jueves, 11 agosto 2022 08:15

Este es el indignante motivo por el que el Gobierno bloqueó ayer la A-6

Quién le iba a comentar a la reina Letizia que podría cerrar la carretera de La Coruña cuando le pareciera oportuno. Pues bien, con la excusa de la Cumbre de la OTAN, han cerrado por completo los accesos a la A-6 para dejar la autopista “liberada” para que Letizia ejerciera de anfitriona y se llevara a la Primera Dama de Estados Unidos, Jill Biden, a Segovia a comer cochinillo. Según la agenda oficial, la reina tenía programada para este miércoles una visita cultural al Palacio Real de la Granja de San Ildefonso a la que no solo acudiría la mujer de Joe Biden, sino todas las primeras damas de los primeros ministros de los países miembros de la OTAN. Hablamos de Brigitte Macron, esposa del presidente francés Emmanuel MacronCarrie Johnson, mujer del primer ministro británico Boris Johnson; y Britta Ernst, ministra de Educación de Brandeburgo, mujer del canciller alemán, Olaf Scholz.

Poco le ha importado al Gobierno disponer de una carretera nacional para que las esposas de los primeros ministros viajasen con total tranquilidad y sin nada de tráfico. Las decenas de miles de personas que dependen de la A-6 para ir a sus puestos de trabajo se han quedado con las ganas porque un Nissan X-Trail de la Guardia Civil se había colocado en la salida 39 de la carretera de La Coruña para evitar que nadie entrase a la autovía. Solo las vías de servicio estaban disponibles, nada más. En un principio, la mayoría de los conductores atascados pensaron que se trataba de una consecuencia de la Cumbre de la OTAN. Y no se equivocaban. Sin embargo, lo que no sabían es que ha sido la excursión de la reina Letizia la que ha llevado a la Guardia Civil a cerrar por completo la autopista para que circulasen con total tranquilidad.

Si un médico que viviera en un pueblo de la sierra hubiera querido ir a su puesto de trabajo en un hospital de la zona, no podría haberlo hecho porque la carretera estaba completamente cerrada para dar servicio a los “caprichos” culturales de las primeras damas. Que la agenda de la reina haya clausurado una autopista tan importante como la A-6 ha generado kilométricos atascos de todos los vecinos de los pueblos de la sierra que dependen de esta carretera para acudir a los puestos de trabajo. No es que un vecino de Collado Villalba no pudiera ir a Madrid por la única carretera que les da servicio. Es que tampoco podía trasladarse a Las Rozas o a Las Matas porque la excursión de la reina Letizia prima sobre los intereses generales de los españoles.

El tour de Letizia es sencillo. Pasar la mañana en Segovia e impresionar a las primeras damas con el Palacio de la Granja de San Ildefonso y sus jardines. Este “pequeño Versalles” que está ubicado en la provincia de Segovia es una de las joyas culturales del país. El problema es que el acceso es relativamente complicado dado que está en plena sierra. La caravana de Jill Biden y compañía tenía dos opciones. O meterse en el Puerto de Navacerrada y circular por carreteras tortuosas o coger la autopista, pasar por el túnel y llegar desde Segovia. Eligieron la segunda opción y poco les importó colapsar la sierra y todas las salidas y entradas a la A-6 desde Madrid hasta la provincia. Por supuesto, también han cerrado el palacio para ellas. Y después, a comer cochinillo y judiones de la Granja. Un clásico, vaya.

La mañana de este pasado miércoles ha sido un auténtico caos en muchas entradas y salidas de la carretera nacional

Mientras los hombres despachan en la Cumbre de la OTAN, razonablemente bien coordinada, Letizia ha preferido tirar de galones para cerrarse una autopista para ella. La mañana de este pasado miércoles ha sido un auténtico caos en muchas entradas y salidas de la carretera nacional, pero especialmente en la sierra madrileña porque nadie se esperaba que a 40 kilómetros de Madrid se fuera a cerrar una salida que conecta a decenas de pueblos de la sierra madrileña. Desde San Lorenzo de El Escorial a Navacerrada. Además, la mayoría de quienes se echaron a la carretera no trabajaban necesariamente en Madrid, sino que tienen sus puestos en otros municipios cercanos como puede ser Majadahonda o cualquier otra ciudad cercana. Nadie se esperaba que la excursión de la reina Letizia fuera a pasarles factura. Porque además cerraron la carretera desde primera hora de la mañana, a eso de las 8.00 ya estaban los accesos cerrados.

Solo salvó a los más avispados del desastre la M-607, carretera de la Comunidad de Madrid que dio servicio a quienes tenían la necesidad de moverse a la capital. Dentro de la ciudad, los cortes están razonablemente bien estudiados, pero nadie contó con los caprichos y las excursiones de alto nivel. Como toque otro viaje a cualquier otro pueblo, que se preparen los vecinos.

Después de la Granja de San Ildefonso, Jill Biden y todas las primeras damas junto a Letizia han ido a la Real Fábrica de Cristales a ver un exhibición de vidrio soplado. Y ya que están en Segovia, a comer cochinillo. Todo por impresionar a las primeras damas a costa, evidentemente, del erario público y de cerrar tanto carreteras nacionales como joyas patrimoniales de todos los españoles para el uso y disfrute de unos pocos dirigentes. Las quejas de los vecinos quedarán en nada. Y los gritos a los agentes de la Guardia Civil que protegieron la excursión de Letizia también. Fue un miércoles para olvidar, al menos para todos los que pensaron que nadie sería capaz de colapsar la sierra madrileña por una excursión de las primeras damas.