domingo, 3 julio 2022 20:40

Tres empresarios colombianos se hacen de oro con la expropiación de una filial del Canal Isabel II

La empresa pública Canal de Isabel II ha cruzado el charco. A través de una filial llamada Triple A, la compañía madrileña ha conseguido ingresos millonarios por dar un servicio de abastecimiento y saneamiento del agua en Barranquilla. Sin embargo, este negocio millonario se ha truncado ya que el Gobierno colombiano decidió expropiar esta empresa española. Tras hacerse con ella, fuentes internas han asegurado que el Ejecutivo colombiano liderado entonces por Iván Duque ha vendido las acciones de la misma a unos empresarios afines. Enriqueciéndose de una filial española, los hermanos Daes y William Vélez se han llenado los bolsillos a pesar de la mediación española vía diplomática.

El Canal de Isabel II se hizo con Triple A en 2001. Lo hizo a través de su matriz Inassa, una empresa que aparece en los sumarios del caso Lezo. El Ejecutivo de Iván Duque consideró que Inassa cobró más de 60 millones a Triple A por asesorías técnicas que supuestamente no se produjeron por lo que activaron el mecanismo de enajenación temprana de acciones. Fuentes del Canal de Isabel II aseguran a MONCLOA.com que “esta cuestión sigue en proceso judicial, y la única sentencia que hay en relación a este tema es la del Tribunal Administrativo de Cundinamarca (Colombia) que manifiesta de manera rotunda que la Procuraduría General de Colombia no ha aportado ni una sola prueba que avale su denuncia”.

No obstante, aprovechando esta sombra de corrupción, el 4 de octubre de 2018, el Gobierno colombiano presidido entonces por Iván Duque decidió congelar sus acciones por medio de la Fiscalía y la Procuraduría General de la República de Colombia. Así, se ordenó la suspensión del poder dispositivo y embargo de las acciones de Inassa en Triple A Barranquilla, entregando su custodia a la Sociedad de Activos Especiales, encargada de la administración de los bienes en este tipo de procesos.

En diciembre de 2021, “sin previo conocimiento ni consentimiento, ni indemnización alguna, y sin que exista ninguna sentencia judicial a favor de la argumentación de la Fiscalía y de la Procuraduría de Colombia, la Sociedad de Activos Especiales, procedió a la enajenación temprana (temprana porque no hay una sentencia judicial que lo avale) de las acciones de Inassa en Triple A Barranquilla a favor de una empresa mixta encargada del alumbrado de la ciudad”, aseguran fuentes del Canal de Isabel II en una conversación con MONCLOA.com

Cinco años después, las acciones de Triple A han acabado en manos de dos importantes empresarios colombianos con lazos con el Gobierno colombiano. Se tratan de dos contratistas de Barranquilla, los hermanos Daes y William Vélez, que se han hecho con un importante paquete de las acciones de la empresa española. No obstante, España sigue manteniendo el 81,84% de las acciones de la empresa. Las tiene a través de Canal Extensia América (antes Inassa) que es la sociedad holding del negocio internacional del grupo Canal de Isabel II.

Estos hechos suponen una flagrante vulneración del Acuerdo de Protección Recíproca de Inversiones (APRI) suscrito entre los gobiernos colombiano y español y que indica, de manera expresa, que únicamente se permitirían expropiaciones, nacionalizaciones o figuras análogas, por razones de utilidad pública o interés social, con arreglo al procedimiento legal, de manera no discriminatorio, y acompañada del pago de una indemnización pronta, adecuada y efectiva”, lamentan fuentes del Canal de Isabel II a MONCLOA.com

LA VÍA DIPLOMÁTICA FRACASÓ PARA FRENAR LA INCAUTACIÓN AL CANAL DE ISABEL II

Con el objetivo de frenar la incautación del Gobierno colombiano a esta empresa española, España desplegó a su red diplomática. Entre las funciones diplomáticas se encuentra la defensa los intereses de las empresas españolas que se encuentran en el extranjero. De este modo, el Ministerio de Exteriores y la Embajada española mantuvieron contactos al más alto nivel para solucionar el problema. Sin embargo, el asunto continúa en litigio.

el asunto continúa en litigio

“Canal de Isabel II ha estado en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada, que nos están apoyando en la defensa de nuestras inversiones”, explican desde la empresa hidráulica. El objetivo es defender a los accionistas y el patrimonio de esta empresa pública, y Canal de Isabel II recibió el pasado mes de abril la autorización de la Comunidad de Madrid para acudir a un arbitraje internacional ante el CIADI, organismo dependiente del Banco Mundial. Aunque los trámites en la CIADI llevan su tiempo se espera que la incautación pueda ser soluciona con celeridad. Sobre todo ahora que el Gobierno colombiano está a punto de cambiar.