lunes, 17 junio 2024

Ecoembes «pervierte» y «compra» a SEO Birdlife con su campaña de ‘greenwashing’

Ecoembes y las campañas de greenwashing para lavar su imagen son una constante. No es nuevo. Pero hay una de sus herramientas que ha cogido tal magnitud que empieza a arrastrar a otras respetables asociaciones como SEO Birdlife. Ecoembes es una sociedad anónimo sin ánimo de lucro formada por las grandes compañías que emiten toneladas y toneladas de plástico que pretenden hacerse cargo de sus envases mediante el reciclaje. Coca-Cola o Unilever son algunas de esas empresas. El problema es que se ha convertido en una «farsa» nacional que solo recicla el 30% de los envases de la basura, según un informe de Greenpeace, y que utiliza herramientas de greenwashing como el Proyecto Libera con el que vende un lavado de imagen «insultante» para algunos ecologistas de reconocido presitigio. El problema es que a través de estas herramientas está «pervirtiendo» la buena acción de asociaciones como SEO Birdlife tirando de una de sus principales necesidades: la financiación.

El Proyecto Libera es uno de tantos. En él no solo está Ecoembes, pero sí que es el principal impulsor. Este proyecto busca recoger basura de la naturaleza, lo que ellos llaman amigablemente «basuraleza». El problema es que en este proyecto también hay otras asociaciones como SEO Birdlife que se ven arrastradas por la mala fama de Ecoembes. No es nuevo para los ecologistas el argumento de que esta sociedad anónima sin ánimo de lucro no recicla ni por asomo lo que debe. Según un informe de Changing Markets y otro de Greenpeace, los niveles de reciclaje de Ecoembes en España son realmente bajos y no llegarían al 30%. Pero esto poco importa. No ha habido hasta el momento ninguna consecuencia para Ecoembes. Y mientras ellos mantienen la campaña perpetua de greenwashing pese a que por delante se lleven el prestigio de SEO Birdlife.

Ecoembes usa iniciativas como la que recoge la «basuraleza» para fagocitar la imagen de asociaciones como SEO Birdlife

Entre los ecologistas, hay quien entiende que la razón por la que SEO se «ha prestado» a este tipo de colaboración con Ecoembes es porque la sociedad juega con las necesidades de financiación de algunas ONG para utilizarlas en su propio beneficio. El resumen sería que Ecoembes usa iniciativas como la que pretende recoger la «basuraleza» para fagocitar la imagen de asociaciones ecologistas respetables como SEO Birdlife y conseguir un lavado de imagen importante. Uno de los casos más llamativos es precisamente este proyecto que busca recoger basura de la naturaleza. La mayoría envases de los que no se hacen cargo.

Este proyecto no solo se mantiene con la recogida de basura. La clave no está en las fotos en las que la Reina Sofía aparece recogiendo envases de plásticos, sino en el dinero. La iniciativa creada por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes lazó lo llamado Apadrinamientos de Espacios Naturales, que no era otra cosa que la inversión de dinero en otros proyectos para limpiar su imagen ante los ecologistas. Con estas ayudas, que rondaban los más de 1.500 euros, se buscaba ayudar a asociaciones y colectivos que trabajen para mejorar la calidad ambiental de espacios naturales desprotegidos. Una vez más, Ecoembes repartía dinero en determinadas asociaciones en lo que es denominado por muchos como greenwashing de manual.

ECOEMBES REPARTE CALDERILLA

De entre los 97 proyectos que se presentaron a nivel nacional, el Proyecto Libera eligió 50, que se encuentran repartidos en todas las Comunidades Autónomas, para ser sufragados con fondos de esta asociación sin ánimo de lucro. El hecho de que no se puedan quedar el dinero para reinvertirlo deja a Ecoembes pocas opciones. Y una de ellas es reinvertir lo que ganan en mejorar su imagen. Aún así, no todo el dinero del que disponen proviene exclusivamente de su «gestión» aparentemente poco eficiente.

Ya el reputado profesor y ambientólogo Alberto Vizcaíno lanzó un artículo titulado «el Proyecto Libera es un irresponsable lavado de imagen». Poco más hay que añadir a este titular, pero lo cierto es que este greenwashing está arrastrando a otras asociaciones con algo más de reputación por las necesidades de financiación, según los expertos. «Suena bien. Una empresa privada saca a personas concienciadas con el medio ambiente a recoger basura abandonada en el campo. Una interesante actividad de responsabilidad corporativa y voluntariado ambiental. Pero cuando quien lo propone es Ecoembalajes España, S.A., empresa cuya razón social es pagar la recogida y reciclaje de los residuos de envases, esta actuación es ejemplo de un lavado de imagen verde, conocido como greenwashing», detalla Vizcaíno en el artículo. Una realidad que prácticamente ningún experto se atreve a negar.

Ecoembes sigue a lo suyo. Paga por la gestión de los residuos plásticos mucho menos que lo que le cuesta a las arcas públicas la recogida y gestión de los mismos. Y con ese dinero lanza campañas de greenwashing tan escandalosas para algunos ojos como la del Proyecto Libera. Esta guerra no es ajena ni siquiera para algunos diputados de Unidas Podemos, que se mantienen en pie de guerra con Ecoembes. Pero lo que sigue chocando es cómo las necesidades de financiación y de imagen de algunas asociaciones les lleva a asociarse con uno de los principales rivales a batir por los ecologistas: Ecoembes y su 30% de reciclaje.