miércoles, 6 julio 2022 06:49

Educación sexual en adolescentes

La educación sexual en adolescentes, es un tema que puede resultar complicado para muchos padres, representantes e incluso educadores, pero que es esencial que sea abordado de forma correcta para que las y los jóvenes puedan estar preparados.

En nuestra Sex Shop, además de ofrecer preservativos de alta calidad y otros artículos y productos sexuales, a través de nuestro blog y la eroteca, también procuramos ofrecer información confiable y clara con respecto a la educación sexual en adolescentes así como otros temas de interés.

La educación sexual es un derecho

Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a recibir educación sexual por parte de su familia, en sus hogares, así como en la escuela.

Existen muchos beneficios que se derivan de brindar educación sexual, como la prevención de abusos, inculcar el respeto hacia los demás y el cuidado de sí mismo. Y a través de esta educación, también se les enseñan valores, responsabilidades así como el conocimiento de su propio cuerpo.

A la vez, esto les ayudará para que no lleguen a sentir presión para llevar a cabo actividades sexuales en un futuro, cuando no las quieran realizar.

Para ello es indispensable que busquen información en fuentes adecuadas, las cuales deben ser el colegio y las universidades, por esto es esencial que se ofrezca educación sexual preventiva, tanto sobre infecciones de transmisión sexual y de embarazos no deseados, así como para el disfrute del placer en el momento adecuado.

Esto debido a que se ha comprobado que las y los adolescentes van a retardar el inicio de la actividad sexual mientras tengan más información al respecto, así que es inaceptable que no se imparta educación sexual en los colegios, porque perjudica a nuestros hijos y nietos.

Los adolescentes y los juguetes eróticos

Al existir tabú con respecto a la educación sexual, los jóvenes no saben cómo explorar su sexualidad sanamente, y cuando ven alguna tienda de juguetes eróticos, suelen hacer burlas o comenzar a tener criterios errados de lo que en ellas se ofrece.

Se ha determinado que las y los jóvenes que aprenden a reconocer su propio cuerpo y sus sensaciones, y a explorar su propia sexualidad y disfrute del placer, retrasan el comienzo de las relaciones sexuales en pareja.

Por eso puede ser de utilidad que los chicos puedan utilizar diferentes tipos de masturbadores para penes como huevos Tenga, y otro tipo de juguetes sexuales para hombres.

De igual forma las chicas, pueden aprovechar de utilizar vibradores realistas, pero siempre deben contar con la asesoría de algún experto como un sexólogo o ginecólogo, o de sus padres y representantes, que le ayuden en su adquisición y le oriente en su correcto uso.

Además, las madres, padres y representantes, les pueden recomendar a los jóvenes que pueden aprovechar los diferentes juguetes sexuales para parejas que existen, ya sea un dildo, anillo para pene o plugs anales, y de esta forma, pueden obtener y brindar placer a su pareja, de forma sana y divertida, pero sin necesidad de llegar a la penetración

También pueden usar lencería provocativa, usar diferentes juegos sexuales y si les interesa la práctica del bdsm, deben hacerlo de forma segura, siempre bajo acuerdo previo y pueden usar los artículos de nuestra sex shop.

En nuestra Sex Shop Madrid, pueden encontrar todo tipo de juguetes sexuales para hombres y para mujeres, de la mejor calidad y totalmente seguros.

Los anticonceptivos y el embarazo en adolescentes

Lamentablemente, cuando una pareja de adolescentes se entera de que van a ser padres, piensan en recurrir a clínicas ilegales de aborto, o a personas inescrupulosas que realizan estas prácticas de forma clandestina, y lamentablemente lo último que suelen pensar es en recurrir a sus padres.

También hablan primero con sus amistades para ver qué les aconsejan o buscan en Google soluciones, porque ambos o alguno de los dos, no quiere asumir la responsabilidad que conlleva la paternidad durante la adolescencia.

Es más común que sean los chicos los que les digan a las jóvenes que es solo su problema cuando estas quedan embarazadas, aunque evidentemente ambos son igualmente responsables.

Aunque los padres suelen amenazar sus hijas e hijos con que los botarán de casa si quedan embarazados, la realidad es que pocas veces realmente los corren. De hecho, la mayoría de los padres están en contra del aborto, así que hacen lo posible para que sus hijos no lleven a cabo tal acción.

