sábado, 2 julio 2022 20:04

Los hackers duplican los ataques de ransomware a organizaciones sanitarias

Los ciberataques cada día son más frecuentes y más peligrosos, ya que no podemos negar que los hackers se están sofisticando. Cada vez son mucho más complejas las técnicas que usan para vulnerar los dispositivos y barreras de seguridad.

Uno de los virus más peligrosos que encontramos actualmente es el llamado ransomware el cual ha llegado para hacer templar al mundo de la computación. Aquí te contaremos cómo es que la pandemia ha hecho que este malware se vuelva un dolor de cabeza para las empresas de antivirus de todo el mundo.

¿Qué es el ransomware?

Como ya te lo adelantamos, el ransomware es un tipo de virus cibernético cuyo propósito es el secuestro de información o de un dispositivo. Esto quiere decir que el ramsomware se encarga de infectar tu dispositivo para después bloquear tu acceso a información o al mismo dispositivo.

Una vez secuestrado el equipo o la información, lo que hacen los hackers es buscar extorsionarte exigiendo el pago en bitcoin o con dinero por la liberación de los archivos. El problema está en que muchas veces no realizan la liberación de los dispositivos y exigen más dinero.

Pero eso no es todo, la cantidad que pueden exigir muchas veces no resulta tan congruente o real pues muchas veces se piden millones de dólares de pago. Otro riesgo implícito con qué es un ramsomware es el hecho de que muchos de los hackers, además de robarte el dinero también filtran los datos.

Todo esto hace que este virus resulta ser potencialmente peligroso pues tiene implícito tanto el que la información o un dispositivo quede comprometido por un secuestro. Además de las extorciones y fraudes con robos de dinero, pagos de rescate y filtraciones de datos sensibles.

El ataque con Ramsonware a empresas de salud y organizaciones sanitarias

Con la pandemia, este tipo de empresas y organizaciones cobraron mucha más relevancia pues fueron ellas las encargadas de combatir las enfermedades. Lamentablemente ni esto respetaron los hackers pues los ataques con ramsonware crecieron de forma alarmante.

De acuerdo con reportes, al menos 3 de cada 4 empresas de salud fueron víctimas de este tipo de ataques. Y es que al aumentar su importancia aumentaron sus ventas, sus ingresos y por tanto, las oportunidades de obtener jugosos pagos por extorción o recompensas por el pago de rescate de archivos, información delicada, confidencial y dispositivos vulnerados.

Otro de los datos llamativos es que, según una investigación de la empresa desarrolladora de software Veeam mostró que más de 75% de organizaciones de salud están en riesgo de sufrir al menos un ataque de Ramsonware lo que hace que el riesgo sea realmente alarmante.

Los peligros para estas empresas son muchos pues más allá de las pérdidas económicas, el riesgo está en la filtración de información delicada relacionadas con el desarrollo de medicamentos. También vale la pena destacar que este tipo de ataques han contribuido a retrasar la respuesta de la industria de salud ante la situación actual.

¿Cómo pueden protegerse las empresas de salud?

De acuerdo con especialistas en ciberseguridad, la instalación de nuevos sistemas operativos seguros y protegidos con parches es fundamental. De esta forma se evita que los hackers encuentren brechas para instalar sus malware en los dispositivos.

El uso de un antivirus es fundamental para proteger a las empresas. Con un antivirus es posible detectar y combatir al ramsomware. Hoy en día puedes encontrar antivirus gratuito para PC con Windows fácilmente. Estos antivirus tienen la capacidad de detectar a los ramsomware en diferentes dispositivos y archivos. También tienen la capacidad para poner en cuarentana a esos malware y eliminarlos.

Otra de las formas en las que las organizaciones de salud pueden proteger su integridad está en el uso de VPN. Esto hace que su IP se mantenga oculta, además de que crean un escudo entre internet y los usuarios evitando que los hackers se cuelen dentro.

Si eso no basta, el uso de sistemas que ayuden a restringir el acceso a ciertos tipos de páginas poco fiables es otra buena forma de protección. La instalación de sistemas que alerten de archivos infectados o de enlaces fraudulentos, así como el uso de inteligencia artificial son otras formas de protección que se pueden utilizar como defensa al ransomware.