jueves, 26 mayo 2022 00:49

El juez de ‘Tándem’ escucha esta semana al responsable de Seguridad y al asesor de Presidencia de BBVA

El juez de la Audiencia Nacional encargado de la instrucción de la macrocausa ‘Tándem’ continúa esta semana su ronda de declaraciones en la pieza relacionada sobre los presuntos encargos que realizó BBVA al ahora comisario jubilado José Manuel Villarejo escuchando entre otros al responsable de Seguridad de la entidad Nazario Campo y al asesor de Presidencia del banco, Juan Asúa Madariaga.

Estaba previsto que el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 escuchase a Campo, al exdirector de Red Banca Comercial Ignacio Pérez, y a una testigo, Alejandra Fernández-Chico, el pasado viernes, si bien los señalamientos quedaron suspendidos por motivos de agenda. Así las cosas, y en una nueva providencia, el juez volvió a poner fecha para las citadas comparecencias: todas ellas se celebrarán este jueves.

De esta forma, y respetando el horario inicialmente fijado, Campo comparecerá a partir de las 09.30 horas y Pérez, por su parte, lo hará a las 10.00 horas. Media hora más tarde, a las 10.30 horas, está previsto que el instructor escuche como testigo a Fernández-Chico.

Este ciclo de declaraciones lo completará, con su comparecencia del miércoles, el propio Asúa. Aunque ya fue convocado en 2019, en aquel momento se acogió a su derecho a no declarar dado que la causa estaba secreta.

SEMANA DE DECLARACIONES

Este impulso a las pesquisas de la pieza número 9 de ‘Tándem’ comenzó hace dos semanas con la declaración como investigado del exdirector de finanzas del banco Javier Malagón Navas. Ese mismo día también compareció Germán López Espinosa, autor del informe pericial sobre la contratación, contabilización y pago de las facturas relacionadas con los servicios prestados por CENYT, el grupo empresarial de Villarejo.

Un día después fue el turno del ex responsable jurídico de BBVA Eduardo Ortega, que aseguró al juez fue él quien decidió denunciar a Ausbanc por el daño que estaba haciendo a la entidad financiera, desvinculando al entonces presidente de BBVA, Francisco González, de este asunto.

Fuentes jurídicas explicaron que su comparecencia en calidad de imputado giró en torno a la denuncia anónima presentada en 2015 contra Ausbanc, cuyo presidente, Luis Pineda, dice que fue el colofón del espionaje al que Villarejo le habría sometido por mandato de BBVA.

Ese mismo día José Manuel García Crespo, otro ex responsable jurídico de BBVA que compareció como imputado, aseveró que la información que manejaba procedía de datos accesibles al público en general.

Además, afirmó que no tuvo intervención alguna en la contratación de CENYT, achacando tal decisión al exjefe de Seguridad de BBVA Julio Corrochano, que le habría explicado que era para sustituir a la agencia de detectives Kroll.

FACTURAS FUERA DEL CAUCE FORMAL

La pasada semana el magistrado escuchó al que fuera miembro hasta 2018 del Comité de Dirección de BBVA Ricardo Gómez Barredo, que explicó que si algunas facturas del comisario no siguieron el cauce formal fue para acabar con el atasco que había en el departamento de Contabilidad cuando llegó al mismo.

A su declaración siguió la del técnico contable del BBVA Gregorio Egea, que había sido citado para que explicara por qué algunas facturas de CENYT se apuntaron en la cuenta de quebrantos en lugar de vincularse al centro de costes del departamento de Seguridad.

El técnico, según las citadas fuentes, puntualizó que no conocía las facturas concretas de Villarejo, para añadir que cuando las facturas se sacan del centro de coste correspondiente para meterse en quebrantos suele ser porque hay elementos que diferencian el trabajo realizado de un servicio ordinario.