Además, es un mito que el embarazo en adolescentes trunca su vida, sus estudios o su carrera profesional. Los padres suelen acoger a los nietos y lo cuidan, además ayudan a los hijos en la crianza de los nietos, para que así los hijos pueden continuar con sus estudios académicos.

Así que no es conveniente hacer creer o sentir a los jóvenes que su crecimiento y desarrollo personal se verá limitado por tener un hijo a temprana edad.

Lo que sí es cierto es que será un poco más difícil alcanzar ciertas metas, ya que sus ocupaciones en esa etapa de su vida, deben ser estudiar y socializar, tener amigos y crear vínculos, y evidentemente, tener que ser responsables de la vida de otro menor de edad, además de sus propias vidas, puede ser algo complicado y difícil.

El uso incorrecto de métodos anticonceptivos y sus consecuencias

La mayoría de los jóvenes conoce la píldora del día siguiente o píldora de emergencia, las cuales funcionan hasta 72 horas después de haber tenido relaciones sexuales sin preservativo o que este se haya roto, pero siempre existe mucho riesgo.

Esta píldora no interrumpe el embarazo, aunque los jóvenes piensan que sí y que es abortiva, entonces entre amigos se la recomiendan, aun cuando han pasado varias horas, días o incluso meses de haber tenido relaciones sexuales y por supuesto el embarazo sigue en curso.

El embarazo a temprana edad produce grandes riesgos para la madre, porque puede haber prolapso en el parto así como otras complicaciones porque su cuerpo no está preparado para dicho embarazo.

Responsabilidad de los padres de explicar el correcto uso de métodos anticonceptivos a sus hijas e hijos adolescentes

Los padres tienen que explicarles a sus hijas e hijos que al usar métodos anticonceptivos debe haber consistencia y constancia, deben tomarlos y usarlos continuamente, no un día sí y otro no.

Los padres deben superar las barreras de los prejuicios, de las creencias y comprender así como aceptar, que sus hijos adolescentes están descubriendo una vida sexual, que no debería ser satanizada, y que tendría que ser acompañada por sus padres.

También se hace difícil porque a los hijos les cuesta hablar de estos temas con sus padres o permitirles abordar estos temas. Por eso es importante que ante una mínima oportunidad, los padres sepan aprovecharla para abordar los temas referentes a la educación sexual con sus hijos.

Sin embargo, los propios padres tienen mucho desconocimiento con respecto a los métodos anticonceptivos y a su correcto uso.

Esto suele deberse a que hay mucho tabú por parte de los padres, y representantes porque piensan que al hablarle  sus hijos adolescentes sobre los métodos anticonceptivos o incluso facilitarles el acceso a ellos, entonces los incentivarán a tener más cantidad de relaciones sexuales, y esto en definitiva, no es real.

De hecho, hay muchos padres, adultos, que no usan métodos anticonceptivos por ignorancia o pereza, en cambio usan el método de coito interruptus, y luego usan la píldora de emergencia como si fuera una pastilla anticonceptiva de uso frecuente, y los efectos secundarios son fuertes, hace que se vuelva irregular la menstruación y mientras más la tomen, va perdiendo su efecto.

La educación sexual en adolescentes es vital para que nuestras hijas e hijos aprendan a cuidarse cuando inicien la actividad sexual y para nada los va a inducir a que inicien antes de tiempo su vida sexual ni a que tengan muchas relaciones sexuales.

Apenas las hijas entren a la pubertad, debe ser acompañadas por su madre al ginecólogo. Los padres siempre deben hablarles a sus hijos de educación sexual, aunque estos no tengan pareja o no hayan iniciado su actividad sexual.

Además, los jóvenes siempre deben tener un acompañamiento en el uso de los métodos anticonceptivos para que los utilicen correctamente y puedan prevenir infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados.

Las adolescentes están en su derecho de informarle a su representante si no se sienten cómodas con el ginecólogo que las está tratando y el médico tratante es quien debe indicar cuáles métodos anticonceptivos más adecuados, porque no se pueden tomar cualquier pastilla recomendada por cualquier otra persona.

También es importante enseñarles a los jóvenes cómo usar el condón adecuadamente, ya que comúnmente cuando se rompe es por una falla humana.

El bullying sexual en la adolescencia

Es innegable que lamentablemente existe el bullying sexual, aunque muchas personas desconozcan su existencia. Muchos jóvenes se burlan de otros chicos o chicas y les hacen sentir menos porque no tienen pareja romántica o porque no se han iniciado en la actividad sexual.

