jueves, 19 mayo 2022 09:50

El manifiesto por la paz que promueve Podemos supera las 10.000 firmas de apoyo

El manifiesto por la paz frente a la guerra de Ucrania, que promueve Podemos junto a otros dirigentes políticos e intelectuales, supera ya las 10.000 firmas de adhesión desde su lanzamiento el pasado lunes.

Concretamente, el texto (titulado ¡Ucrania. Paz ya!) reclama un alto el fuego inmediato del conflicto bélico, el impulso de la paz en la zona y la eliminación de la deuda internacional del país invadido para favorecer la reconstrucción.

Entre las 10.013 rúbricas que acumula el manifiesto, figuran la secretaria general de la formación morada y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, el exvicepresidente Pablo Iglesias o el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, entre otros dirigentes del espacio confederal.

A ellos se suman también el exlíder del Partido Laborista británico Jeremy Corbyn, el filósofo Noam Chomsky, rl exministro de Finanzas de Grecia Yanis Varoufakis, el expresidente de Ecuador Rafael Correa y el presidente de la Fundación Cultura de Paz y exdirector general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza.

El manifiesto censura que los efectos de la invasión rusa a Ucrania han sido «devastadores» por las «muertes y destrucción» provocadas, así como los millones de personas obligadas a huir de sus hogares.

«A medida que la guerra se intensifica, crece el riesgo de aniquilación nuclear. Las consecuencias sociales y económicas de esta guerra ya se están sintiendo en Ucrania, Rusia y en todo el mundo», recoge el texto.

Por ello, exigen un «un alto el fuego inmediato» y apoyan «las negociaciones para una paz plena y duradera», para lo cual Naciones Unidas y otros organismos internacionales relevantes «deben estar listos para garantizar cualquier acuerdo».

TERMINAR CON EL LENGUAJE «BELIGERANTE»

Es más, recalcan que el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, ha esbozado las dos condiciones «más esenciales» para la paz, que las tropas rusas invasoras se retiren y que Ucrania se convierte en un «país neutral» en términos geopolíticos.

Por tanto, instan a gobiernos y medios de comunicación a dejar de lado «todo lenguaje beligerante y promover y fortalecer el diálogo sobre esta base», pues la escalada solo conducirá «a más derramamiento de sangre, desplazamientos y daños económicos infligidos a personas inocentes».

ELIMINAR LA DEUDA DE UCRANIA PARA SU RECONSTRUCCIÓN

Finalmente, exhortan a mostrar «hospitalidad y humanidad» a todos aquellos que huyen de la guerra con una política de asilo que no esté condicionada por el país de origen y, además, se dé «protección» a las evacuaciones de ucranianos a través de corredores humanitarios. Para los ciudadanos que permanecen en sus hogares, reclaman «garantías» de alimentación y atención médica.

A su vez, hacen un llamamiento a las instituciones internacionales para que eliminen la deuda de Ucrania y «comprometan «recursos para apoyar el desarrollo del país, de cara a la reconstrucción futura y que «es hora» de que las grandes fortunas y empresas «contribuyan equitativamente a la sociedad» para que las mayorías sociales «no carguen, una vez más, con el coste de esta crisis».