jueves, 26 mayo 2022 16:40

De la Torre pretende seguir adelante con su plan urbanístico que podría declararse nulo

El Ayuntamiento de Málaga pretende llevar a cabo un proyecto urbanístico en la ciudad andaluza en unos antiguos suelos de Repsol contaminados. Sin embargo, según un informe que ha llevado a cabo por un bufete de abogados señalada que este proyecto podría ser declarado nulo por un defecto de tramitación. La existencia de un arroyo subterráneo, de restos arqueológicos o de suelos contaminados son algunos de los riesgos que el plan debería tener en cuenta. Una cuestión que parece no importar lo más mínimo al Ayuntamiento de Málaga, ya que el alcalde de dicha ciudad, Francisco de la Torre quien no ha dejado de vender parcelas. Hasta el momento, el edil malagueño ya han sido otorgados cinco lotes para hacer más de 500 viviendas y oficinas en tres torres de gran altura, entre otros equipamientos.

Se trata de un proyecto que pretende llevarse a cabo sobre unos terrenos que podrían llevar a la nulidad del plan. Y es que, según un documento, los planes son ineficaces y éstos, por tanto, no pueden ejecutarse ni se pueden imponer a los particulares. El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicó un estudio de detalle, pero no en su totalidad, según el despacho de abogados. Por ello, podría declararse nulo, afectando al resto de instrumentos de planeamiento como el proyecto de reparcelación o de urbanización. Esto afectaría sobre todo al Ayuntamiento de Málaga, quienes están en pleno proceso de venta de estos suelos.

Este proyecto pretende armarse cerca del arroyo de Teatinos y eso implica que cualquier tramitación de instrumentos de planeamiento requiera de un informe preceptivo de la Junta de Andalucía, al ser la administración con la competencia de aguas. Y no solo eso, sino que al estar cerca de un cauce es necesario que haya una separación de cinco metros de anchura en la que no se puede hacer ningún tipo de construcción. Además, esta cuestión también implica que cualquier tipo de construcción en la zona de policía de cauces requiera una autorización previa del organismo de cuenca. Así como la realización de un estudio estudio hidrológico-hidráulico.

Por otra parte, el yacimiento arqueológico también podría poner en riesgo este proyecto, ya que se trata de un terreno protegido. En este caso, el plan se llevaría a cabo cerca de Alfar de Carranque, el cual aparece registrado en el Catálogo de Protección Arqueológica del Plan General de Ordenación Urbana de 2011. Esto significa que esta zona tiene un tipo 3 de protección, es decir, un área de vigilancia arqueológica. El llevar a cabo una iniciativa urbanística en esta ubicación implica que la concesión de licencia de obras debe estar condicionada a la vigilancia del movimiento de tierra por parte de un arqueólogo, entre otros aspectos.

Los suelos contaminados son uno de los principales problemas y riesgos del proyecto. Estos problemas viene provocados por los grandes depósitos de combustibles que durante muchos años han soportado estos terrenos. Respecto a esto, los propietarios de los suelos están obligados a presentar informes de situación cuando se solicite una licencia o autorización y que la Junta de Andalucía debe pronunciarse. A pesar de todo los condicionantes que presenta este proyecto y de los numerosos problemas que puede acarrear, parece ser que se trata de una cuestión que no preocupa demasiado al Ayuntamiento de Málaga.

El alcalde de esta ciudad no parece por la labor de renunciar a su proyecto «estrella», a plan urbanístico con el pretender llegar a cabo macro infraestructuras. De la Torre tiene claro que va a continuar vendiendo tres grandes torres de hasta 32 plantas de altura con capacidad para hacer más de medio millar de viviendas y oficinas. Es decir, pretende construir en estos edificios más de 500 viviendas y ni los suelos contaminados, ni los yacimientos van a quitarle esta idea.