lunes, 23 mayo 2022 01:56

Información sobre contratar un seguro de decesos de prima única

Antes de explicar qué es un seguro de prima única en decesos, es importante ponerse en situación.

María, recientemente, acaba de pasar por la pérdida de su padre, él no tenía ningún seguro de decesos y ella y su madre han tenido que pagar una totalidad de 9.000 € por los gastos de sepelio, ataúd, sala velatorio, inhumación y nicho.

Ahora se plantea contratar un seguro de decesos para su madre, puesto que tiene 75 años y cuando fallezca no va a poder pagar otros 9.000 € de los gastos de fallecimiento que ha pagado anteriormente por su padre.

Este es el caso de miles de personas que, después de perder a uno de los dos padres, se plantean cómo pueden ahorrarse este mal trago económico y burocrático. No quieren volver a pagar de más y, sobre todo, no tener que cargar con todos los papeleos que supone un fallecimiento.

Para todas estas personas, existe una solución: la prima única. Esta opción puede suponer un ahorro, ya que el servicio de entierro suele ser mucho más caro para un particular que para una aseguradora. Por lo tanto, pagar una sola prima de unos 4.500 € saldrá mejor que esperar a que llegue el momento y no estar asegurado.

El funcionamiento de los seguros de prima única en decesos de personas mayores de 70 años

La principal diferencia con un seguro de decesos normal es que, en este caso, se paga una única prima en el momento de contratar. Es decir, se asume un gasto de a partir de 4.000 € en un único pago, para poder contar con coberturas muy similares a las de un seguro de decesos normal.

Otra diferencia es que la prima única está dirigida especialmente a personas mayores de 71 años que, por motivo de la edad, ya no pueden contratar una prima periódica mensual.

Los seguros de decesos de prima única dan la garantía de que, con un solo pago, se pueda afrontar el día de mañana este gasto.

¿En qué aspectos es importante fijarse a la hora de contratarlo?

Lo principal que se debería tener cubierto son los traslados (tanto nacionales, como en el extranjero); los gastos de fallecimiento, como sala velatorio, sepelio, etc.; el nicho o incineración y la lápida (opcional).

También es importante cubrir la gestión burocrática (bajas en la seguridad social, petición de pensión de viudedad, certificado últimas voluntades, tramitación de herencias). Asimismo, se debe tener en cuenta la cobertura médica con descuento, incluyendo algunas prestaciones gratuitas, además de seguro dental. Finalmente, también debe incluir el seguro de viaje.

Estas gestiones son muy importantes para que todos los gastos de fallecimiento estén cubiertos, pero también será verdaderamente útil tener un apoyo y una orientación en el momento que el ser querido fallezca.

Finalmente, desde Seguros Academy recomiendan leer atentamente la letra pequeña para no tener sorpresas desagradables en el futuro como, por ejemplo, que no cubran traslados.