sábado, 2 julio 2022 15:51

Josep Pujol sostiene que Pujol no tuvo dinero en el extranjero y que el Estado iba a por él

Josep Pujol Ferrusola, uno de los hijos del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, no se apea de su relato y sigue manteniendo que su padre jamás tuvo dinero en el extranjero. Es más, todo lo achaca a un complot estatal y que el caso formó parte de una operación gestada en las estructuras del Estado para “tumbar” a su padre.

En una entrevista en TV3 recogida este domingo, Pujol ha concretado que las acusaciones contra su padre, lo que él llama ‘Operación Pujol’, fueron el inicio de la que califica como ‘Operación Cataluña’ y tuvo el objetivo de “deteriorar la imagen y la credibilidad” del expresidente.

Ha añadido, además, que dicha ‘Operación Cataluña’ está vigente y evidencia “la forma de hacer de las fuerzas de seguridad y del Estado profundo de Madrid”.

“GRAN MENTIRA”

Ha defendido que la herencia de seis millones de euros del abuelo Florenci no era suficiente para acabar con la reputación del expresidente, por lo que empezaron a “salir las grandes cifras y las grandes mentiras”.

Esta mentira incluía informes falsos, que periodistas publicaron sin contrastar: “A nosotros no nos llamó nunca nadie”, y ha mantenido también que se produjeron después de que excomisario José Manuel Villarejo le pidiera en 2013 que su padre hiciera un alegato contra el independentismo.

Según él, “esta gran mentira evolucionó hacia un número: 3.000 millones” de euros, que empezaron a tratarse en las tertulias televisivas, provocando una alarma social y que la Fiscalía se interesara por el caso, dando paso a dicha operación.

AMENAZAS

Ha sostenido que cuando su hermano Jordi Pujol presentó una denuncia contra el ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional Eugenio Pino, dos policías se presentaron en su casa y le dijeron: “Si sigues con este tema vas a acabar muy mal”.

Y ha recordado el atraco a mano armada en 2020 de la furgoneta que trasladaba ordenadores, pendrives, tabletas y teléfonos móviles de su familia, que según él no actuó nunca como una banda porque ni sus padres ni sus hermanos tenían “roles estratégicos”.

UN HOMBRE “EXTRAORDINARIO”

Preguntado por si sería capaz de admitir culpabilidad para exonerar a su padre, ha respondido que sí, porque cree que es un “ser excepcional y extraordinario”.

También ha defendido que su hermano gestionó el dinero de su padre durante poco tiempo: “Mi padre es un hombre grande y no tiene capacidad de defenderse. Alguien tiene que defender los hechos tal y como son”, ha concluido.