miércoles, 29 junio 2022 12:52

Yolanda Díaz también quiere a PACMA en su equipo

Del dicho al hecho… hay un trecho. Pero lo cierto es que el entorno de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz mantiene sus pequeñas filtraciones en forma de goteo para determinar cómo montar su nueva plataforma. La idea inicial que tiene el equipo de Sumar, un partido aún por determinar, es la de aglutinar a toda la izquierda y hacerle un buen agujero al PSOE capitalizando el voto de la izquierda descontento con la gestión socialista. Entre ellos, por supuesto que están Podemos y Más Madrid, pero lo cierto es que Yolanda preferiría aglutinar a todas las sensibilidades progresistas. Alianza Verde y PACMA son las otras dos formaciones con las que Yolanda Díaz querría contar. Sin embargo, la inacción de Díaz sumada a la resistencia de algunos partidos como PACMA a unirse a un conglomerado de siglas políticas están complicando la vida a la vicepresidenta.

la obsesión de Yolanda es llevarse “votos de nicho”

Hasta ahora, el silencio de Yolanda Díaz ha desesperado a casi toda la izquierda. Ese proceso eterno de escucha no ha esclarecido nada. El equipo de la vicepresidenta es el que está todos los días fajándose en el Ministerio de Trabajo. Sumar, por el momento, es eso. Sin embargo, ya hay pequeños movimientos tanto en Podemos como en Izquierda Unida para ver qué encaje pueden tener en la nueva formación que promete con obtener unos resultados decentes para el electorado progresista del país. Ahora, la obsesión de Yolanda es llevarse “votos de nicho”, como los animalistas o los ecologistas, integrando a formaciones verticales que solo defiendan esas ideas. Juan López de Uralde y Alianza Verde es el aliado perfecto para Yolanda debido a la trayectoria intachable del diputado. Desde Greenpeace hasta su partido, pasando por Equo, López de Uralde tiene un perfil que gusta a Díaz porque no acostumbra a entrar en polémicas y porque nadie puede dudar de su compromiso. El problema está en el lado animalista.

No es la primera vez que tiran los tejos a PACMA. Tal y como ha podido comprobar MONCLOA.com, los animalistas aún no han recibido ninguna llamada directa de Díaz, quien sigue haciendo gala de su proceso sordo de escucha a la espera de montar Sumar. Sin embargo, sí que se ha deslizado desde su entorno que la vicepresidenta querría contar con PACMA para su plataforma, como ya intentó el exlíder de Unidas Podemos Pablo Iglesias en su momento. El problema es que los animalistas siempre se han negado a integrarse en otras grandes plataformas porque entienden que su mensaje perdería fuerza. El exvicepresidente del Gobierno Iglesias intentó seducir a Laura Duarte con un escaño que ésta rechazó por lealtad a su partido. Mientras que otros solo miran el sueldo público, lo cierto es que en este caso Duarte se plantó por mantener las siglas de su partido intactas y no diluirlas como le ha ocurrido a Alberto Garzón con Izquierda Unida.

Esta negativa de PACMA no ha cambiado pese a que Yolanda espera que el lanzamiento de Sumar sea un auténtico “boom” en el panorama electoral. Los ideólogos de Díaz consideran que, al igual que Vox, no es un mal escenario para capitalizar el descontento, aunque en este caso de la izquierda. La ministra de Trabajo y también vicepresidenta del Gobierno cree, tal y como deslizan las fuentes, que su imagen es de las pocas que saldrá limpia del Ejecutivo porque entiende que todas las medidas que ella ha tomado como ministra de Trabajo han sido muy bien recibidas por su electorado. Si a esto le sumamos que todas las grandes plataformas verticales se unan a su partido, Yolanda se ve con posibilidades.

El problema está en el proceso de escucha y en cómo repartir la presencia y los escaños. Alianza Verde y PACMA son dos de las pequeñas obsesiones del equipo de Díaz, pero eso pasa por tener una estructura unida previa. Podemos e Izquierda Unida se han convertido en un quebradero de cabeza para la Yolanda Díaz por varias cuestiones. La primera, los asientos y el poder dentro de la plataforma. Ione Belarra e Irene Montero se consideran fundamentales para la marca y solo aceptarán unirse a Díaz si tienen una posición de “champions” en la lista. A esto hay que sumarle la pretensión de la vicepresidenta de que también Más País entre en el equipo. Y todo esto conlleva gestionar los egos de Íñigo Errejón, Montero, Belarra y también el desaparecido Alberto Garzón.

El proceso de escucha es largo, pero hay quienes se niegan a perder su identidad. PACMA es una de esas formaciones que costará integrar, aunque desde Sumar aseguran que lo intentarán como hizo previamente Pablo Iglesias ofreciendo a Laura un escaño. Hay muchos flecos sueltos, especialmente porque Yolanda no tiene más que técnicos en el equipo que gozan de su confianza mientras que los ideólogos y quienes montan partido se mantienen lejos porque la ministra quiere conservar la marca a toda costa. Alianza Verde sí que estaría por la labor de unirse a la nueva formación siempre que se adquieran los compromisos en materia ecologista. Al igual que Juan López de Uralde, quien peleará por la inclusión de medidas en favor del medio ambiente, desde PACMA entienden que la defensa de los animales debe ser una piedra estructural del programa de Díaz para entrar. Aún así, la postura inicial es la misma que la de hace tres años. No pretenden diluir la marca.