lunes, 17 junio 2024

José Luis Escrivá quiere esquivar la reforma de Díaz e incorporar al mercado laboral a inmigrantes

No es la primera vez que dos políticos del Gobierno se enfrentan en lo que va de legislatura. La última confrontación la han protagonizado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y la ministra de Trabajo y vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz. Todo ello motivado por la «chulísima» reforma de laboral de Díaz, una cuestión que Escrivá está tratando de esquivar a toda costa con el fin de incorporar a miles de inmigrantes al mercado laboral. Este ministro tiene claro que quiere llevar a cabo esta medida aunque para ello tenga que enfrentarse a su compañera de Gobierno y saltarse su proyecto estrella que tanto esfuerzo le costó sacar adelante, ya que fue gracias a un político popular que no supo discernir entre sí y el no, por lo que esta medida consiguió ser aprobada en el Congreso de los Diputados. Ahora, Escrivá está buscando la forma de saltarse esta medida para conseguir sus planes, aunque ello suponga un enfrentamiento con Díaz.

Desde las filas del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones están trabajando para encontrar la manera de saltarse la reforma laboral que llevó a cabo Yolanda Díaz. Se trata de una medida con la que pretendía acabar con, entre otras cosas, los contratos temporales y la precariedad de estos; el contrato ordinario pasa a ser indefinido o potenciar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Estos son algunos de los puntos principales de la nueva normativa, unos cambios que, parece, truncan los planes del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, algo que no está dispuesto a permitir. Por eso, se ha puesto manos a la obra y ha dado instrucciones a todo su equipo para que encuentre la forma de saltarse estas medidas. Es decir, está buscando imponer una medida que chocaría de lleno con los cambios que se han instaurado tras la aprobación de la chulísima reforma de Yolanda Díaz.

La idea de José Luis Escrivá es llevar a cabo algunas modificaciones de la Ley de Extranjería para poder agilizar los trámites de regularización de los inmigrantes que llegan a España para que se incorporen al mercado laboral. Pero, en particular, el ministro de Inclusión quiere que se incorporen a determinados sectores y cubran las vacantes en hostelería o construcción. Es decir, el titular de este departamento parece que quiere potenciar la temporalidad a través de contratos a miles de inmigrantes. Una idea que es todo lo contrario a lo que Yolanda Díaz ha promovido y contra lo que lleva tanto tiempo luchando. Se trata de una cuestión que le ha costado sangre, sudor y lágrimas y que ha provocado el malestar de muchos colectivos, en particular, los que el ministro quiere llenar de inmigrantes para que cubran las vacantes y la falta de personal.

Una vez más en el seno del Gobierno de coalición salen a relucir rencillas internas entre los políticos que componen el Ejecutivo. Y una vez más se trata de un político socialista contra uno de Unidas Podemos. Las diferencias entre los dos partidos no han dejado de incrementarse desde el comienzo de la legislatura, aunque en los últimos tiempos estas discrepancias se han multiplicado, haciendo más que evidente el «fantasma» de la crisis de la crisis de Gobierno sobre la formación morada. Y es que, la invasión de Ucrania y la cumbre de la OTAN han sido dos cuestiones que no han hecho más que empeorar estas relaciones. Ahora, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha decidido echar más leña al fuego y enfrentarse a Yolanda Díaz y su chulísima medida. Aunque esta no es la primera vez que José Luis Escrivá protagoniza una confrontación con una compañera del Gobierno.

JOSÉ LUIS ESCRIVÁ SE ENFRENTÓ TAMBIÉN CON MARÍA JESÚS MONTERO

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, aseguró que el gasto en pensiones es aproximadamente 16 veces superior al que nos cuesta el presupuesto en Defensa. Concretamente, en 2021 supuso 163.297 millones de euros de coste para las arcas públicas. Pues bien, la ministra de Hacienda explicó que las pensiones aumentarán con el IPC pase lo que pase. Esto quiere decir que si el coste de la vida ha aumentado en torno a un 10%, el Gobierno prevé dejarse otros 16.000 millones más en pensiones. Y el único que se llevó las manos a al cabeza fue el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de España, José Luis Escrivá, ya que la noticia fue recibida con malestar en el departamento del ministro.

El titular de Inclusión anunció que sería interesante un «cambio cultural» que llevara a los españoles a jubilarse a los 75 años. No es algo que se haya propuesto como una norma o una intención, sino un grito desesperado por buscar una solución al quebrado sistema de pensiones. Esto lo ha dicho el ministro esta semana. Pero es que hace tan solo unos pocos meses, Escrivá propuso dos soluciones para hacer sostenible el sistema: o bajar el importe de las pensiones de la generación boomer o directamente sacar nuevos impuestos para financiarlas.