lunes, 4 julio 2022 06:44

Así son los misiles antiaéreos NASAMS que España desplegará en el Báltico

El Ejército de Tierra (ET) desplegará una batería de misiles antiaéreos NASAMS a Letonia, en el marco del progresivo refuerzo de los medios españoles en dicha república báltica, según se acerca la cumbre de la OTAN, que tendrá lugar entre el 29 y 30 de junio.

La vocación en favor de la Alianza Atlántica de la parte socialista del actual Gobierno se ha ido incrementado día  a día, paralelamente al apoyo social en España en favor de Ucrania, tras ser invadida por las tropas rusas. Así a pesar de la opinión de sus socios parlamentarios anti OTAN o de los catalanistas con abiertas relaciones con la Rusia de Putin, el Gobierno no deja de reforzar la fuerza española integrada en la denominada  presencia avanzada reforzada o enhanced Forward Presence (eFP) en Letonia o Task Force Latvia.

Lanzamiento de un misil AMRAAM desde un NASAMS.

La decisión de crear la eFP  fue adoptada en la Cumbre de la OTAN de Varsovia del año 2016 y en junio de 2017 comenzaron los despliegues, sumando entonces un total de 4.000 militares (entre ellos inicialmente 350 españoles) divididos en cuatro Grupos Tácticos Multinacionales, Battle Group (BG), en los tres Países Bálticos y Polonia.

Ya en 2022, con la guerra de Ucrania recién comenzada, el 1 de marzo el Consejo de Ministros de España decidió reforzar con 150 militares dicha fuerza con una Unidad de Artillería de Campaña equipada con obuses autopropulsados (ATP) M-109A5E, una Unidad de Ingenieros (Zapadores y Apoyos), y capacidades de apoyo logístico.               Ahora coincidiendo con la visita del secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg a España, la ministra de defensa anunciaba con motivo del día de las FAS, cuyos actos centrales se han celebrado el pasado día 28 en Huesca, que la eFP en Letonia será de nuevo reforzada con una batería de misiles antiaéreos NASAMS (Norwegian (actualmente National) Advanced Surface to Air Missile System).                         Con este sistema irá un contingente de aproximadamente un centenar de militares que procederán, muy posiblemente, en su mayor parte del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 73 (RAAA-73). Esta última Unidad con base en Cartagena (Murcia), que está bajo las órdenes del Mando de Artillería Antiaérea (MAAA), es junto al RAAA nº 94, que depende del MCANA (Mando de Canarias), las que emplean el misil en España.                                                                                                También de este modo, en la base letona de Adazi, sede de la eFP, habrá unos 600 efectivos españoles, ya que a los 350 efectivos iniciales y los 150 de refuerzo enviados en marzo se suma el referido nuevo centenar.                                                                El NASAMS es un proyecto conjunto desarrollado entre la empresa estadounidense Raytheon y la noruega Kongsberg, en el que se ha integrado en un lanzador suelo-aire una variante del exitoso misil de combate aérea de dicha compañía norteamericana  AIM-120 Advanced Medium Range Air to Air Missile (AMRAAM) que arma los principales aviones de combate de Occidente. Además el sistema se completa con el radar AN/MPQ-64 de 3D Sentinel y un Centro Director de Fuegos o Fire Director Center (FDC) que incluye un sistema de Mando y Control diseñados por la empresa nórdica.

A España los NASAMS llegaron en la primera década del siglo vía a las contraprestaciones de encargos dados a Noruega, como parte del acuerdo de la compra por el país nórdico a la empresa española Navantia de cinco corbetas de la clase Fridtjof Nansen. Enseguida se comprobó su alta eficacia, siendo actualmente el mejor sistema antiaéreo al servicio del ET en el segmento de defensa a baja y media altura, dado el gran alcance de su radar de unos 75 kilómetros (Km) y la capacidad de los misiles para atacar blancos múltiples distantes hasta unos 20 Km y a techo de altura de 8 Km.

En total se compraron en 2003 cuatro baterías  de su versión inicial, que según los expertos del ET es un misil revolucionario en lo que se define como combate en red,  siendo un magnífico ejemplo de integración en los sistemas de fuego, y responde al concepto de plug and fire/combate o sea enchufar y disparar, lo que facilita mucho su movilidad, como se comprobará con su despliegue a Letonia. Además dado el tamaño del sistema podrá ser trasladado a bordo de aviones de transporte como el extendido Lockheed C-130 Hércules/Súper Hércules o en el Airbus Defence and Space (DS) A400M, como sería el caso español.

Sin embargo, los continuos recortes en los presupuestos de defensa españoles han dejado sin poder realizar la modernización del sistema, que es una de las prioridades de los artilleros antiaéreos españoles.

Este necesario objetivo, de ser cierta la reciente promesa en los días previos a la cumbre de la OTAN del presidente Sánchez de aumentar los gastos en defensa, podría ser una realidad. El  ET tiene muy estudiado cómo debería ser esta modernización para pasar de la versión inicial a otra más moderna como sería la NASAMS 3, que usan ya otras punteras naciones (en materia de defensa) como Estados Unidos, Australia o Noruega.