domingo, 3 julio 2022 11:23

La consultoría estratégica es fundamental para que una empresa pueda estar a la altura del mercado, por Walterman

Según el catedrático Michael Porter de la Harvard Business School, la consultoría estratégica incluye todas las actividades que tienen por fin conseguir una ventaja competitiva para una empresa. Entonces, uno de los objetivos de una estrategia empresarial es diferenciarse de la competencia y dar con la clave del éxito en el mercado. En este sentido, tanto la creatividad como la innovación son dos herramientas necesarias para añadir valor a un producto o servicio.

La agencia Walterman combina la utilización de estos elementos con la implementación de una metodología estratégica y de marketing propia que se apoya en un análisis exhaustivo del mercado. De esta manera, es posible redefinir una propuesta de valor para alcanzar nuevos segmentos del mercado y otro tipo de clientes.

¿Cuáles son los distintos componentes de una estrategia empresarial?

Una estrategia empresarial es única e integral y tiene siempre por objetivo el crecimiento de una empresa, pyme o emprendimiento. Ahora bien, existen distintos niveles en los que una consultoría estratégica actúa. Por lo general, es necesario comenzar por el branding, que incluye el nombre y el diseño de la marca. Allí se deben sintetizar los principales elementos de la estrategia para poder comunicar por qué una marca es la mejor opción en el mercado.

Una vez constituida la marca es posible diseñar una estrategia de marketing y comunicación. Esto supone pasar a la acción y buscar los medios apropiados para transmitir el mensaje de la empresa. Al mismo tiempo es necesario desarrollar una estrategia de ventas. Los vendedores deben apoyarse en la información que les provee el marketing y la comunicación de la empresa.

La estrategia empresarial debe integrar todos estos aspectos para proporcionar al cliente la mejor experiencia posible y un camino sencillo hasta la compra. Los servicios de consultoría estratégica de Walterman se adaptan al tamaño y las necesidades de cada cliente. Sin un análisis e investigación del mercado el futuro de una empresa está en manos de la suerte.

El plan estratégico se debe plasmar en un documento

Todo plan estratégico requiere de un documento en el que estén reflejados los objetivos que una empresa se plantea y el lugar adonde quiere llegar en el medio y largo plazo. Esto es necesario para efectuar un control y seguimiento. Dado el caso se puede diseñar un plan de contingencia para enderezar el rumbo.

A su vez, el documento debe contener una descripción detallada de la situación actual de la empresa, su entorno y la competencia directa. De esta manera, es posible alcanzar un diagnóstico y establecer un punto de partida. Ambos elementos resultan útiles para paliar posibles errores en la estrategia.

A través de los servicios de consultoría estratégica de Walterman es posible obtener un plan empresarial para conseguir diferenciarse de la competencia, ampliar los horizontes de una empresa y llegar a más clientes.