lunes, 15 agosto 2022 23:58

José Luis Escrivá hace más rentable trabajar 15 años que 40 de cara a las pensiones

Las pensiones son una cuestión que trae de cabeza a José Luis Escrivá. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones tiene claro cuales deben ser los colectivos a los que destinar sus esfuerzos, los funcionarios y los jubilados. Se trata de dos grupos que suponen todo un nicho de votantes para el PSOE y ellos lo saben. Por este motivo, el titular de Inclusión y Seguridad Social no ha dejado de imponer medidas y llevar a cabo iniciativas por ellos. Hasta tal punto que parece que se le ha ido de las manos. Si la cuota de los autónomos no contenta a nadie, los cálculos de las pensiones tampoco. Y es que, José Luis Escrivá ha llevado las retribuciones de los pensionistas a tal punto que incluso sale más rentable trabajar solo 15 años y cobrar la mínima que cotizar 40 años por la mínima ya que la diferencia será muy poca. De forma, José Luis Escrivá ha hecho que sea más rentable trabajar solo 15 años que 40 de cara a las pensiones que le quedarán a los trabajadores cuando se jubilen.

Las pensiones son una cuestión que trae de cabeza a todos los trabajadores, dado que muchos de ellos, durante su última etapa laboral, ya tienen la mente puesta en la cantidad de dinero que les quedará. Esta cifra depende tanto de los años que se hayan trabajado como de la cifra por la que se haya cotizado. De esta forma, cuanto más tiempo y más alto sea el salario mayor será la remuneración con la que cuenta en empleado en la pensión. Sin embargo, dadas las leyes que existen en España, con haber trabajado 15 años, los ciudadanos ya tienen derecho a la pensión mínima que se situaría entorno a 600 euros, ya que no se puede cobrar menos. Una cuestión que resulta un tanto sorprendente si se compara esta cifra con otro dato.

jOSÉ LUIS ESCRIVÁ PREMIA A LOS EMPLEADOS QUE TRABAJAN SOLO 15 AÑOS ENCIMA DE LOS QUE TIENEN 40 AÑOS COTIZADOS

Y es que, una persona que a trabajado durante 40 años cotizando por la mínima tendrá una pensión de 800 euros. De esta forma, la diferencia en cuanto al dinero será únicamente de 200 euros mientras que la diferencia de años trabajados es de 25. Una diferencias muy notables, en especial para los trabajadores, que ven como no se valora su trabajo durante media vida, mientras se compensa a los que apenas han trabajado. Esta es una situación que está permitiendo José Luis Escrivá desde las filas de su departamento. El ministro está provocando que sea más rentable a nivel económico trabajar apenas 15 años. Sin embargo, si todo el mundo optara por esta cuestión supondría todo un problema para las arcas del Estado.

Que los trabajadores, en especial los del sector privado, sostienen a las personas dependientes del Estado es una cuestión sumamente preocupante. Esto ha llevado a que si el número de trabajadores del ámbito privado descendiera, sería imposible mantener la situación. Sería imposible mantener las pensiones, el salario de los funcionarios y las retribuciones de las personas en situación de paro. Por ello, no se entiende que este ministro premie a la gente que no trabaja apenas en su vida, mientras los que empleados que cuenta con una larga jornada laboral reciben una pensión muy baja. Parece una cuestión que no preocupa demasiado al titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, sabe que no puede reducir estas pensiones mínimas porque sino una parte de su posible nicho de votantes se esfumaría y esto es cuestión que no está dispuesto a permitir. Aunque estos no son los únicos votantes a los que trata de beneficiar a través de su departamento.

JOSÉ LUIS ESCRIVÁ MANTIENE EL “RITMO CARIBEÑO” DE LOS FUNCIONARIOS HASTA LOS 72 AÑOS

Las instituciones públicas se van a convertir en un cementerio de elefantes. Todo ello promovido por José Luis Escrivá. La edad de jubilación de los ciudadanos españoles se sitúa entre los 65 y 67 años, mientras que a los funcionarios de las administraciones pública les está permitido jubilarse a las 61 siempre y cuando lleven 30 años trabajando para el Estado. Una cuestión que, en mucho casos, no les sale rentable a los empleado públicos dado que cuentan con un elevado salario y tras retirarse está cifra desciende considerablemente. Por ello, muchos de los trabajadores del Estado optan por alargar su trayectoria laboral todo lo posible, con el fin de seguir manteniendo su ritmo de vida. A ello se suma que el ritmo de trabajo de los funcionarios no es para tirar cohetes. Sin embargo, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, pretende mantener el “ritmo caribeño” de los funcionarios hasta los 72 años, a la vez que convierte las instituciones públicas en un cementerio de elefantes.

Hasta ahora, los empleados públicos podían retirarse a los 61 años si habían trabajado un mínimo de 30 años dentro de las Administraciones Públicas. Además, de forma voluntaria podían ampliar su trayectoria laboral hasta los 70 años. José Luis Escrivá no quiere que los empleados públicos pierdan estos beneficios, dado que sabe que son un gran nicho de votantes a los que es necesario cuidar. Por ello, desde el Gobierno no dudan en destinar medidas e iniciativas para contentarles y seguir mejorando sus condiciones. Ahora, ampliará la edad de jubilación hasta los 72 años.