jueves, 7 julio 2022 01:16

Franco trae el “amiguismo” al Consejo Superior de Deportes y colocará a tres personas cercanas

El Gobierno ha abierto la veda y José Manuel Franco se dispone a aprovecharlo. Este socialista aún tiene mucha presencia en el partido. Pese a que el PSOE le enterró en el retiro dorado del Consejo Superior de Deportes (CSD), Franco sigue teniendo muchos amigos en el partido. Y más que va a tener. El Ejecutivo ha utilizado la Semana Santa para sacar en el Boletín Oficial del Estado una grandísima noticia para los amigos de José Manuel Franco. El que fue delegado del Gobierno en Madrid durante un muy breve periodo de tiempo ha anunciado a los suyos que ya es el momento de “colocar” a los amigos. El BOE ha convocado “la provisión de puestos de trabajo por el sistema de libre designación”. Y Franco y los suyos lo celebran.

“Esta Presidencia acuerda anunciar la provisión, por el procedimiento de libre designación, de los puestos de trabajo que se detallan en el Anexo I de esta Resolución, con arreglo a las siguientes bases”, detallan desde el BOE. El Consejo Superior de Deportes colocará a nuevos funcionarios nivel 30 en puestos clave como secretario general o subdirectores adjuntos. Y la decisión la tomará Franco, para alegría de todos sus amigos más cercanos. Este anuncio se ha dado esta Semana Santa. Pero no es la primera vez que Franco coloca a los suyos en posiciones clave, pues en el partido lo hizo con mucha alegría.

El amiguismo ha llegado al Consejo Superior de Deportes de la mano de José Manuel Franco

Durante su paso por el partido, especialmente como secretario general del PSOE-M (cargo que ahora ocupa Juan Lobato), cosechó buenas amistades. En la formación aún tienen una buena imagen de él. Quizá por eso ha conseguido sobrevivir en la formación con el empeño personal del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de colocarle en cualquier lugar bien remunerado. Que estuviera en la delegación del Ejecutivo en Madrid durante tan solo un año escandalizó a muchos en el partido porque vieron cómo la necesidad de colocar a Franco “pervertía” el uso de las instituciones. Que ahora esté Mercedes González indica que esto no ha cambiado, pues la preparan para hacerse candidata al Ayuntamiento de Madrid, pero que ahora permitan a Franco seguir colocando amigos en el CSD desespera a algunos socialistas.

Franco podrá colocar a tres funcionarios nivel 30 con un complemento económico de casi 30.000 euros anuales brutos. Todos irán a parar a Madrid y tendrán que tener una buena relación con el presidente. Era algo complicado reflejar esto en el BOE, pero hay un pequeño apartado que deja claro que lo que más peso tendrá en la decisión será la cercanía a José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes. “A la citada solicitud, se podrán acompañar, en todo caso, informes o cualquier otra documentación que permita apreciar los requisitos exigidos”. Esa cualquier otra documentación sin determinar incomoda, y mucho.

El amiguismo ha llegado al Consejo Superior de Deportes de la mano de José Manuel Franco, aunque no es algo nuevo. En el PSOE son perfectamente conscientes de que serán socialistas los que accedan a estos tres puestos clave, dos subdirecciones y una secretaría general. Lo único malo para muchos dirigentes no colocados en el PSOE es que solo los funcionarios podrán optar al puesto. “Los puestos de trabajo que se convocan por la presente Resolución, podrán ser solicitados por el personal funcionario que reúna los requisitos establecidos para el desempeño de los mismos”, detallan en el texto del BOE.

FRANCO Y SU FUTURO

El PSOE habla. Y en Ferraz más. Pese a que es raro ver a alguien del partido hablando mal de José Manuel Franco, sí que reconocen que se ha convertido en una pieza difícil de colocar a la que hay que pagar “constantemente” los servicios prestados. Franco apuntaba maneras, pero no demostró arrojo. Colocó a muchos y ayudó a otros a crecer como la espuma (al menos de cara a conseguir posiciones bien remuneradas en el partido, pues su larga mano llegó incluso al Europarlamento), pero no ha conseguido lo más importante: colocarse a sí mismo en un puesto con proyección.

La delegación del Gobierno y ahora la presidencia del Consejo Superior de Deportes son pagos y lugares donde colocar a un político que nadie sabe dónde poner. Sánchez no le dejará en la estacada, como sí ha hecho con otros socialistas que están desesperados por encontrar un destino donde entrar. Fuentes de Ferraz tienen claro que esto ha sido así, pero que no se mantendrá en esta dinámica durante mucho tiempo más. Puede que ahora esté en el Consejo Superior de Deportes, pero después de esto no habrá futuro político para Franco. “A ver qué se inventan ahora”, concluyen.