domingo, 3 julio 2022 13:28

Podemos y sus socios no logran el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso

El PSOE se ha unido este miércoles a los votos del PP, Vox y Ciudadanos para rechazar en el Pleno del Congreso el uso de lenguas cooficiales en el Congreso. La toma en consideración de la propuesta de Unidas Podemos y los principales aliados parlamentarios del Gobierno ha sido rechazada. Se pretendía el uso con la correspondiente traducción simultánea.

Se trata de una reforma del Reglamento del Congreso que impulsaron Unidas Podemos, ERC, Bildu, Compromís, Junts, PDeCAT, PNV, BNG, Más País y la CUP, y que se debatió el pasado martes, en la primera sesión plenaria tras las elecciones andaluzas.

EN EL SENADO, SÍ

El PSOE ha venido descartando el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso alegando que el castellano es el único idioma reconocido en todo el Estado y la lengua común de todos los españoles. Desde la época del socialista Manuel Marín, lo que se permite en el Pleno es pronunciar citas o frases en lenguas cooficiales, facilitando la correspondiente traducción a los servicios de taquigrafía.

Los socialistas remiten el uso de las lenguas cooficiales al Senado, por ser la Cámara de representación territorial. En la Cámara Alta el uso de estas lenguas está permitido para los debates de mociones en el pleno y recientemente se tramitó, con apoyo del PSOE, una propuesta de Junts para universalizar su uso en todos los debates y trámites.

La propuesta de Podemos y los socios de investidura era que el Congreso continuase “la senda” iniciada por el Senado. La iniciativa, buscaba modificar el Reglamento del Congreso para que, en su artículo 6, se reconociera el derecho a intervenir en sesiones parlamentarias en catalán, gallego o euskera, así como presentar los distintos escritos en las lenguas cooficiales.

Además, proponían una nueva disposición adicional para garantizar los servicios de traducción simultánea al castellano de las iniciativas que se presenten al registro general y de las distintas comisiones, con la condición de que se publiquen en el Boletín del Congreso al menos en la lengua en la que fueron elaboradas y en castellano.

Lo mismo demandaban en el caso de las intervenciones orales de los diputados, pautando la traducción simultánea tanto en el Pleno como en las comisiones de la Cámara, además de la publicación en el Diario de Sesiones en el formato original y en castellano.

LAS LENGUAS COOFICIALES, EL ESCOLLO DE LA REFORMA DEL REGLAMENTO

Precisamente el uso de las lenguas cooficiales fue lo que frustró en 2005 el intento más avanzado de actualizar el Reglamento del Congreso, que data de 1982 y cuya revisión general habían llegado a pactar PSOE y PP.

Al margen de las modificaciones puntuales para adaptar la denominación de sus comisiones parlamentarias a los Ministerios del Gobierno, en esta legislatura el Congreso sólo ha completado esta legislatura una reforma de su reglamento, la destinada a permitir el voto telemático a los diputados que están de viaje oficial.