Entonces, comienzan a poner apodos o sobrenombres, a hacer bromas pesadas, especialmente por algún grupo que ya haya tenido experiencias sexuales. Incluso algunos fuman o beben y esto les hace sentir más interesantes o mejores que otros que no lo hacen.

Este acoso se puede dar de forma presencial, pero ahora, con el auge de las redes sociales, también se puede llevar a cabo por medio de la tecnología, a través del ciberbullying, sexting, stalking, así como extorsiones y chantajes, en especial con respecto a la toma y publicación de fotos o vídeos.

Esto tiene como objetivo excluir socialmente a la persona atacada, afectarla psicológicamente o físicamente, no dejarle participar en grupos categorizándolo como alguien inferior por no tener experiencia o actividad sexual.

Es así como presionan a las y los adolescentes para que ellos hagan cosas que realmente no quieren hacer, y esto no solo se hace individualmente, sino que también lo hacen en grupo.

¿Qué deben hacer los padres ante el bullying?

En todos los casos de bullying, existe la persona que recibe el abuso o acoso, que es la víctima, y quien lo perpetra, y ambos deben ser tomados en cuenta. Los padres de los victimarios o acosadores también deben tomar cartas en el asunto.

Generalmente los padres niegan estas acciones por parte de su hijo, y esto comúnmente ocurre porque sienten la responsabilidad de que su hija o hijo sea bully, porque hay algo que ellos como padres no está haciendo bien en casa, con respecto a su educación y crianza.

Aunque es difícil manejarlo con los hijos, los padres deben hacerse responsables de esa situación, y asumir que si en la escuela les están informando algo con respecto a su hijo, tienen que tomar acciones y buscar ayuda de un profesional, ya que deben haber diferentes razones para que su hijo ejerza bullying.

Con frecuencia, las personas que le hace bullying a otras, lo hacen porque han sido víctimas de bullying en su hogar, por parte de sus hermanos, padres u otros familiares, o incluso en la misma escuela, de parte de compañeros de clases o incluso maestros.

Hay otro elemento que forma parte del bullying, y son los observadores, que son cómplices al no tomar acción al respecto.

Los padres deben tomar cartas en el asunto, pero los padres no siempre saben que esto está sucediendo, en el colegio es probable que se lo informen. De hecho, está penalizado por la ley el bullying sexual, así como compartir cierta información. Esto incluso está penado con cárcel y las personas mayores de edad pueden ir detenidas entre cuatro y seis años.

Por eso, es importante enseñarles desde muy niños, que cualquier cosa que les incomode, la tienen que decir. Que siempre que se sientan atacados o amedrentados de alguna forma, no deben devolver la acción con otra igual, sino ir a realizar la denuncia ante sus maestros o directores. Así se va generando la cultura de autocuidado y de respeto.

Lamentablemente, existe una cultura de agresión y acoso también a las personas que denuncian estas irregularidades, en especial si son niños o adolescentes, y sus mismos padres les dicen que no se metan en esos problemas, que a nadie le caen bien los informantes, les ponen sobrenombres y demás. Entonces terminan convirtiéndose en observadores y en cómplices.

Pero es importante que se les diga que es necesario denunciar el acoso porque esto puede ser de gran ayuda para salvarse a sí mismo o salvar a alguien más.

¿Cuáles consecuencias produce el bullying en las víctimas?

Las víctimas de bullying sufren un gran impacto emocional, por la forma en la que se perciben a sí mismas, por las consecuencias en su entorno y relaciones interpersonales.

A las y los adolescentes les importa mucho cómo son percibidos por los demás, y les resulta muy incómodo que sus padres vayan a defenderlos a la escuela, o que intervengan por ellos ante ciertas situaciones.

De adultos, y luego de cierto trabajo, es posible que no nos importe tanto lo que piensen los demás, pero no siempre es así.

Por eso los padres deben estar pendientes de los cambios de comportamiento de sus hijos, de las señales y signos que muestren. Muchos niños o adolescentes, incluso, pueden tener problemas psiquiátricos o depresión. Aunque el bullying puede llevar al suicidio, no es lo común, por eso hay que observar muy bien los cambios de conducta de los hijos.

Por eso es imprescindible abordar el tema del bullying con mucho tacto, y contar con el apoyo de un asesor, de profesionales en el área quienes son piezas fundamentales para escuchar a nuestros hijos, orientarlos, apoyarlos, y asesorar a los padres.