viernes, 12 agosto 2022 02:00

Un avión de la CIA en Madrid-Barajas

Uno de los discretos aparatos de transporte de la compañía norteamericana Prescott Support, vinculado con la CIA, ha realizado una escala en España, en su vuelo de traslado desde América a Alemania probablemente.

La tarde de la pasado día 3 de mayo aterrizaba en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas un discreto aparato bi-turbohélice de fabricación española Construcciones Aeronáuticas Sociedad Anónima (CASA) CN235. Dicha aeronave estaba totalmente pintada de blanco, aunque sí portaba la pequeña matrícula civil norteamericana N506KM y un pequeño rótulo en la parte delantera del fuselaje con la leyenda Prescott, lo que denota que el aparato es propiedad de la empresa norteamericana Prescott Support, en general muy desconocida.

Aunque si se hace una corta búsqueda en internet enseguida se puede leer que se trata de una compañía vinculada con la CIA, que según varios informes efectuó, sobre todo al principio del siglo tras los atentados del 11S, algunos vuelos “secretos” con los que la CIA extraía a terroristas islámicos yihadistas detenidos por las policías locales en países como Afganistán, Irak, Jordania, Pakistán, etc  y los llevaba a centros de detención secretos en otras partes del mundo, como Kosovo y/o la base de la Marina de los Estados Unidos (US Navy) de Guantánamo, enclavada en el suroeste de Cuba.

Para este tipo de operaciones, y otras múltiples, la CIA cuenta con los servicios de más  de una decena de pequeñas compañías estadounidenses que emplean aeronaves de transporte de tipo negocio de la firma Gulfstream Aerospace, y aparatos de carga, habilitados también para llevar pasaje, como los Lockheed L-100 la versión civil del Hércules, y sobre todo los versátiles aparatos de CASA como el C-212, el referido CN235 y más recientemente los modernos C295.

Especialmente útil es la capacidad de los referidos aparatos españoles, al igual que el L-100, de poder aterrizar/despegar desde pistas no preparadas, lo que facilita mucho las posibilidades de operaciones en países del tercer mundo.

Aunque obviamente no se conoce el motivo de la presencia del referido CN235 matriculado N506KM en España, dado que venía del aeropuerto canario de Las Palmas (Gran Canaria) es probable que se tratase solo de un vuelo de traslado desde América hasta Europa. Se ha de tener en cuenta que el CN235 no está diseñado para vuelos transoceánicos,por lo que los traslados sobre el Atlántico se tiene que realizar por saltos, usando la vía sur a través de Brasil, Cabo Verde y Canarias, o la polar que va por Canadá, Groenlandia, Islandia y Escocia.

Tras pasar la noche en uno de los parking de Barajas, el CN235 despegaba en torno a las 9 de la mañana del día 4 de mayo camino del este, posiblemente con destino al aeropuerto alemán de Stuttgart, capital del estado de Baden-Württemberg,  donde más se ve este aparato en el ámbito europeo. Además esta región alemana es sede de múltiples bases de las fuerzas de los Estados Unidos en el Viejo Continente, de hecho su mando supremo para Europa o United States European Command (EUCOM), que manda actualmente el general de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o United States Air Force (USAF), Tod Daniel Wolters, está aquí. Igualmente la ciudad alemana ribereña del Rin acoge el mando norteamericano para Africa o United States Africa Command (AFRICOM), al frente del que está el militar del mismo rango, aunque del ejército o US Army, Stephen J. Townsend. Tanto España como Marruecos se han ofrecido para acoger este importante Mando en sus territorios.

Las misiones de los aviones de estas empresas vinculadas con la CIA son de múltiples tipos, incluidas las de traslado de sospechosos de terrorismo, ya que incluye transporte de funcionarios y sus equipos de forma discreta. Incluso a esta tendencia de usar aparatos sin marcas se han sumado los servicios aéreos militares como las citadas USAF y US Navy,  e incluso otros aliados de la OTAN como Francia con sus aviones militares de transporte asignados a su Direction Générale de la Sécurité Extérieure (DGSE), que han pintado en parte con el uniforme color blanco y dejado al mínimo sus matriculaciones para pasar desapercibidos sobre todo en escenarios hostiles. Buen ejemplo es el avión C-37A (versión militar del  Gulfstream V) basado en Stuggart, que utilizan los referidos generales Wolters y Townsend y el personal de sus respectivos Estados Mayores para sus traslados en sus amplias zonas de responsabilidad tanto en Europea como en la extensa África.