sábado, 1 octubre 2022 13:44

Interior quiere que delates a tu vecino

Que se preparen los ciudadanos que a partir de ahora deben estar muy atentos a todo lo que ocurre a su alrededor. El director General de Tráfico, Pere Navarro, pidió la colaboración ciudadana para que grabaran todas aquellas infracciones de tráfico que presenciaran en las carreras. Es decir, Pere Navarro quería que crear un ejército de chivatos que le facilitaran el trabajo y captar aquello que a los agentes o a los radares se les escapa. Sin embargo, parece ser que no es el único que buscar hacerse con un ejército de chivatos para su departamento. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha decidido copiarle la idea al titular de la DGT y ha anunciado que difundirá mensajes de colaboración para que los ciudadanos ayuden a los agentes de la policía, dependientes de esta institución, en las investigaciones que tengan que llevar a cabo.

El departamento que dirige Grande-Marlaska ha anunciado que comenzarán a difundir mensajes en las que soliciten la ayuda de los ciudadanos en aquellas investigaciones policiales que lo requieran. El acuerdo ha sido firmado por el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, junto a diversa empresas de publicidad, que serán las encargadas de diseñar los anuncios. El mensaje será elaborado por el departamento de Pérez y contendrá información «para la prevención, detección e investigación de infracciones penales, incluidas la protección y prevención frente a las amenazas contra la seguridad pública». Además, para que los «chivatos» de Marlaska puedan darle toda la información a los agentes de la policía, los textos incorporarán uno o varios números de teléfono. Asimismo, también aparecerá una dirección de correo electrónico o cualquier otro canal abierto específicamente para esta cuestión.

Marlaska quiere convertir a los ciudadanos en agentes de policía

Los anuncios que realizarán las empresas de publicidad exterior se centrará principalmente en varios casos. Los mensajes irán dirigidos especialmente a la difusión de alertas activas por la desaparición de personas. Unos casos en los que el instituto armado, normalmente, ya suele recurrir a la colaboración ciudadana a través de medios de comunicación y redes sociales. Esta es una práctica muy habitual y con esta al nueva publicidad reforzará esta práctica y permitirá a Marlaska seguir sumando personas que faciliten el trabajo a los agentes.

Además, no solo quieren que la población comunique información a la policía que les permita avanzar en las investigaciones que estén llevando a cabo. Los ciudadanos deberán rellenar todo un formulario con una serie de datos fundamentales. Es decir, no les vale con que los civiles se «chiven», sino que encima deberán hacer todo un informe sobre lo que quieren compartir. La información difundida incluya día, hora y lugar donde se produjo el hecho; nombre, edad y sexo de la persona y una fotografía actualizada. Así como la descripción física del desaparecido y de la ropa que llevaba cuando fue visto por última vez, datos de salud y medicación específica que se le esté administrando y características del vehículo, cuando se tenga constancia de su uso.

Según han anunciado desde el Ministerio del Interior, este acuerdo tendrá una duración de tres años, aunque podrá prorrogarse. También han destacado en el departamento que dirige Marlaska no se va a gasta un solo euro en estos anuncios, ya que las empresas publicitarias cederán gratuitamente los espacios destinados a la divulgación de información y la difusión de los mensajes no generará ningún gasto al Ministerio del Interior. Todo un chollo para el ministro que además de sumar «chivatos» y confidentes a las filas de su departamento, le saldrá totalmente gratis. Y es que, parece ser que Marlaska pretende convertir a lo ciudadanos en pequeños agentes de la policía. Esta es una idea que ha «copiado» del titular de Tráfico, Pere Navarro, quien ya pidió a los ciudadanos que se chivaran de los que conducían mal.

LOS CHIVATOS DE PERE NAVARRO

La idea es que se graben las infracciones para que haya pruebas fehacientes del delito y que la Dirección General de Tráfico pueda poner multas con tan solo subirse a las redes sociales. Lo que no se aclara es si la DGT se plantea un hashtag para sumar a los vídeos. El artífice de esta idea de convertir en una especie de agentes de tráfico a todos los conductores es el fiscal general para la Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. La Guardia Civil ha utilizado ya en más de una ocasión vídeos grabados por conductores particulares como prueba para denunciar a aquellos infractores que ponen en riesgo la seguridad vial. El problema es que si la DGT trata de convertir a todos los conductores en pequeños agentes de tráfico cuya arma es su smartphone, puede que cualquier excusa sea buena para denunciar.

La «genial» idea de Bartolomé ha ido a parar a la DGT. Este fiscal, un temeroso de las infracciones viales, teme que este verano pueda ser más dramático de lo normal y quiere que los conductores delaten a otros. Conductas como el acercarse mucho a un coche para presionarle para que se aparte, correr a velocidades por encima del límite establecido o saltarse un semáforo porque se lleva prisa ya no solo serán vigiladas por la Guardia Civil. La DGT espera tener una buena «red de chivatos» que denuncie actitudes que no comulguen con el código vial para que poco después los agentes de la Guardia Civil puedan multarles basándose en el vídeo del móvil.