lunes, 23 mayo 2022 00:30

Garzón dice que IU mostró respeto a Zelenski pero critica su orden de prohibir partidos

El ministro de Consumo y coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha subrayado este miércoles que su formación acordó mostrar el respeto institucional debido al presidente de Ucrania, Vorodimir Zelenski, durante su intervención en el Congreso, actitud compatible con la crítica a la «prohibición» de la actividad de los partidos y que no es justificable en una nación que aspira a entrar en la Unión Europea.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, donde ha negado que el líder del PCE y secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago, no aplaudiera al mandatario ucraniano y que él mismo le ha asegurado que hizo ese gesto, dado que así lo acordaron y era «lo lógico».

IU expresó ayer su respeto a Zelenski pero reprochó la ilegalización del Partido Comunista en el país y la suspensión, en virtud de la ley marcial, de 11 formaciones políticas y que la organización tildó de «gesto antidemocrático».

Además, la diputada de IU Roser Maestro expresó en redes que por «conciencia antifascista» se quedó fuera del hemiciclo durante el discurso de Zelenski, expresó su apoyo a dirigentes comunistas ucranianos pues son un «partido hermano» y tildó de «vomitivo» la mención a Gernika.

DIPUTADO DE IU: UCRANIA «NO ES UN MODELO DE DEMOCRACIA»

El parlamentario Miguel Ángel Bustamente tampoco asistió presencialmente a la sesión, que sí siguió de forma telemática. Esta mañana ha dicho que no comparte la «versión oficial» sobre la evolución política de Ucrania porque «no es un modelo de democracia» con la ilegalización del Partido Comunista. No obstante, ha dejado claro que es una nación agredida y que su jefe de Estado merece respeto, admitiendo además que su discurso ante la cámara fue «»correcto».

Por su parte, Garzón ha explicado que IU mostró el «respeto institucional debido» a Zelensky, representante de un país «víctima» de una agresión «durísima» y «severa» por parte de Rusia. De esta forma, ha enfatizado que el pueblo ucraniano «necesita y merece» toda la «empatía y solidaridad».

Para Garzón, es «evidente» que la postura de su formación es de defensa del pueblo ucraniano ante la «injusticia» que padece, unido a la exigencia del «cese de la agresión imperialista» de Vladimir Putin y su apoyo a que se abra un «camino de la paz» para la zona.

A partir de ahí, Garzón ha defendido que es «justo» criticar desde «principios democráticos» la «prohibición» de actividad de partidos políticos, desde el respeto institucional, porque esta medida es un «lujo» que no puede permitirse una nación que aspira a ingresar en la UE.

Sobre todo porque la guerra declarada por Rusia supone una «vulneración brutal» de derechos humanos y también ataca «valores y principios» fundamentales de Europa. En consecuencia, la situación de «emergencia» que atraviesa Ucrania no es justificación para suspender partidos políticos, una crítica que es compatible con el apoyo al pueblo ucraniano ante esta «agresión brutal» de Rusia.

Finalmente, ha emplazado a facilitar vías de diálogo adicionales entre ambas partes para que los ucranianos puedan vivir en paz, que es a lo que aspiran los demócratas, y no ocurran «matanzas» como las conocidas en la ciudad de Bucha.