martes, 17 mayo 2022 18:18

Isabel Goicoechea, un alto cargo de Marlaska, intenta ‘denunciar’ a los policías que no la saludan

A Isabel Goicoechea le encanta tirar de galones. Y le encanta que le saluden, que todos sepan cuando llega, que se note su presencia. La subsecretaria de Interior pretende que todos los agentes lo dejen todo por ella cada vez que la vean y la traten en función de su cargo. O eso considera ella. Pretende que cada vez que la vean la saluden, aunque sea en un día festivo, vaya en su coche particular y ni quiera esté en las dependencias del Ministerio de Interior, ni en un acto oficial. Quiere que la reciban como la jefa que es. Y si no lo hacen, los agentes deben asumir las consecuencias que eso puede implicar, como un expediente. De esta forma, la alto cargo del Ministerio de Interior, que dirige Fernando Grande-Marlaska, sanciona a todos aquellos que no le saluden por la calle. Ahora, los agentes de las Fuerzas Armadas deberán tener cuidado y estar muy atentos a con quien se cruzan, no vaya a ser que se trate de Goicoechea y no se den cuenta.

El sindicato de la Policía Nacional (JUPOL) se encarga de velar por los intereses de todos los agentes que forman parte del instituto armado. Además, esta asociación está formada por funcionarios que pertenecen a todas las escalas y categorías dentro de la Policía Nacional. Se trata de un sindicato que ha seguido convertirse en portavoz en el Consejo de la Policía, es decir, son los representantes de miles de agentes. De esta forma, se encargan de reivindicar los derechos de los agentes y de sus condiciones laborales. Asimismo, denuncian todas aquellas situaciones que consideran «injustas» y que afectan a los policías, en especial aquellas que tienen que ver con los altos cargos del Ministerio del Interior, ya que es el departamento del cual depende la Policía Nacional y, por lo tanto, todos los trabajadores de este instituto armado.

Agentes de la policía nacional son expedientados por no saludar

Así, a través de su cuenta de Twitter, JUPOL denunció una «cacicada» del Ministerio del Interior. La situación se produjo en el año 2021, cuando la subsecretaria de Interior con su vehículo particular aparcó en un perímetro de seguridad cercano a un edificio oficial y durante un día festivo. Además, ni siquiera accedió al edificio. Sin embargo, la polémica se produjo porque los agentes que se encontraban de servicio en esa zona no saludaron a Goicoechea. Una cuestión que pagaron caro y es que, siete policías nacionales fueron expedientados por no saludar a la subsecretaria. Desde JUPOL han criticado que todavía tengan lugar este tipo de actos, que consideran «totalmente lamentables» y que «parecen de otra época».

Desde el sindicato también han querido enviar todo el apoyo a sus compañeros que «injustamente» fueron expedientados y les manifestaron que no estaban solos. Además, aseguraron que defenderían a los policías que sufrieran este tipo de situaciones. Y es que, JUPOL no está dispuesto a permitir que a los agentes del instituto armado se les trate de esta forma y menos por un saludo. Que, como la propia asociación explica en su mensaje difundido en la red social del pajarito, parece algo de otra época. Sin embargo, la subsecretaria de Interior debe opinar todo lo contrario, porque incluso llegó al punto de ser capaz de abrir un expediente a siete agentes por esta cuestión. Finalmente, gracias al trabajo de JUPOL, según han confirmado fuentes de esta misma asociación a MONCLOA.com, los agentes no fueron sancionados.

Isabel Goicoechea parece ser que se toma muy en serio su cargo y así quiere que se lo tomen el resto, que sepan quien manda. Goicoechea fue nombrada en el año 2018 como nueva subsecretaria de Interior, a propuesta del ministro Marlaska y aprobado por el Consejo de Ministros. Sin embargo, antes de llegar al departamento de Interior, ostentó otros cargos dentro de la Administración Pública. Así, entre el año 2004 y 2010 fue directora general del Secretariado del Gobierno, después fue subdirectora general de personal del Ministerio de Administraciones Públicas y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Además, ha sido directora del Gabinete Técnico del Secretario General de Administración Digital, subdirectora general de Publicaciones, Documentación y Archivo del Ministerio de la Presidencia y vocal asesora del Secretario General Técnico del Ministerio de la Presidencia.

Todos estos puestos, altos cargos dentro de las filas de distintas instituciones públicas. Es decir, que está acostumbrada al poder y a que le hagan caso, a que la traten como «la jefa». Esto implica, a su parecer, que la saluden todas las veces que sea necesario, aunque sea varias veces en un mismo día. Y a pesar, que vaya en su coche particular y en un día festivo. Ella tiene claro que todos deben saber cuando llega y cuando se va. Y, sino, deberán asumir las consecuencias que acarrea no saludar a la subdirectora de Interior, es decir, sino tendrán que afrontar el correspondiente expediente.