viernes, 27 mayo 2022 18:39

La Generalitat Valenciana aspira a tener en 2030 el 50% del territorio de la Comunitat protegido

La Generalitat valenciana, a través de la Conselleria de Transición Ecológica, aspira a tener en 2030 el 50% del territorio de la Comunitat Valenciana protegido para asegurar la biodiversidad a través de la conservación de los hábitats y los ecosistemas.

La titular de este departamento autonómico, Mireia Mollà, ha presentado este martes en València la estrategia elaborada para conseguir este objetivo y potenciar la corresponsabilidad y la cogobernanza en su gestión y en la protección que se persigue.

Este documento, llamado Estrategia de Biodiversidad de la Comunitat Valenciana 2030, se conjugada con la estrategia europea planteada en el mismo ámbito y está encaminada a actualizar modelos de gestión, especialmente, en el medio marino. Este plan cuenta con seis metas desglosadas en 24 líneas de actuación y en 97 acciones concretas.

Mollà ha presentado la estrategia en un acto celebrado en el Museo de Ciencias Naturales de València, ubicado en los Jardines de Viveros, en el que ha participado también la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón.

La conselleria ha asegurado, en referencia al mapeo de flora y fauna y a los regímenes de protección, que la Comunitat cuenta con «elementos suficientes» para decir que es «un territorio, en el ámbito estatal y europeo, destacado en materia de biodiversidad».

La responsable autonómica ha afirmado que el 45% del territorio de esta autonomía y el 53,7% del mar adyacente cuentan «con alguna figura de protección» y ha resaltado que los indicadores colocan a esta región por encima de la media en presencia de fauna y flora. La Comunitat alberga el 53% de los vertebrados de España y el 25,6% de la flora europea.

La Estrategia de Biodiversidad valenciana se marca entre sus prioridades actualizar los modelos de gestión, sobre todo en el medio marino, con una batería de actuaciones alineadas con la declaración firmada en la I Cumbre Mediterránea por el Medio Ambiente y el Clima que reunió a las comunidades autónomas por las que discurre el corredor de cetáceos de este mar.

Además, el documento aboga por renaturalizar las zonas urbanas para alcanzar el 5% de protección pendiente y por atribuir el deber de conservación y cuidado de la biodiversidad no solo al medio rural y «a los espacios ya protegidos y regulados» sino también a las ciudades, como ha subrayado Mireia Mollà.

El texto reconoce la biodiversidad como un bien social común que obliga a la existencia de una corresponsabilidad en su conservación, así como en el uso y gestión de los hábitats de las especies silvestres.

Mollà ha apuntado, en este sentido, que el desarrollo de la estrategia precisa de la actuación coordinada de las administraciones, de las instituciones y de las personas para hacerla posible. El componente «coordinado» y «social» vertebrar buena parte de las metas de este plan de biodiversidad, que aboga por la gobernanza y la gestión; por involucrar a los diferentes agentes en la conservación, y por mejorar la comunicación social en este ámbito.

La consellera ha hablado de la biodiversidad como una de las grandes aliadas en un contexto como el Mediterráneo, «epicentro de la emergencia climática». «Tenemos que ser conscientes de que la biodiversidad nos proporciona un estado de conservación del medio natural sin parangón», ha dicho.

Por su lado, la secretaria autonómica, Paula Tuzón, ha hablado del nuevo paradigma que «integra la gestión de la biodiversidad dentro de los compromiso sociales y económicos», a través de un desarrollo sostenible que fomente el equilibrio entre la protección de la biodiversidad y el bienestar de las personas.

EVALUACIÓN PERIÓDICA

Mireia Mollà ha valorado la evaluación periódica, no solo para conocer los impactos de las actividades hechas ‘per se’ sino también los que se pueden vivir en la Comunitat por su condición «de territorio vulnerable frente al cambio climático». Ha matizado que en este caso esa evaluación no es a corto plazo, de «un año a otro», sino a más largo plazo porque requiere «una mirada más larga».

La consellera ha considerado que con una estrategia como la presentada, y «siendo fuertes en eso», se afronta «mejor esa vulnerabilidad» y las «debilidades» identificadas, a la vez que ha destacado la decisión del ejecutivo autonómico por abordar este plan.

«Somos los reyes de la biodiversidad», ha subrayado, al tiempo que ha aseverado que eso comporta «ir más allá y transmitir el trabajo para ser factor multiplicador para otros territorios». En este sentido, ha destacado también el «potencial» de la Comunitat en materia de protección y regulación y ha agradecido el trabajo de los técnicos en ese ámbito.

«FACTOR MULTIPLICADOR»

«Estamos en mejores condiciones que otros territorios», ha afirmado la consellera, que ha considerado que la Comunitat debe ser «ejemplo» y «factor multiplicador» para «otros estados y regiones».

En este sentido, ha aseverado que en la lucha contra el cambio climático «no hay fronteras». Asimismo, ha dicho que «no hay metas» sino pasos para conseguir los objetivos. «Siempre un paso más para dar otro», ha dicho, tras lo que ha opinado que con la presentación de la estrategia en favor de la biodiversidad «hoy se ha dado un paso más» en ese ámbito.