viernes, 27 mayo 2022 23:10

El Gobierno tantea el cese de Paz Esteban López, jefa del CNI

Se complica la situación de la jefa del CNI. Para Paz Esteban López, estos no han sido unos meses fáciles. El problema es que ahora el que se haya conocido que una entidad «externa» haya hackeado con el software espía israelí Pegasus los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha echado más leña al fuego sobre un asunto que pesa, cada vez, más, sobre la directora del Centro Nacional de Inteligencia. Su mala relación con los países musulmanes era un punto en contra, pero el que se hayan movido espionajes bajo su mandato sin que ella tuviera del todo controlada la situación ha puesto la palabra «cese» en boca de más de uno en el Ejecutivo.

Es evidente, para las fuentes del Gobierno, que el que hayan anunciado que también se espiaron a Robles y a Sánchez antes que hablar de otros ministros del Consejo tiene que ver con la presión independentista. ERC aún mantiene el pulso al Ejecutivo tras conocerse que el CNI hackeó con el software espía israelí Pegasus y el Gobierno ha querido quitarse algo de presión de encima, pero hay un daño colateral que ha pasado relativamente desapercibido para los medios: Paz Esteban López está en el punto de mira. En el Gobierno aseguran que el malestar con Paz Esteban está generalizado porque ya son «demasiados» los pequeños escándalos que rodean a la jefa del CNI, incluido un espionaje al mismísimo presidente del Gobierno.

El espionaje a los ministros, aseguran, viene de una entidad «externa». Fuentes del Ejecutivo insisten en que está íntimamente relacionado con el procés y con la concesión de los indultos, dado que fue en esas fechas, mayo y junio de 2021, cuando pincharon el teléfono del líder socialista y de la ministra. Sobre esa «entidad externa» todos aseguran hacerse una idea, pero repiten encarecidamente que no es el momento de mencionar «lo que todos sabemos». Sea como sea, el cese de Paz Esteban se ha puesto encima de la mesa porque ya son «demasiados» los escándalos que la salpican.

Paz tenía enormes dificultades para relacionarse con los servicios de Inteligencia de países musulmanes

La idea de que Paz Esteban López gestionara el CNI seducía a muchos en un principio, pero con el paso del tiempo se dieron cuenta, especialmente a nivel interno en el Centro, tal y como detallan fuentes de los servicios de Inteligencia, de que Paz tenía enormes dificultades para relacionarse con los servicios de Inteligencia de países musulmanes. Esto ha sido un daño colateral porque los servicios de Inteligencia de estos países se resisten, en algunos casos, a reunirse con una mujer como máxima representante del CNI. Pero el espionaje con Pegasus ha sido la guinda del pastel que ha puesto en el foco a la jefa del Centro Nacional de Inteligencia.

El cese de Paz está encima de la mesa. No solo porque no ha sido capaz de contener un espionaje por una entidad «externa» al máximo mandatario del Gobierno, sino porque serviría para otras cuestiones políticas que, hasta ahora, han sido insuficientes para quienes piden cabezas por el espionaje con Pegasus. ERC ha pedido la cabeza de Robles y el Gobierno espera que, tras conocerse que ella también es una víctima, la presión se traslade a Paz Esteban López. Y si no es así, es posible que ellos se encarguen de hacerlo. Se trata de una cuestión de estabilidad de Gobierno y López es prescindible. Y más ahora.

La jefa del CNI estará fuera, según fuentes del Gobierno. La clave es si la echarán de su puesto antes de que se celebren las elecciones o después. Desde luego, el Ejecutivo la tiene como chivo expiatorio funcional en caso de que se dispare la tensión con los independentistas. Y el hecho de que el espionaje a los miembros del Gobierno esté relacionado con fechas claves de los indultos a los líderes del procés hace pensar que esto dará mucho más que hablar.

Paz Esteban López ha mantenido un perfil discreto, pero con el paso de los acontecimientos la presión sobre ella aumenta. Primero porque no fue capaz de controlar los espionajes a los delincuentes condenados por sedición. Y segundo porque tampoco ha sido capaz de evitar que los miembros del Gobierno hayan sido espiados por una entidad «externa». Si a esto le sumas otras complicaciones como la mala relación con los países musulmanes, queda claro que Paz Esteban no es el perfil ideal para dirigir el CNI. Una idea que no solo tienen muchos miembros del Gobierno, sino que también tiene más de uno de los servicios de Inteligencia.

¿CÓMO FUNCIONA PEGASUS?

Pegasus es un spyware instalado en dispositivos que ejecutan ciertas versiones de iOS (el sistema operativo móvil de Apple) y Android, desarrollado por la firma cibernética israelí, NSO. Descubierta en agosto de 2016 después de un intento fallido de instalarlo en un iPhone perteneciente a un activista de derechos humanos, una investigación reveló detalles sobre el software espía, sus capacidades y las vulnerabilidades de seguridad que explotó. Pegasus es capaz de leer mensajes de texto, rastrear llamadas, recopilar contraseñas, rastrear la ubicación del teléfono y recopilar información de las aplicaciones. Apple lanzó la versión 9.3.5 de su software iOS para corregir las vulnerabilidades.