formas, si las autoridades sanitarias y educativas creen que es el momento, nosotros lo aplaudimos, pero sin bajar del todo la guardia», señala el presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA).

También hay unanimidad en los centros educativos. Escuelas Católicas también considera que deben primar siempre los criterios médicos por delante de otras consideraciones. «De este modo, si las autoridades sanitarias consideran que se dan las circunstancias para la eliminación de la obligación del uso de las mascarillas en el ámbito escolar, nos limitaremos a cumplir los nuevos protocolos sanitarios. En cualquier caso, todo avance hacia la normalidad supondrá una buena noticia», afirma Luis Centeno, secretario general adjunto.

«Esperábamos que se diera este paso y estamos contentos de que los alumnos puedan recuperar su vida escolar con mayor normalidad. La propia Asociación Española de Pediatría lo estaba recomendando, los niños necesitan volver a relacionarse como antes», indica la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE), que recuerda aunque se elimine la obligatoriedad, quien quiera seguir llevándola podrá seguir haciéndolo.