sábado, 13 agosto 2022 12:22

Hexagone y el balance del cierre del curso académico para mejorar la estrategia de enseñanza de idiomas

Las habilidades y capacidades de los empleados inciden directamente en el rendimiento de las empresas.

Por este motivo, cuando una compañía invierte en formación en idiomas para su personal, tiene más posibilidades de abrir su operación hacia distintos mercados internacionales.

No obstante, no todos los cursos de idiomas para empresas cubren completamente las necesidades de sus alumnos, impidiendo que su aprendizaje sea eficiente.

En este contexto, Hexagone es una academia que adapta los ciclos de aprendizaje con base en las tendencias y requerimientos de sus clientes, con quienes realizan check points regulares, así como un balance al final del año, de forma que la empresa siempre disponga de una imagen fiel y en tiempo real de las fuerzas en idiomas de su plantilla.

Este enfoque muy práctico genera resultados tangibles: las empresas acceden a nuevas oportunidades de negocio, mejoran el ánimo de sus empleados y cuentan con mayores facilidades tanto para captar como para retener talentos.

Cursos de idiomas para empresas basados en resultados

La mayoría de las formaciones en idiomas se dictan de septiembre a junio. Por tanto, el comienzo del verano marca el momento en el que es necesario hacer un balance. En este momento, el equipo de Hexagone analiza junto a los responsables de cada empresa cómo ha sido la evolución de cada alumno y la utilidad del curso en general.

Después de un análisis integral que incluye datos sobre la progresión de los alumnos, su participación y asistencia y el feedback del cliente, es posible determinar cómo y de qué manera continuar. Por lo general, los alumnos retoman los cursos para profundizar sus conocimientos y alcanzar nuevos objetivos que pueden haber surgido a raíz de un cambio de funciones, por ejemplo. El verano es el momento estratégico en que se realiza esta labor de evaluar cuál es el formato de formación que mejor se adapta a las necesidades del cliente: objetivos, tipo de formación, intensidad y frecuencia, modo de evaluación, etc.

En este sentido, las clases pueden ser individuales o grupales y desarrollarse bajo distintas modalidades. Por ejemplo, Hexagone dispone de un aula virtual que es una solución efectiva para dar clases por videoconferencias.

Otra opción digital es recurrir a la plataforma de e-learning, la cual cuenta con contenidos en exclusivos en inglés de negocios que provienen de agencias como The New York Times, Harvard Business Review y AFP. Con esta herramienta, es posible garantizar un aprendizaje directamente vinculado y aplicado a entornos empresariales y contextos personales reales.

La formación en face to face con Hexagone

Asimismo, el centro educativo sigue ofreciendo distintos tipos de formación presencial, adaptada 100% a los requisitos de los clientes. En los cursos que se dictan en grupo, la dinámica permite una formación amena que consolida el aprendizaje del idioma a la vez que permite fomentar la cohesión de equipo. Es un formato interesante para trabajar específicamente la conversación, creando debates, juegos de rol, aprendiendo a argumentar, negociar, escuchar, cuestionar, etc. El objetivo siempre será el de hablar un idioma con soltura y de la forma más natural posible.

En la modalidad one to one, la persona que requiere formación determina de manera individual y, con la asistencia del responsable pedagógico de Hexagone, cuáles son los objetivos a alcanzar en el curso. De esta manera, es posible adquirir habilidades lingüísticas específicas del ámbito laboral.

A través de los cursos de idiomas para empresas que brinda Hexagone, es posible mejorar las capacidades de un equipo de trabajo para lograr más oportunidades de negocio y mejorar la competitividad de una compañía.