jueves, 26 mayo 2022 10:15

Sofía Puente pone solo a «diez» personas gestionar la concesión de nacionalidad española

La falta de personal en el Ministerio de Justicia retrasa los procedimientos para otorgar la nacionalidad española a un gran número de solicitantes que esperan su resolución; algunos hasta desde 2016 que al haber hecho el trámite directamente a través de las oficinas de Registro. Se dice que el despacho encargado del área solo cuenta con 10 funcionarios. Paradójicamente, en la página web del organismo, hacen referencia a que, por ejemplo, en 2021 recibieron 139.953 solicitudes, y que fueron concedidas 186.736, lo que significa que concedieron más nacionalidades de las que fueron solicitadas. Sin embargo, todavía hay un gran número de personas cuyos trámites no avanzan y esperan resolución desde hace un lustro o más.

Abogados expertos en el área advierten que lo «normal» es que todo el trámite tome de uno a tres años, con retraso, pero que durante los últimos años la incapacidad del despacho de Justicia de darle celeridad al tema ha sido más evidente, pese a los intentos de agilizar la situación, mediante la implementación de planes de choque, a través de los cuales han contratado personal temporal para procesar los datos de los solicitantes.

Estos planes, organizados desde la Subdirección General de Nacionalidad y que depende directamente de la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública, buscan acelerar la sustanciación de cada uno de los expedientes de los solicitantes, mediante la verificación de documentos requeridos. El último plan de choque, del que se tuvo conocimiento, se inició en marzo de 2021 y de acuerdo con lo informado desde el Gobierno, con ese último plan lograron procesar 163.946 expedientes.

En total, se dijo que para este plan trabajaron 166 funcionarios adicionales que fueron incorporados progresivamente al operativo, de la siguiente manera: cuando todo comenzó, en marzo, comenzaron 90 funcionarios; en junio incorporaron 37 y para agosto fueron seleccionados otros 39. Así, en un el lapso de ocho meses intentaron dar respuesta a los solicitantes.

Lo cierto es que las personas afectadas por estas dilaciones aseguran que la única respuesta que reciben por parte del organismo, cada vez que intentan obtener algún tipo de información sobre sus procedimientos, más allá de los que vía telemática el sistema les permite saber, es que se ha agravado la falta de personal, lo que les hace suponer que cuando se hacen estos operativos para descongestionar, lo que hacen es procesar los casos más recientes y relegar aquellos que tienen más tiempo, y es por eso que hay todavía muchas personas que esperan una resolución.

Sin embargo, de acuerdo con las propias estadísticas del Ministerio de Justicia, hasta finales de 2021 dijeron que había 225.325 expedientes por resolver, de los cuales 137.778 corresponden al año pasado, es decir, que solo 1.5 % de los casos que recibieron fueron procesados por el organismo. Esto sin contar que en 2020, el relego de expedientes fue de 39.377 expedientes, de lo 87.872 que fueron recibidos, lo que quiere decir que solo fueron procesados 55 % de los casos.

En Moncloa.com intentamos obtener información más reciente sobre estas estadísticas, para saber con exactitud cuál es la cifra de expedientes que están por resolver, pero hasta este momento no hemos recibido la información.

El informe del organismo indica que a través del Consejo General de Notariado se recibieron 153.774 solicitudes, mientras que directamente por la Dirección General de Seguridad de Seguridad Jurídica y Fe Pública fueron admitidos 78.513 expedientes, de los cuales todavía quedaban por resolver (hasta finales de 2021) 34.845 casos.

Del total de resoluciones que fueron aprobadas en 2021, los mexicanos fueron los que recibieron la mayor cantidad de nacionalidades, con 7.104 expedientes resueltos, mientras que en el segundo lugar estuvo Colombia con 4.628 nuevos ciudadanos españoles, mientras que en el tercer lugar se ubicaron los venezolanos, con 2.335 expedientes de ciudadanía aprobados.

Si bien es cierto que los extranjeros residentes en el país pueden continuar con sus vidas normalmente mientras aguardan por la resolución de sus expedientes de ciudadanía española, la realidad es que la espera los limita en ciertos ámbitos como lo es la posibilidad de participar en los procesos de oposición a cargos públicos y a ejercer el derecho al voto, pese a que ellos ya cuentan con una buena cantidad de año residiendo en España.

Al final, España ofrece a los ciudadanos extranjeros la oportunidad de optar a recibir la nacionalidad española por tres vías: en primer lugar pueden hacer la solicitud tras tener dos años de residencia en el país, que es la vía más común; también la pueden obtener todos aquellos ciudadanos que tienen origen sefardí y a través de la carta de naturalización, que se expide por Real Decreto, cuando concurren razones excepcionales que deben ser demostradas por el solicitante.