jueves, 11 agosto 2022 02:12

Cosas que NO debes dar de comer a tu perro, según la OCU

Cada día hay más mascotas en las casas, y muchas veces los perros son uno más en la familia. De ahí que familias y dueños en general se preocupen, como es lógico, por saber cómo alimentar lo mejor posible a sus animales. Tanto, que hasta la propia Organización de Consumidores y Usuarios (la OCU, para los amigos) ha realizado bastantes informes con recomendaciones varias.

De ellos se pueden extraer varias conclusiones interesantes. Sin ir más lejos, que muchas ideas que la gente tienen en la cabeza acerca de la dieta de las mascotas, perros en este caso, no son más que falsos mitos que, muchas veces, no se corresponden demasiado con la realidad. No del todo, al menos. Vayamos a comprobarlos.

Los perros y el dulce, según la OCU

Estamos plenamente convencidos de que alguna que otra vez todo el mundo ha escuchado aquello de que los dulces son malos para los perros, porque se pueden quedar ciegos si lo toman. ¿Es cierta realmente esta afirmación? La respuesta es no, así de sencillo.

El dulce, al igual que sucede con los humanos, puede ser negativo para los animales si se toma en demasiada cantidad (y todos sabemos que los perros no destacan precisamente por su mesura al comer), pero eso no quiere decir que vaya a perder la vista de buenas a primeras.

Entonces, ¿es posible darle dulce a un perro?

Los alimentos dulces tienen un efecto en los perros, y es que aumentan su nivel de glucosa de manera formidable. Esto, por sí mismo, y si se trata de una criatura sana, no tiene por qué ser peligroso. Pero la recomendación está clara: no conviene abusar. Lo mismo que pasa con los seres humanos, pero incluso algo más.

Si un perro es diabético, claro está, es necesario evitar que coma dulce de cualquier tipo, porque entonces sí que puede generar problemas realmente graves.

Husky, Pastor Alemán y otras razas de perros que no deberían vivir en un piso

¿Qué puede provocar el exceso de dulce en la dieta de un perro, según la OCU?

Como hemos comentado, por comer algo de dulce cada cierto tiempo, no le tiene que suceder nada a tu mascota. Pero sí se excede, las consecuencias pueden ser varias. Primero de todo, obvio, que el perro engorde más de la cuenta. Y, tal y como les pasa también a las personas, eso no es del todo recomendable. No ya por la salud en sí, sino por la vitalidad que transmita.

Por otro lado, el dulce tomado sin demasiado control en un perro puede llevar a que este sufra problemas de estómago. Que padezca diarreas, por ejemplo. Algo malo para el animal… y para sus dueños.

¿Puede un perro comer habitualmente comida “humana”?

No parece lo más práctico ni lo más recomendable, pero aún así hay gente que duda si es buena idea darle comida convencional (de personas, vaya) a los perros. Según la OCU, esto es perfectamente válido, siempre y cuando se tengan en cuenta algunas consideraciones. Por supuesto, evitar todo lo que puede ser dañino para el organismo de un perro: frutos secos, algunas verduras como el ajo, la cebolla, uvas, pasas

Pero luego hay que valorar también concienzudamente las cantidades. Una comida “de personas” puede ser mucho más contundentes que los alimentos especializados para perros que se venden, por lo que no conviene pasarse con las raciones.

La fuerza de la costumbre

Una cosa que sí conviene tener muy presente también si se le quiere dar comida normal a un perro, es que este puede acostumbrarse. Es decir, que si frecuentemente disfruta, sobre todo desde pequeño, recetas más o menos caseras, luego genere un rechazo casi inevitable hacia los piensos y demás.

Por eso, tanto la OCU como muchos otros expertos recomiendan que, incluso en el caso de que se dé comida de personas a los perros, esta se mezcle con frecuencia con otras específicamente de perros.

Cuidado con los huesos

Desde siempre se han asociado perros y huesos, tal vez porque antes, sobre todo en el campo, los animales se alimentaban, en gran medida, con las sobras de las personas. Pero la realidad es muy distinta. No solo los huesos no aportan nada a los perros, sino que estos pueden ser muy peligrosos.

¿Por qué? Pues bastante sencillo, porque estos se astillan y, de esta forma, pueden terminar causando un problema a los estómagos de los canes. Sobre todo si son huesos de pollo, que se rompen con mayor facilidad.

Principales síntomas del golpe de calor en tu perro

¿Qué sucede con la carne cruda?

La OCU también ha profundizado en otra cuestión que suele generar dudas en algunos dueños de perros. Es la siguiente: ¿es mejor que estos coman comida cocinada o cruda? Una cuestión lógica, si se tiene en cuenta que los perros, al fin y al cabo, son animales acostumbrados a tomar alimentos “al natural”.

Y así pasa. Los perros pueden comer perfectamente cosas crudas, igual que también cocinadas, siempre y cuando se trate de productos limpios y en buen estado, para no peligrar la salud de la mascota.

El tamaño importa

Por otro lado, cada perro es un mundo, como recuerdan muchos expertos. Por eso es aconsejable, no solo elegir unas cantidades u otras en función al tamaño de cada animal, sino también elegir alimentos acordes a ellos.

No puede ser igual la dieta de un Chihuahua, mucho más delicado, además, que de un San Bernardo.

Teniendo en cuenta la gran cantidad de oferta de piensos, snacks y demás alimentos para perros que existe actualmente, es normal que en ocasiones surjan dudas sobre cuál es mejor para cada perro. Por eso, en caso de no tenerlo claro, es recomendable consultar con un profesional.