jueves, 26 mayo 2022 09:20

Reconoce que mató a su hermano tras asustarse de él en una pelea en la casa que ocupaban

El acusado de acabar con la vida de su hermano en junio de 2020 asestándole una puñalada a raíz de una discusión en la vivienda que ambos compartían en La Zubia (Granada) ha reconocido este lunes los hechos ante el jurado popular que enjuicia el caso, defendiendo que se asustó cuando su víctima «echó mano» de un bastón-estoque, y afirmando que ambos estaban en un mal momento, bebiendo mucho, sin trabajo, y viviendo en la citada casa como «ocupas».

Ha sido en la primera sesión del juicio que se sigue contra él en la Sección Primera de la Audiencia de Granada, en el edificio de la Real Chancillería, donde se enfrenta a una petición fiscal de 14 años de prisión por la presunta comisión de un delito de homicidio.

El procesado ha señalado que el cuchillo que usó estaba en la habitación de su hermano, que le habría gritado antes de empezar la discusión, habiéndole él pegado la puñalada en el pasillo de la parte superior de la vivienda, según su versión, en la que ha mantenido que su víctima estaba de pie cuando fue atacado. «Cuando dos personas se hablan de cara a cara se ve», ha especificado al final de la sesión, en respuesta a una de las preguntas que le han formulado los jurados.

La acusación particular, que en nombre de familiares de este último, pide pena de 25 años de prisión por supuesto asesinato, defiende que la víctima estaba recostada o durmiendo, lo que introduciría el factor de alevosía necesario para que se dé el citado ilícito. La defensa del acusado pide inicialmente la libre absolución.

Tras pegarle la puñalada que ha reconocido, el procesado, que se ha negado a contestar a algunas preguntas de la acusación particular, ha señalado que no recordaba nada, y que había bebido mucho, y «estaba» que se «caía» tras los hechos, por lo que debió de recibir asistencia.

También ha indicado que no recordaba cómo empezó la discusión y que se arrepiente «muchísimo» del desenlace. «Me he quedado solo» en tanto solamente «nos teníamos el uno al otro», ha mantenido tras explicar al fiscal que vivían en las condiciones descritas desde 2017, que él estaba «parado», y su hermano cobraba una pensión de unos 500 euros por una discapacidad que no le impedía caminar, y que se solía gastar en «bares» los días siguientes al cobro. También consumían sustancias estupefacientes.

El fiscal, en su escrito de conclusiones provisionales, indica precisamente, como él ha reconocido también, que las discusiones entre el acusado y su hermano eran «frecuentes». Sin embargo, el 23 de junio de 2020 el desenlace acabó en tragedia.

Sobre las 21,00 horas, ambos iniciaron una discusión en el domicilio y en el transcurso de la misma el acusado apuñaló a su hermano con un cuchillo de 34 centímetros que le penetró la cavidad torácica, seccionando la cuarta costilla, parte del pulmón izquierdo y perforando el corazón, lo que le causó la muerte.