sábado, 2 julio 2022 20:16

Abascal piensa que Andalucía puede ser un “laboratorio de pruebas de la gran coalición”

Santiago Abascal, presidente de Vox, ha asegurado en Sevilla que Andalucía podría ser un terreno ideal como “laboratorio de pruebas de la gran coalición” de cara a las elecciones al Parlamento de Andalucía de 19 de junio. El líder de la formación duda de la posibilidad de un gobierno PP-PSOE “o como abstención para que todos se quede como está”, así que ha reclamado a los votantes que “Vox tenga una fuerza extraordinaria” para que en Andalucía el grupo pueda liderar junto a Macarena Olona.

Abascal ha protagonizado este viernes en una calle peatonal del barrio de Los Remedios de la capital andaluza un acto conjunto con la candidata de Vox a la Junta de Andalucía, Macarena Olona, en la primera jornada de la campaña de las andaluzas.

Olona, quien ha precedido a Abascal en el uso de la palabra, ha aludido a las aspiraciones de su partido para la gestión de Andalucía, entre las que ha situado “cerrar los chiringuitos que parasitan el dinero de los andaluces”, mientras que ha alentado a “los andaluces de España, a los españoles de Andalucía”, a quienes ha trasladado que “vosotros decidís” y les ha planteado que “ya habéis sido protagonistas” para pedirles que “no nos resignemos” y ofrecerles “el cambio real que os merecéis”.

Olona ha asegurado que “hoy que he renunciado a mi acta en el Congreso”, donde es parlamentaria por la circunscripción de Granada, y ha concluido que “puedo decir que soy por completo vuestra”.

Abascal se ha reafirmado en el argumento de liderar un futuro gobierno de coalición en Andalucía, por lo que ha trasladado a los asistentes al acto que “vuestras convicciones no se van a tirar al retrete, van a servir para el cambio en Andalucía o no van a gobernar”, en referencia al PP.

“Quien quiera que regale al PP un cheque en blanco que vote al PP”, ha afirmado Abascal, quien ha puesto como ejemplo su peso en el gobierno de Castilla y León.

El mitin de Vox se ha celebrado en una calle peatonal del barrio de Los Remedios de Sevilla, un distrito donde en las elecciones autonómicas de 2018 Vox logró 3.645 votos, el 24,66%, su mejor porcentaje en la capital, segunda fuerza tras el PP. Vox fue la quinta fuerza en la capital con 41.363 votos en la capital.

En las elecciones generales de noviembre de 2019 Vox repitió el segundo puesto en este distrito, también tras el PP, pero con más número de votos, 4.365 votos, y más peso relativo, un 26,8%. Fue el tercer partido en la capital y segunda fuerza en la provincia tras superar al PP por 849 votos.

Abascal ha apelado a ese potencial en las urnas que tiene Vox tras considerar que “pronto seremos un millón de andaluces” como cifra de votantes, tras recordar que fueron “800.000 los andaluces” que apoyaron a Vox en las elecciones generales de noviembre de 2019, mientras que en sus críticas al PP-A, a quienes ha aludido como “los otros, los que están gobernando ahora en Andalucía”, ha señalado que “desprecian esto, les parecéis una anécdota” para considerar que “si no votáis bien están dispuestos a repetir” las elecciones, como llegó a apuntar el presidente de la Junta de Andalucía y candidato a la reelección, Juanma Moreno, en una entrevista durante la precampaña.

“CUARENTA AÑOS DE IMPOTENCIA ABSOLUTA PARA DESALOJAR AL SOCIALISMO”

El presidente de Vox ha recriminado al PP “durante 40 años su impotencia absoluta para desalojar al socialismo corrompido”, referencia que le ha valido para retratar el gobierno de coalición que mantiene con Ciudadanos para hablar “del cambio impotente al cambio de broma”, así como ha trasladado que “no cumplen con Vox”.

Para defender la contribución de Vox al cambio político en Andalucía ha sostenido que “fue posible gracias a vosotros”, al tiempo que ha reivindicado la contribución de su partido porque “a Vox le han votado gente instalada en la abstención que Vox ha recuperado para la democracia”, por lo que ha pedido al PP “un poco de humildad” y ha instado a los asistentes al acto a “vamos a hacernos valer”.

Tras cuestionarse que el PP “presume de capacidad de gestión”, Abascal ha apuntado que “Vox no ha podido gobernar, pactaron con un partidito que va a desaparecer”, en referencia a Ciudadanos, para deslizar entonces los incumplimientos acumulados en la legislatura pese a que “pedimos pocas cosas”.

“No han cumplido en innmigración”, ha señalado, para atribuir a inmigrantes “que no viven aquí” que tengan “tarjeta sanitaria y padezcáis las listas de espera los que vivís aquí”.

En el caso de la Administración paralela ha considerado que “la contención del gasto también ha sido una broma” para reiterar entonces que “venimos con todo y hemos venido a ganar, hemos venido para que Andalucía cambie de rumbo de verdad”.

Abascal ha lamentado la hipótesis que se hacen sobre los pactos poselectorales por cuanto las cuentas para el PP andaluz son si tiene “más escaños que la izquierda”, obligaría a Vox “a tenerse que abstener” y lamentar entonces que “se han cargado la democracia parlamentaria de plumazo”, por lo que ha pedido “un cambio de rumbo de las políticas, para eso contamos con vuestro apoyo” y ha pedido a “los españoles de Sevilla” que no tengan “miedo a nada”.

OLONA: “ANDALUCÍA, CONVERTIDA EN TERRITORIO DE TERCERA”

Macarena Olona ha sostenido en su intervención que “Andalucía siempre ha sido castigada por vuestra lealtad, siempre leal a España, siempre callada esperando su momento, esperando su lugar y hemos recibido como pago habernos convertido en territorio, no de segunda categoría, sino de tercera categoría” y concluir que “lo único que no han podido robarnos es la tierra y el sol”.

La candidata de Vox ha apuntado a “esos políticos que tienen como objetivo reventar España desde dentro de las instituciones con la complicidad del gobierno de España que los ha hecho su socio preferente”, para señalar directamente “a ese gobierno de España del que es candidato Juan Espadas” y “esa oposición rendida de la que es candidato Juanma Moreno”.

La candidata de Vox a la Presidencia de la Junta de Andalucía, quien ha hecho alusiones a la política nacional para trasladar que el Gobierno propicia “una guerra artificialmente construida, la guerra entre sexos porque la lucha de clases no se sostiene”, mientras que ha ironizado sobre “la ministra de Igual-dá”, así como le ha reprochado que “esté introduciendo en España el multiculturalismo”, por cuanto ha afirmado que “no todas las costumbres son respetables” y “hay culturas que el deber es combatirlas”.

Para el cierre de su intervención, Olona ha sostenido que “el hombre no viola, viola un violador; el hombre no maltrata, maltrata un maltratador; el hombre no humilla, humilla un cobarde” y sostener que “como madre, hija, nieta, española, la violencia no tiene género”.