viernes, 27 mayo 2022 17:45

La Guardia Civil comenzó a buscar de urgencia material antidisturbios para Melilla tras el último salto a la valla

La Guardia Civil ha iniciado un expediente para la renovación de urgencia del material antidisturbios de los agentes desplegados en la frontera de Melilla, dentro de un proceso iniciado un mes después del último salto a principios de marzo de migrantes subsaharianos.

Se trata de un procedimiento de emergencia destinado al personal que interviene en la contención de los saltos al perímetro fronterizo de Melilla, según consta en una comunicación interna de la Guardia Civil.

El expediente se inició a finales de marzo tras una comunicación del Mando de Apoyo al Servicio de Armamento y Equipamiento Policial (SAEP) con el objetivo de que se pusiera en marcha el «procedimiento contractual más ágil posible para proceder a la compra del citado material».

La decisión, por tanto, es posterior a la entrada de 850 migrantes de origen subsahariano los días 2 y 3 de marzo, lo que llevó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a denunciar los asaltos como «ataques violentos» e «inusitados». Esos días se envió un refuerzo de un centenar de agentes a la ciudad autónoma.

De acuerdo a la comunicación interna, el SAEP se puso en contacto con distintas empresas fabricantes y suministradoras de material antidisturbios con la intención de cumplir con los «requisitos mínimos» definidos por la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS).

Con tal objetivo, se han celebrado ya varias reuniones entre el SAEP y la ARS en las que se acordó que los especialistas de esta unidad de la Guardia Civil realicen pruebas a los equipos ofertados, incluyendo cascos y chalecos antidisturbios, así como para «redefinir» las características técnicas de los escudos usados por los agentes.

Con fecha de 22 de abril se informaba de que la ARS estaba evaluando las distintas muestras del material ofertado para decidir cuál era la más adecuada y, de esta forma, continuar con la tramitación del expediente de emergencia.

Varias asociaciones profesionales de la Guardia Civil reclamaron refuerzos de efectivos y medios en la frontera de Melilla, que como la de Ceuta está pendiente de la finalización de las obras de mejora en el vallado. Interior se ha comprometido a concluir durante el presente año la puesta en marcha de la conocida como «frontera inteligente».

A este respecto, el secretario general de JUCIL, Ernesto Vilariño, se ha mostrado «moderadamente satisfecho» tras conocer la decisión de la Dirección General de la Guardia Civil de mejorar los medios de los agentes destinados a Melilla.

«Es un avance a nuestras reivindicaciones y ahora se hace necesario ampliar esa adquisición de material para los compañeros de Ceuta», ha señalado Vilariño, que cree que el material antidisturbios se debe utilizar «con proporcionalidad y para evitar el cuerpo a cuerpo», teniendo en cuenta que hay casos en los que los migrantes actúan con «extraordinaria violencia».

El secretario general de la asociación mayoritaria en la Guardia ha reclamado que se agilice la compra de este material ante la inminente reapertura de las fronteras de Ceuta y Melilla. «Nos tememos que esta reapertura se vea acompañada de nuevos saltos sobre las vallas fronterizas de miles de migrantes subsaharianos, que permanecen desde hace meses al otro lado de las fronteras y, por ello, pedimos que se refuerce en una primera fase con el Ejército», ha expuesto.