domingo, 3 julio 2022 10:31

Venezuela presiona para que España entregue en extradición a un detenido

Las autoridades venezolanas presionan a España para que se concrete a extradición de Ernesto Luis Quintero Méndez, un venezolano detenido en la cárcel de Soto del Real desde febrero de 2021, por un presunto caso de estafa cometido a través de la compañía ABA Mercado de Capitales Casa de Bolsa. Desde la Oficinas Centrales Nacionales de Interpol (Caracas) advierten que el traslado del detenido está por ejecutarse en los próximos días, pues desde España ya se está coordinando con el organismo para ejecutar la entrega.

Quintero fue detenido en España en febrero de 2021 y desde entonces permanece en la prisión de Soto del Real, en Madrid. En Venezuela tiene una orden de detención y sobre él pesaba una alerta roja de Interpol desde 2018, por la presunta comisión de los delitos de estafa, apropiación de fondos o valores, legitimación de capitales, por su presunta vinculación con una red que fue señalada por el Ministerio Público venezolano de haber sido señalada de vender títulos de valores de sus clientes a una empresa del mismo grupo económico con sede en las Islas Vírgenes Británicas.

El detenido llegó a territorio español en noviembre de 2018, pero no fue sino hasta octubre de 2020 que la Sala de lo Penal – Sección 4 de la Audiencia Nacional accedió a que se ejecutara la extradición y que posteriormente fuera ratificado por el Gobierno de Pedro Sánchez en Consejo de Ministros de enero de 2021 que se le dio luz verde a la entrega de Quintero. El mismo día que lo ratificó el Consejo de Ministros fue detenido, pero ya desde antes, en enero de 2019 le habían negado la primera solicitud de asilo político.

En Madrid ha sido Cismary Marcano, esposa del detenido, quien ha batallado, a más no poder, contra las autoridades españolas, para evitar que sea entregado a Venezuela, pues ella insiste en que su esposo es inocente y que trasladarlo a una cárcel venezolana sería condenarlo a muerte. Desde el Ministerio del Interior han rechazado en dos oportunidades la petición de asilo político que hizo Quintero, por considerar que no existían motivaciones políticas en la solicitud de extradición de las autoridades venezolanas, pues los delitos por los cuales fue pedido en extradición están vinculados con una investigación de un presunto caso de estafa y manejo irregular de títulos de valores de particulares.

En principio, se tenía previsto que el detenido fuera entregado a Venezuela en febrero de este mismo año, pero en aquel momento la esposa del detenido hizo una manifestación a las puertas del Congreso, porque se decía que en ese momento sería entregado a las autoridades venezolanas y que en el país ya había una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), que había llegado hasta España para llevarlo al país suramericano. En ese momento fue la covid 19 que lo salvó de ser llevado de vuelta a su país, pues el último recurso que había intentado la defensa, ante el Tribunal Constitucional, fue inadmitido.

La investigación de este caso se remonta a 2012, pero tras varias etapas de idas y venidas con las autoridades venezolanas, no fue sino hasta 2018 que se reactivó y ahí se ventiló que supuestamente ABA Mercado de Capitales vendió los títulos valores de sus clientes, sin autorización y que había por lo menos 19 personas implicadas en toda la trama de estafa.

De acuerdo con información que publicó el Ministerio Público venezolano, entre las víctimas de este caso estarían la Caja de Ahorros del Colegio de Abogados del estado Zulia (al occidente de Venezuela) y el Instituto de Previsión Social del Personal Docente y de Investigación de la Universidad del Zulia y la estafa ascendería a 50 millones de dólares, aproximadamente.

La solicitud de extradición fue aprobada por la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Venezuela en 2019 y desde entonces ha sido un ir y venir de recursos de la defensa de Quintero, como presiones por parte de las autoridades venezolanas para tratar de concretar la entrega del detenido, con la intención de que se reanude el proceso penal que está pendiente en Venezuela.

Tanto la esposa de Quintero, como su hija recibieron la residencia por razones humanitarias que otorga España a los miles de venezolanos que han llegado al país a solicitar protección internacional, por lo que ellas sí podrían quedarse en el país, en caso de que el detenido finalmente sea entregado a las autoridades venezolanas.

De momento, habrá que esperar a ver si finalmente se concreta la entrega de Quintero a las autoridades venezolanas y saber qué pasará entonces acá, en España, con su esposa y su hija, pues la pareja del detenido ha reiterado en varias oportunidades que no tienen más familiares en el país.