jueves, 19 mayo 2022 10:31

Sayas y García Adanero cocinan un nuevo partido navarro que competirá contra UPN

Poco más de 150 de los 2.500 afiliados que ronda UPN se han dado de baja después de la suspensión de militancia de Sergio Sayas y Carlos García Adanero, que intentaron dinamitar la convalidación de la reforma laboral por dañar al Gobierno de España, tal y como reconocen ambos diputados.

Sayas y García Adanero presentaron hace unos días la Plataforma Navarra, proyecto que desembocará previsiblemente en una formación conservadora cercana ideológicamente a Vox que peleará en las elecciones regionales y municipales de 2023.

EL PULSO

La vida política de Sergio Sayas tras veinte años con sueldo público iba a vencer el próximo año. Y es que este diputado había perdido las primarias de UPN contra Javier Esparza y previsiblemente no iba a encontrar acomodo en los puestos de salida a nivel autonómico o estatal.

Su horizonte ha cambiado después de que haya conseguido fijar en una parte de la población navarra que su pulso contra UPN se debía a sus discrepancias con Pedro Sánchez, cuando en realidad se debía a sus dificultades para digerir su derrota interna.

Aun así el diputado asegura que «ha quedado en evidencia que Esparza no quiere tener un partido político, quiere tener un club de fans. Un sitio donde no se pueda discutir y simplemente la gente aplauda a lo que él hace y decide. Es solo ‘yo, mi, me, conmigo’ y por tanto no sé si merece la pena pelear por quedarse».

«No reconozco al partido por el que he trabajado toda la vida, después de que Esparza haya decidido renunciar al liderazgo y entregarse el Partido Socialista. Lo que suceda a partir de ahora es responsabilidad exclusivamente de Esparza«, añadió.

Esparza, por su parte, ha recordado que «ni Sayas ni García Adanero pueden hablar en nombre de UPN. Tenemos a Alberto Catalán en el Senado y va a ser nuestra voz en Madrid. UPN tuvo en su mano la posibilidad de forzar al Gobierno de España a aprobar en el actual periodo de sesiones sanciones para los organizadores de los ongi etorris, que tanto dañan a las víctimas. Lamentablemente, lo sucedido con la votación de la reforma laboral lo impidió».

PALOS CONTRA LOS DIPUTADOS TRÁNSFUGAS

Pedro Sánchez ha dejado de tener en cuenta a los diputados tránsfugas Sergio Sayas y Carlos García Adanero, contra los que ha arremetido con fuerza el exparlamentario y alcalde de Monteagudo Mariano Herrero.

El edil asegura no estar «de acuerdo con la decisión que han tomado, me parece que es una puñalada trapera, no me parece que sea ético, ellos sabían lo que estaban haciendo. Yo, al igual que ellos, estaba en la ejecutiva en la que se tomó la decisión, por tanto, sabían lo que se había decidido. Todo lo demás es contar que UPN ha dejado de ser alternativa y aquí estamos nosotros que somos los salvadores del mundo, los salvadores de Navarra y los salvadores de España».

Aseguró Herrero en Es Radio Tudela que «es inconcebible, estamos hablando de dos personas, que una ha sido secretario general del partido y portavoz y coordinador del Parlamento, o sea, lleva muchos años dedicado al partido y viviendo del partido, y la otra ha sido secretario de organización y presidente de Juventudes Navarra, por tanto, no me pueden decir a mí que no saben de qué va la historia».

Sayas y Adanero, según su punto de vista, «no asumen las consecuencias, se creen que están por encima del partido, y además no devuelven el acta, con lo cual no pueden estar hablando ni de ética ni de estética. Creo que se han saltado la disciplina de la dirección del partido y no pueden hablar de que actúan en conciencia, porque eso no es actuar en conciencia».

Herrero cree que la plataforma creada por Sayas y García Adanero demuestra «el agradecimiento que tienen al partido del que han vivido durante toda su vida, porque no conocen otra cosa, es crear una plataforma alternativa en contra de UPN».

Y remató: «Me parece que se están sacando los pies fuera del tiesto, están generando una confrontación dentro del propio partido y lo que deberían haber hecho, solo por agradecimiento y llevando toda la vida viviendo del partido, haber dado un paso atrás y haber acatado lo que los órganos del partido habían decidido. Me parecía lo más correcto. De todas maneras, el tiempo pone a cada uno en su sitio».