sábado, 2 julio 2022 03:36

El PP lanza un guiño a los cazadores y lleva otra medida más al Congreso para poder cazar al lobo

El lobo es un animal muy cotizado entre los cazadores. Este colectivo cuenta una lista de especies sobre las que les resulta más atractivo poner el objetivo y matarlas y el lobo ibérico es una de ellas. Sin embargo, el “trofeo” más preciado para los cazadores dejó de ser considerado una especie cinegética, es decir, un animal que se puede cazar, en septiembre del año 2021. Desde entonces las asociaciones cinegéticas no han dejado de quejarse ante esta medida, argumentando que es un ataque al “medio rural”. El Partido Popular lleva tiempo escuchando las reivindicaciones de los cazadores y tratando de “echarles una mano” a través de diversas iniciativas presentadas en el Congreso de los Diputados. Ahora, el PP ha presentado, por quinta vez, una medida para sacar al lobo de la lista de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Esto permitiría que dicho animal pudiera ser cazado y comercializado de nuevo.

El PP ha presentado en el Congreso de los Diputados una Proposición de Ley relativa a la conservación del lobo en España y su cohabitación con la ganadería extensiva y la lucha contra el reto demográfico. El objetivo de esta iniciativa es devolver al lobo ibérico a su estatus anterior y permitir que vuelva a estar en el objetivo de la escopeta de todos los cazadores, así como decorando sus salones con cabezas de los animales abatidos. Además, para justificar esta iniciativa argumentan que es para defender al mundo rural y así lo especifican y detallan en el texto presentado ante la Cámara Baja. Unos argumentos que también defienden desde la Real Federación Española de Caza (RFEC), quienes están deseosos de que les permitan “gestionar” el lobo para permitir su “convivencia con la ganadería”.

EL PP QUIERE QUE EL LOBO DEJE DE ESTAR PROTEGIDO Y SE PERMITA CAZARLO

En el documento aseguran que las “rigurosas” medidas de conservación del lobo adoptadas están causando conflictos que están causando conflictos crecientes. En muchos casos, “agravados” por marcos legales no adaptados que impiden la gestión de la especie de forma que se puedan prevenir los conflictos con algunas actividades como la ganadería. Y es que, según afirman, conlleva un riesgo para las explotaciones y mantenimiento de la población en el medio rural e incluso conservación de determinados paisajes.

Desde las filas populares consideran que las medidas tomadas para permitir la conservación del lobo resultan poco efectivas para la ganadería. Y es que, según explican hay un número creciente de ataques y dificultad de cohabitación, al mismo tiempo que la población del lobo es cada vez mayor, por tanto, “no debería ser necesario mantener unas medidas tan estrictas de protección“, consideran. Por otra parte, destacan el coste económico de los daños ocasionados. A lo que se suma “el daño psicológico y la presión permanente que sufren los ganaderos”. Todos estos argumentos han sido recogidos por el PP a lo largo del documento presentado ante el Congreso de los Diputados, quienes parece ser que quieren que la cabeza del lobo vuelva a lucir en los salones de los cazadores como el “trofeo” más preciado.

LA OPOSICIÓN Y LAS ASOCIACIONES ECOLOGISTAS CARGAN CONTRA EL PP

Las principales asociaciones ecologista se han pronunciado a través de un comunicado conjunto rechazando la Proposición de Ley emitida por la formación popular. Una medida que, aseguran, serviría para “desproteger y cazar al lobo ibérico”. Las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF denuncian que esto supone un grave retroceso y la vuelta a un modelo de gestión insostenible. Algo que también perjudicaría la conservación de la especie y no serviría para reducir los daños a la actividad ganadera. Respecto a los argumentos del PP recogidos en la proposición, destacan que son “demagógicos” y que no aportan “la más mínima prueba o evidencia científica que lo sostenga”.

Además, las organizaciones han lamentado que se utilice al lobo como “chivo expiatorio” para justificar la “incapacidad” de los diferentes gobiernos autonómicos de diferente signo político para hacer frente al proceso de despoblamiento y envejecimiento del medio rural. De esta forma, añaden que es el momento de que se deje de culpar al lobo de todos los males del campo y de desarrollar un nuevo modelo de conservación de la especie que ponga en valor su “importantísimo” papel ecológico y todo lo que aporta a la sociedad. Así como de acabar con el verdadero problema del campo que, consideran, son todas “las prácticas desleales de la cadena alimentaria”. 

A ellos se han unido distintos partidos políticos de la oposición como Unidas Podemos o PSOE, quienes han conseguido frenar el avance de dicha medida en el Congreso. Respecto a esto, Juan López de Uralde, diputado de Unidas Podemos por Álava y coordinador de Alianza Verde, ha afirmado que “los daños causados por el cambio climático en el campo son casi 400 veces más que los causados por el lobo”. Por ello, califica la proposición como “engañosa”. Además, ha explicado que la convivencia con el lobo es “posible y necesaria, porque el lobo está aquí para quedarse. Es una parte fundamental de nuestro patrimonio natural y lo debe seguir siendo”. Este político también ha destacado que los lobos afectan a una parte mínima de la cabaña ganadera española: al 0,04%, “sin embargo ocupan la mayor parte de sus iniciativas políticas”, en referencia al Partido Popular.