sábado, 28 mayo 2022 00:48

Unido Puedo y Ciudadano, Castilla y León hunde a los viejos emergentes

Las elecciones de Castilla y León han dejado bajo mínimos tanto a Unidas Podemos como a Ciudadanos. Los comicios se saldaron la victoria del Partido Popular, aunque muy lejos de la ansiada mayoría absoluta que aspiraban a alcanzar. Además, Vox irrumpió en la región castellanoleonesa con unos resultados más que satisfactorios. En el lado opuesto, se encuentran la formación morada y el partido que dirige Inés Arrimadas, que vieron como se le escapan los votos y, únicamente, consiguieron un procurador cada uno. El periodista español, Luis del Pino, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que se refería ambas partidos como «Unido Puedo» y «Ciudadano». De esta forma, el profesional de la comunicación definía a los únicos políticos con los que cuentan las formaciones en la asamblea de Castilla y León.

Los comicios de la región castellanoleonesa supusieron un duro mazazo tanto para Pablo Fernández, el candidato de la formación morada, como para Francisco Igea, el aspirante del grupo naranja. Ninguno de los dos se esperaba unos resultados tan desastrosos que les llevaron casi a la desaparición. Así, ambas formaciones solo consiguieron un escaño cada una, es decir, la mínima representación en las Cortes. Y es que, la decisión de Mañueco de adelantar las elecciones ha dejado dos cadáveres claro: Igea y Fernández, que luchan desesperadamente por hacerse oír en la Asamblea, aunque la situación se les plantea difícil, ya que no tienen a nadie de su equipo para apoyarles.

Un escenario que el periodista español Luis del Pino no ha dudado en rescatar para, a través de su cuenta en la red social del pajarito, poner un mensaje jocoso sobre el escenario político al que están abocadas ambas formaciones tras las elecciones regionales. Del Pino ha publicado una imagen de ambos políticos acompañada de una conversación ficticia en la que se refiere a Igea como Ciudadano y a Fernández como Unido Puedo. Un chiste a costa de ambas formaciones y ambos políticos que resumen la situación en la que se encuentran dentro de la asamblea castellanoleonesa.

Ambos partidos políticos se escriben en plural, haciendo referencia a todos los integrantes del grupo, que normalmente suele ser algo numerosos. En este caso, ni la formación morada ni los naranja lo son, sino todo lo contrario. Son minoritarios, con una única persona para representar a todo el grupo. Ahora, estos partidos en Castilla y León son individuales. De esta forma, ya no son Unidas Podemos, sino Unido Puedo, como referencia únicamente a Pablo Fernández, como tampoco será Ciudadanos, sino Ciudadano para referirse a Francisco Igea.

Y es que, tanto para los morados como para los naranjas las prioridades han cambiado. Ahora, se abre una nueva etapa, luchar por hacerse oír dentro de la asamblea, tratar de encontrar ciertos apoyos entre las formaciones de izquierda y, sobre todo, sobrevivir y tratar de rearmarse para las próximas elecciones. La llamada a las urnas tendrá lugar el próximo año, es decir, todavía tienen tiempo para establecer una estrategia que les permita volver a recuperar los votos perdidos. Para volver a ser Unidas Podemos y Ciudadanos, para recuperar la pluralidad, para volver a ser más de uno.

La baza electoral de Mañueco ha dejado un reguero de cadáveres a su paso. Igea, pese a mantener su escaño, deja a Ciudadanos en el abismo; a los de Yolanda Díaz, sin revulsivo y casi en la irrelevancia absoluta. La lección de Mañueco a Ciudadanos es una seria advertencia a Inés Arrimadas. En las últimas cinco convocatorias electorales, la formación ‘naranja’ ha obtenido un total de siete escaños. Ni uno solo en Galicia, Madrid y País Vasco. Tan sólo seis por Cataluña. La caída de Arrimadas se debe a la desconfianza de los ciudadanos a Ciudadanos.

UNIDAS PODEMOS Y CIUDADANOS SOLO TIENEN UN ESCAÑO EN CASTILLA Y LEÓN

Por su parte, la dirección estatal de Podemos reconoció que el resultado electoral en Castilla y León «no es bueno», al reducir la presencia en el Parlamento regional a un único diputado. Pese a este retroceso, consideran que la presencia de Unidas Podemos en el parlamento autonómico «es más necesaria que nunca», ante la «presencia de Vox» en el Gobierno regional. Podemos quiere tratar de frenar las políticas que miembros del grupo de ultraderecha traten de llevar a cabo, ya que Vox ha entrado en el Gobierno con tres consejerías y una vicepresidencia.

Sin embargo, lo que resulta sorprende es la labor que desempeñará el político del partido de extrema derecha en el nuevo ejecutivo castellanoleonés. García-Gallardo tendrá pocas muy pocas funciones o ninguna. Las tareas que realizará el nuevo número dos de Castilla y León serán más representativas que funciones ejecutivas reales. Es decir, será el primer vicepresidente que no tenga cartera, eso sí cobrará un elevado sueldo que asciende a 101.555,28 euros. Todo un salario para el nuevo vicepresidente «florero» de Castilla y León, Juan García-Gallardo, que no hará nada en el Gobierno de coalición. Eso sí, será alguna función más de las que hagan Ciudadano y Unido Puedo