jueves, 7 julio 2022 05:54

El Gobierno busca el apoyo de la oposición para acelerar la ratificación de la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN

El Gobierno ya está haciendo las gestiones necesarias para que una vez que la OTAN dé luz verde a la adhesión de Suecia y Finlandia en España se pueda ratificar su entrada por la vía urgente, para lo cual el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha contactado con los grupos parlamentarios.

Albares habló hace unos días con los portavoces de Exteriores de los grupos parlamentarios para buscar su respaldo a optar por el procedimiento de urgencia para tramitar la ratificación, conforme al deseo en este sentido manifestado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y también por ambos países interesados, según han confirmado fuentes diplomáticas.

Cabe recordar que España fue el último país en ratificar en 2020 la entrada de Macedonia del Norte en la Alianza Atlántica, lo que demoró la adhesión de este país al bloque. La repetición electoral impidió que la aprobación necesaria en las Cortes se produjera hasta principios de ese año pese a que la OTAN abrió el proceso a finales de 2018 para que los distintos estados miembro dieran luz verde por el procedimiento nacional previsto en cada caso.

Entonces, la entrada de Macedonia del Norte, que pasó a convertirse en el trigésimo miembro de la Alianza, con el Gobierno de coalición ya en el cargo, la adhesión fue ratificada por el PSOE, apoyado por PP, Cs, Vox y PNV, mientras que Podemos optó por la abstención. Aquella fue la primera ocasión en la que el partido entonces capitaneado por Pablo Iglesias se desmarcaba de los socialistas en una votación.

Por ahora, tanto PP, como Ciudadanos y PNV ya han hecho saber al Gobierno que cuentan con su apoyo para optar por el procedimiento acelerado, según han confirmado fuentes de los tres partidos. Además, estas tres formaciones respaldan la entrada de Suecia y Finlandia, por lo que llegado el momento votarán a favor en las Cortes, han precisado las fuentes.

Por lo que se refiere a Unidas Podemos, las fuentes de esta formación consultadas han indicado que el contacto con Albares aún no se ha producido y tampoco quieren dar pistas sobre el sentido de su voto cuando haya que respaldar la entrada de los dos nuevos miembros de la Alianza.

En todo caso, cabe recordar que tanto los dirigentes de Podemos como los de Izquierda Unida se han mostrado muy críticos con la OTAN y su papel en los últimos meses a raíz de la invasión rusa de Ucrania, por lo que a priori cabe esperar que repitan su actuación de 2020 y opten por la abstención.

PROCEDIMIENTO DE RATIFICACIÓN

Para poder ratificar la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, el Gobierno debe remitir al Congreso de los Diputados el acuerdo del Consejo de Ministros en un plazo de máximo de 90 días que, en casos excepcionales, se puede ampliar hasta 180 días.

A su vez, la Cámara Baja tiene un plazo de 60 días para dar luz verde. Primero, el texto irá a la Comisión de Asuntos Exteriores para su debate y aprobación, si bien los grupos podrán presentar reservas –en este caso no se habla de enmiendas-. A continuación pasará al Pleno, donde debe ser respaldada por una mayoría simple.

De ahí, la autorización se remite al Senado, donde se sigue el mismo procedimiento: primero a la Comisión de Exteriores y luego al Pleno. Como en el caso de la Cámara Baja, el plazo para la ratificación es 60 días y se requiere igualmente del respaldo de la mitad más uno de los senadores.

Sin embargo, el Gobierno quiere que se aplique el procedimiento de urgencia, para lo cual debe formular la petición a la Mesa del Congreso. De conseguir el visto bueno, todos los plazos se reducirían a la mitad que en el procedimiento ordinario.

El último precedente fue con Macedonia del Norte. Entonces, la tramitación también fue por el procedimiento de urgencia y se demoró poco más de un mes en el Congreso y apenas tres semanas en el Senado.

ENTRADA DE FINLANDIA Y SUECIA

En todo caso, para que el Gobierno pueda iniciar el procedimiento de ratificación primero se tiene que firmar el protocolo de adhesión, para lo cual es necesario que Turquía levante el veto que por ahora mantiene. A este respecto, fuentes gubernamentales aseguran que hay contactos a todos los niveles con Ankara para destrabar la situación.

Así las cosas, las fuentes se muestran confiadas en que la firma de dicho protocolo entre el Consejo Atlántico –los embajadores de los 30 estados miembro ante la OTAN– y los ministros de Exteriores de los dos países tenga lugar antes de la Cumbre de Madrid del 29 y 30 de junio.

Una vez firmado dicho protocolo, Suecia y Finlandia tendrían rango de “invitados” a la Alianza, por lo que podrían participar en todas la reuniones, incluido el Consejo Atlántico, y asistir a la cumbre. No obstante, si esto no ocurre antes de esa fecha, desde el Gobierno apuntan que los dos países estarán invitados igualmente, aunque no con el mismo rango jurídico.

Asimismo, las fuentes dan por segura la presencia de Ucrania en la cita, si bien puntualizan que la eventual asistencia de su presidente, Volodimir Zelenski, o de algún otro alto cargo del país dependerá de la situación bélica en esos momentos. El mandatario ucraniano no ha abandonado el país desde que Rusia inició la invasión el pasado 24 de febrero.